[crónica] 2 Minutos en Málaga – Sala Trinchera, 16/03/2024

Texto: Jorge Fretes

El gran Ricky Espinosa de Flema dijo una vez: “El punk es supuestamente algo muy feo, y como yo soy re feo debo de ser muy punk”. Algo feo, en el sentido más punk de la palabra, se vivió el pasado sábado en la Sala Trinchera de Málaga cuando la mítica banda de Valentin Alsina 2 Minutos subió al escenario en la tercera fecha de su gira europea que celebra sus 35 años en activo.

Gran sorpresa nos llevamos cuando al llegar a la sala para ver a La Mono, la banda anunciada como teloneros, 2 Minutos ya estaba tocando y todavía no eran las 21:00. No sabemos con exactitud que ocurrió, pero sin teloneros, Mosca y los suyos salieron a matar desde el primer minuto, intoxicados y con ganas de rajar la noche en dos. Gran entrada, con una sala Trinchera que se iba llenando de a poco, y que reaccionó desde la primera hasta la última canción con pogos, cánticos y una alegría desbordada.

El ataque de nostalgia es potente y es el principal detonante de una gira con varias fechas como ésta, ya que muchos de los que crecimos con discos como ‘Valentin Alsina’, ‘Volvió la alegría, vieja!’ o ‘Novedades’ pudimos trasladarnos a nuestra dulce adolescencia al otro lado del charco por unos minutos. Los años y los vicios pesan, pero cuando vas armado con canciones tan buenas nada puede fallar. El guitarrista Pablo Coll, que lleva con el grupo desde 1999, ejerció de maestro de ceremonias y tiró de humor para contarnos como había sido en esta ocasión la llegada de la banda al viejo continente, algún incidente con la policía de Madrid, pero sobre todo fue el enlace directo entre banda y público, incluso regalando unas cuantas latas de cerveza a las primeras filas.

Fue una grata sorpresa ver a Alejandro “Indio” Mirones a la otra guitarra, quien justamente se había marchado en 1999 y no había vuelto hasta 2020. Fue él justamente el encargado de realizar casi todos los coros, la voz principal en dos o tres canciones, en un par de versiones, y sobre todo la bombona de oxígeno que Walter “Mosca” Velázquez necesitaba para poder sostener esa hora de set frenético.

Anécdotas de como nacieron algunas canciones, tributos como al fallecido amigo con “Tema De Adrián”, intervenciones para evitar una pelea entre dos asistentes del público, pero sobre todo para llamar la atención a un guardia de seguridad que reaccionó con bastante violencia con las personas que se subían al escenario para hacer stage-diving. Nos recordaron que estábamos de celebración, que veníamos a pasarlo bien, y fieles a su leyenda consiguieron que el guardia de seguridad fuese apartado para poder terminar el show.

Como si se tratasen goles en la final del mundial fueron celebradas canciones tan míticas como “Amor Suicida”, “Barricada”, “Como Caramelo De Limón” o “Piñas Van Piñas Vienen”. A las 22:00 cerraban en show con “Ya No Sos Igual” y “Valentin Alsina”. Música para todos los barrios, himnos para todos los públicos, y un nombre marcado a fuego en la historia del punk latinoamericano. Recordemos que estamos hablando de la primera banda argentina en tocar en el CGBG de Nueva York, y el grupo de rock al que salvó el propio Chapulín Colorado. No fue perfecto ni buscaban eso, pero sin duda fue muy divertido. Que no pasen otros 35 años para que vuelvan a Málaga.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de 2 MINUTOS (@los2minutos)