Bullet for my Valentine – Scream aim fire

Por Morpheus Misfit

01. Scream aim fire

02. Eye of the storm

03. Hearts burst into fire

04. Waking the demon

05. Disappear

06. Deliver us from evil

07. Take it out on me

08. Say Goodnight

09. End of Days

10. Last to know

11. Forever and always

 

MySpace: www.myspace.com/bulletformyvalentine

 

Página Oficial: www.bulletformyvalentine1.com

 

Es lo que ocurre cuando se espera demasiado de algo, que suele decepcionar. Imagínate de pasar a ser una simple banda de versiones del instituto a girar con Iron Maiden o vender un millón de álbums…no me canso de repetirlo: para que hoy día consigas el respeto de la gran mayoría debes de crecer con tu grupo de la manera antigua, o sea, sacar uno o dos discos excelentes que sigan oliendo a underground (como tus primeras maquetas, vamos), girar por todos los sitios pensables y bares pequeños para hacerte de fama “humilde”, telonear a quinientas mil bandas de las que adorabas de pequeño y vender tu mismo el merchandising del grupo….luego ya vendrán los grandes festivales, los dvd´s de edición especial y giras capitaneadas al lado de grandes veteranos…esto no le pasó a Bullet for My Valentine, quisieron montarse al carro de eso de “mi próximo disco sonará a old thrash metal con voces a lo Heatfield” (Trivium, Avenged Sevenfold, etc) pero se quedaron en el camino…y aún así sigue siendo un gran disco, pero no lo que esperaba todo el mundo.

Fue un cuento de hadas: Existen como “Bullet for my Valentine” desde el 2003, año en el que deciden dar una serie de shows en su Gales natal para captar así la atención de las discográficas…Roadrunner es la primera que lanza el ansuelo, buscando su pelotazo metal-core, pero es rechazada debido a que un pez mas grande ofrece un contrato para 5 discos..no es otro que la gigante Sony – BMG quien editó el debut (The Poison), cuyos solos de guitarra y técnica desbordante de percusión lograron vender un millón de discos en todo el mundo y conseguir salir de gira con Rob Zombie por todo EEUU (luego de pasar por conciertos con Iron Maiden y Guns n´Roses)…y empiezan los problemas: son echados de la gira con Rob debido a los comentarios poco ortodoxos de Matt Tuck (vocalista de BFMV) en el blog oficial del grupo, tienen que cancelar algunos shows debido a un problema con la voz de Matt y éste entra en quirófano para una operación…por último siguen recibiendo prensa mala debido a otros comentarios negativos acerca de Guns n´Roses…la vida no es color de rosa después de todo.

Con leyendas del rock, parte de la prensa especializada y trues del heavy metal en su contra entran a grabar este “Scream Aim Fire”, álbum que se puede relatar en las declaraciones de su propio vocalista: “lo que cambia con el nuevo álbum son los tempos..porque este nuevo disco los tempos están configurados de forma aleatoria…he ahí que resulta mas agresivo”…Con “Scream Aim Fire” quisieron hacer la jugada que todo grupo de metalcore que se precie de ello (y quiere desmarcarse de la mano que le dio de comer) realiza, o sea, sacar un álbum de thrash tradicional con mucho de Metallica por aquí y allá pero conservando la melodía del metalcore y algunos breakdowns. Eso se puede apreciar en las iniciales “Scream Aim Fire” (para la cual tuvieron que grabar dos videos, ya que el primero fue censurado) y “Eye of the Storm”, canciones directas a la yugular y con bastante sabor a la Bay Area ochentera (y también pienso en Pantera, Machine Head, entre otros), con unos solos increíbles, coros cantables tal cual himno de guerra y una calidad instrumental que se ha visto poco en estos grupos de nueva camada…eso es algo que nunca les podrán quitar a BFMV, que sean una banda extremadamente técnica, que en directo suenan exactamente como en estudio (ejem..Trivium, aprended, cof cof)…”Hearts burst into fire” es la primera balada del álbum, balada en ritmo acelerado que quedaría perfecta para cualquier película de acción al estilo Stallone, bastante pegadiza y que marca el ritmo azucarado del resto del álbum que ya cae colinas abajo (una producción bastante retocada puede dañar canciones excelentes como ésta, aquí la prueba viviente). “Waking the Demon” nos regresa al thrash nuestro de cada día, una de las canciones mas “duras” de todo el disco, con guiños al death metal melódico que practicaban con The Poison (ohh Matt vuelve a gritar de forma gutural!!!) y coros suaves entrelazados con pequeños solos de guitarra que son la delicia hasta que a los 2:54 minutos aproximadamente se escucha el mejor solo de todo el álbum (y es que son grandes guitarristas, pero no llegan a catedráticos, esta vez se quedan como emuladores).

“Disappear” sigue la estela mas metal-core, pero ya sin la chispa que poseían grandes canciones como “All the things (I Hate)”, donde las armónicas en los estribillos se hacen repetitivas (el resto de canciones parecen descartes de The Poison). Y así caen “Deliver us from evil” (si no fuese por los redobles de bombo y la percusión en general sería una canción de pop-rock), “Take it out on me” (donde Benji Webbe de Skindred hace una colaboración, imperceptible por cierto), “Say Goodnight” (balada rockera que no esta mal, pero ¿no era este un álbum “mas metal”? hair metal, en todo caso, me recuerda a Cinderella y su piano en las orillas del mar xD), “End of Days”, “Last to Know” y “Forever and Always” (ya el colmo, aquí si os doy la razón al llamarlos emo) vuelven a equilibrar la balanza, pero no pasan de sonar a canciones de relleno que podrían haber estado perfectamente en The Poison, porque suenan a eso, a The Poison…¿que ha pasado? que han grabado cuatro canciones nuevas que suenan a refrescante y que en realidad son casi lo mejor de su catálogo, y luego han hecho el mismo álbum de debut que hace unos años…¿es eso un pecado? pues no, pero si un error, porque aunque les garantice la venta de otro millón de discos y apariciones en festivales mastodónticos será la mancha dentro de la liga en la cual ellos y su sello quieren entrar…para ser leyendas no solo se necesita técnica, sino discos que se puedan disfrutar de cabo a rabo. A mi no me han decepcionado, quizás porque siempre me han gustado, pero se de muchos que han puesto el pulgar mirando al suelo.

P.D.: las letras son las menos inspiradas que recuerdo de la banda, y Colin Richardson detrás de las mesas de control me ha decepcionado bastante..hubiese preferido un disco mas crudo, sin tanto maquillaje…aún así un gran álbum, jeje.