Black Messiah – The Final Journey

por Mariano Bacigaluppi

1. Windloni

2. Der Ring Mit Dem Kreuz

3. To Become a Man

4. Into the Unfathomed Tower (A Tribute to Candlemass)

5. Feld Der Ehre

6. Lindisfarne

7. The Naglfar Saga: Prologue – The Final Journey

8. The Naglfar Saga: Mother Hel

9. The Naglfar Saga: On Board

10. The Naglfar Saga: Sailing Into Eternity

Miembros

Meldric – Guitarras

Mike ‘Brööh’ Bröker – Batería

Agnar – Teclados

Garm – Bajo Zagan –

Voces, guitarras, violín y mandolina

Sello AFM Records Avispa Music

Website: www.blackmessiah.de

La de BLACK MESSIAH es la historia de muchos grupos que comenzaron como una banda de black crudo y rudo, y que con el paso del tiempo se refundó y evolucinó hacia un sonido más “light”, viking metal muy adornado y épico con base en black melódico.

BLACK MESSIAH es claramente el proyecto personal de Zagan, ya que desde que editará su primer álbum en el ´98 Sceptre Of Black Knowledge, él solito se encargaba de todas las composiciones, voces e instrumentación (excepto batería) de la banda. Desde ese momento el proyecto quedó aparcado hasta el 2005 en que volvió con el trabajo Oath of a Warrior, una banda completa y una nueva línea musical. Desde entonces las idas y venidas de miembros se dan en cada uno de los trabajos que editan, lo que no ha afectado en demasía a la calidad de la banda, ya que como he dicho antes se trata de un proyecto personal de Zagan, y éste parece tener las cosas bastante claras.

Yo sigo a la banda desde que editaron en 2006 Of Myths And Legends y si bien no me parece que tengan que estar en el top ten de mis bandas favoritas, encuentro que sus discos son entretenidos y variados. Sin duda el que están a punto de editar en febrero y que es el que ocupa este review The Final Journey, es el mejor producido y compuesto de todos. Se ha acentuado mucho el carácter épico del grupo y si bien la base es el viking/ black melódico, existen a lo largo del disco muchas concesiones por un lado al thrash y por otra, al folk, la música clásica e incluso la ópera.

El disco tiene dos claras partes muy diferenciadas, la primera en la que los temas son más crudos y no tienen relación entre sí, si bien la temática de la banda son siempre los mitos, leyendas e historia nórdica. Son en alemán excepto To Become A Man y la instrumental tributo a CANDLEMASS Into the Unfathomed Tower. De esta parte yo me quedaría con la inicial Windloni, por sus buenos solos de guitarra. El restos son buenas canciones pero no llegan al nivel de lo que viene después. Eso sí en ellas se encontrarán muchos elementos e instrumentaciones (violines, mandolinas, flautas) que las hacen entretenidas y amenas. Como curiosidad está el tema Feld Der Ehre, con clara infuencia thrash, sobre todo en las voces.

En mi opinión una vez se acaban estos temas, comienza lo verdaderamente interesante del disco. Se trata de The Naglfar Saga, dividida en cuatro canciones, que contienen la parte más trabajada a nivel instrumental y vocal del trabajo. Para el que no lo sepa, el Naglfar, es el barco vikingo hecho con las uñas de los muertos, saldrá del inframundo para llevar a los gigantes a la batalla final. La historia comienza con una intro narrada en parte Prologue – The Final Journey, muy bonita, con una melodía de violines muy emotiva, que da paso al segundo tema Mother Hel, que contiene referencias desde el black más crudo a la ópera, ya que interviene una voz masculina con claros tintes de música clásica, y otra femenina que complementan a la principal voz black. Este tema contiene las mejores guitarras del disco, desde los ritmos más machacones del black hasta unos buenos solos centrales, acompañados en varias ocasiones por violines.

Después llega On Board, posiblemente la canción menos adornada de todo el disco, sobre todo en la primera parte en que los riffs duros de guitarra predominan. Después de un interludio acústico, el tema se vuelve más hacia el metal clásico gracias sobre todo a un buen solo de guitarra, para terminar prácticamente como empezó, con caña de la buena.

El último tema es sin duda el más elaborado y la verdad es que está incluído sin ningún complejo por parte de Zagan, ya que es claramente una balada, en la que a las voces se alternan la voz masculina clásica y la rasgada de él, en un ritmo lento y pausado, que en la parte central acelera y se vuelve de nuevo hacia el metal más clásico y podemos disfrutar de un buen solo de guitarra otra vez, para terminar en plan épico con el estribillo principal de la canción.

Me ha parecido un disco más que aprovechable, sobre todo por la parte final comentada. Es de largo el mejor de la carrera artística de esta banda y creo que merece la pena que los fans del viking metal le den al menos una oportunidad.