[crónica] 1945 + Asgard Warriors + Ciclón en Salamanca – Sala Music Factory, 11/05/2024

Texto: David Alonso

Ante un telón de fondo como es el festival Z Live, la sala Music Factory acogió una noche cargada de heavy metal de la vieja escuela que, pese a una discreta asistencia en sus primeros compases, cumplió con creces en lo estrictamente musical y nos deja con hambre para el inminente festival zamorano.

Con muy buena puntualidad, las puertas de la sala Music Factory abrían a las 8:30 de la tarde con la intención de ir calentando energías para el inminente Z Live y poder disfrutar en el proceso de bandas que viran en un sonido más clásico, directo y contundente.

Lamentablemente, y pese al incentivo del sorteo de 2 abonos del festival, la respuesta en público no cumplió del todo, especialmente en los primeros compases de la velada, donde habría en la sala unas 40 personas al inicio de los conciertos, evolucionando progresivamente y con una asistencia aceptable en los acordes finales de la velada. Pese a ello, 1945 salieron a la palestra a darlo todo y a cargar las pilas de puro rock’ n roll a los presentes.

1945

Los salmantinos acudieron con la misión de presentar en los 50 minutos que tenían su más reciente trabajo ‘Heavy Metal is Not for Sale’ y disfrute especialmente su actuación, con cortes muy inspirados que sonaron realmente contundentes en gran parte gracias a la guitarra de Gorka Recio.

Su sonido, claramente inspirado el thrash metal, el heavy clásico de los 80’s o el speed, consigue una mezcla de géneros que es realmente efectiva en directo y provoca que las composiciones den mucho juego. Además de esto, la voz de Sheila le aporta la guinda que necesita la banda para sentirse una propuesta fresca y variada.

La banda se sintió compenetrada y animada en todo momento, siendo Sheila la integrante que más animada estuvo durante el concierto, pese a que el escenario no daba mucha oportunidad de moverse.

Sonaron realmente bien cortes claramente thrasheros como “From Hell” o la sentimental “Our Home”, siendo este uno de los temas donde a Sheila se la vio con mayor soltura y la defendió realmente bien.

La pegadiza y homónima “Heavy Metal is Not for Sale” iba indicando que el concierto iba dando a su fin, ya que la mítica “Ace of Spades” ponía el telón final a su espectáculo donde ojalá hubiese habido algo más de público, ya que se lo ganaron a pulso. Personalmente hubiese estado bien finalizar con una composición propia en vez de con un cover, ya que pienso que tienen material propio de calidad con el que clausurar por todo lo alto. Como dato curioso, se finalizó con un mini mosh pit que demostró que, pese a que los asistentes no eran quizás todos los que querrían, estaban entregados a la propuesta de los salmantinos.

La gente poco a poco comenzaba a llegar y tras unos cortos 15 minutos para poner todo a punto, Asgard Warriors saltaban a la palestra para otra buena dosis de heavy made in Castilla y León

Asgard Warriors

Los Vallisoletanos salieron a darlo todo desde el primer momento, con una muy buena actitud y llevando a sus espaldas un repertorio donde se pudo disfrutar de un repaso de los grandes éxitos de la banda hasta su más reciente ‘Sombras del Alma’, donde canciones como “Rey Midas”, “Nadie” o la pegadiza “Corazón de Guerrero” sirvieron como carta de presentación de su nuevo redondo.

Destacar la actitud de su frontman Manuel Tapia, el cual, como si fuese el mismísimo Jimmy Hendrix, toco la guitarra con la boca y tuvo una muy buena actitud durante todo el concierto.

Su power metal directo y basado en hechos históricos y fantásticos, pero con una base clásica, en ocasiones y en parte debido a la acústica de la sala, era difícil de distinguir en sus partes más veloces de doble bombo, pero que en los medios tiempos y en los coros conseguía brillar con luz propia.

Tras su actuación, la banda proveniente de la capital, Ciclón, calentaba motores para realizar un viaje a los años 80`s gracias a su heavy metal de corte más tradicional.

Ciclón

Ataviados como si estuviésemos en la época dorada de bandas como Obús o Barón Rojo, los madrileños Ciclón intentan transportarnos a épocas pasadas donde bandas como las mencionadas anteriormente eran aquellas que partían el bacalao, y es que lo podemos observar no solo en su vestimenta, sino en sus composiciones, logo, diseños y merchandising que es una banda que quiere evocar esa nostalgia, y en el resultado final lo consigue.

Me gustaría destacar su puesta en escena, ya que tuvimos la inesperada incursión al poco de comenzar el concierto de, literalmente, V de Vendetta a animar al público y a tocar la guitarra con la gente con efectos de chispas que en salas pequeñitas son muy efectivos.

Su setlist y, al igual que sus bandas compañeras, tenía la intención de mostrar al respetable su más reciente disco ‘Magia’, donde pudimos disfrutar canciones como la homónima “Magia”, “Una Vez Más” o “Ave de Fuego”.

Pese a algunos pequeños problemas en la voz de Enrique García, que estaba algo baja, su concierto transcurrió con normalidad y conto con la mayor cantidad de público de la noche, destacando la actitud muy animada de su guitarrista, el cual no paro de moverse durante todo el concierto, pese a las dimensiones del escenario.

Para la recta final, no pudieron faltar otros clásicos de la banda como “En tu Celda” y “Caballeros del Rock”, que fueron las responsables de afrontar el tramo final de su actuación, donde de forma inesperada apareció un militar ataviado con dos fusiles que lanzaban chispas y una escopeta de confeti, con la cual dio el escopetazo final a un concierto que evocaba nostalgia y épocas pasadas.

Tras su actuación, se procedió con el sorteo de abonos para el Z Live y se dio carpetazo final a una buena noche de heavy metal que, pese a su promoción en numerosas redes sociales y medios, no consiguió acoger una gran cantidad de fieles, pero que para aquellos que sí que se pasaron por la Sala Music Factory, el espectáculo no defraudó.