[crónica] Angra + Operation: Mindcrime + Halcyon Way + Avelion en Madrid – Sala Mon 31/03/2018

Texto: Mariano Bacigaluppi Beguiristain
Vídeos: Youtube

En plena Semana Santa la oferta de conciertos era masiva y después de un llenazo con JOE LYNN TURNER el Jueves Santo, el sábado tocaba emigrar hasta la madrileña Sala Mon para ver la gira de presentación del último disco de los brasileños ANGRA, además de a sus tres acompañantes.

Poquísimos minutos después de las 18.00hs los interesantísimos italianos AVELION saltaron al escenario y pese al lógicamente corto setlist dieron una muestra de calidad y buenas composiciones a raudales. La banda capitaneada por el vocalista William Verderi y el teclista Oreste Giacomini venían a presentar su ópera prima “Illusion of Transparency” y aunque el sonido no les acompañó demasiado (cosa que se repetiría con la segunda banda) lo dieron todo y más arriba del escenario.

Arrancaron con la contundente Fading Out en donde todos y cada uno de sus integrantes brillaron en la oscura y prácticamente vacía sala, pero su jovencísimo batería Alessandro Ponzi se merece una mención especial. Éramos poco más de cincuenta personas, pero ellos lo dieron todo sin lugar a duda. Continuaron con Burst Inside, con un interludio instrumental perfecto, y con Echoes And Fragrance donde su progresivismo llegó hasta límites insospechados. Waste My Time fue otra de las que tocaron, con cierto regustillo ARJEN LUCASSEN en su sonido, Never Wanted con una gran presencia en los teclados y un intenso y sincopado doble bombo, Trails Of Life y la elegida para la despedida fue la veloz y categórica Falling Down (mi favorita de la banda). Gran futuro el que tiene la banda proveniente de Parma por delante y desde ya, yo no les perderé la pista.

Los americanos HALCYON WAY fueron los siguientes arriba del escenario y si hay algo que caracterizó su presentación fue el sonido atroz con el que contaron en los siete temas que tocaron. El sonido estaba extremadamente alto y ensordecedor y si a eso le sumamos los casi continuos grunts de su bajista Skyler Moore su show se me hizo algo irritante.

Había investigado en Spotify sus canciones, previamente a la fecha del concierto, pero en directo no me llamaron la atención en lo más mínimo… Su canción Home quizás fuera la que más captó mi atención, pero la poca versatilidad de su vocalista Steve Braun, al menos en directo, y los antes mencionados problemas sonoros sinceramente deseaba que su concierto terminara en cuanto antes y poder disfrutar la siguiente banda del cartel. Save Your Tears fue otras de las canciones interpretadas.

Con el máximo público presente, cerca de doscientas personas, Geoff Tate y su OPERATION: MIDCRIME se adueñaron del escenario, y de manera sublime y radiante hicieron una perfecta interpretación del disco Operation Mindcrime de QUEENSRYCHE. Realmente sorprendente el estado vocal que mostró Geoff Tate durante toda la noche y muy bien complementado por los coros del teclista Bruno Sa. Tras las dos instrumentales, I Remember Now y Anarchy-X, los primeros acordes de Revolution Calling hicieron enloquecer a todos los asistentes.

Las guitarras de Scott Moughton y Kieran Robertson fue grandes artífices de ese estado de perfección y perfectamente secundados por un contundente y versátil batería Josh Watts. Tanto en ésta canción como en la siguiente, Operation: Mindcrime, todos los allí presentes nos dejamos literalmente las gargantas en cada una de sus palabras y con la innata y cómplice sonrisa del cantante.

Speak sonó absolutamente bestial, con una batería en formato apisonadora y con las seis cuerdas de Kieran Robertson afiladísimas. La devastación mental continuaría con la maravillosa Spreading The Disease, con nuevamente una gran participación del público, y seguidamente interpretaron The Mission con otro enorme trabajo en las guitarras. Para la Suite Sister Mary contaron con la colaboración de la propia hija de Geoff Tate, la vocalista Emily Tate (TILL DEATH DO US PART).

La emocionante y pegadiza The Needle Lies sonó a gloria bendita (jugando con los paralelismos que la fechas nos permitían) y se convirtió en una de mis favoritas de la noche. Después de Electric Requiem atacaron con Breaking The Silence donde una vez más el vocalista americano demostró el nivel excelso en el que se encuentra. La rockera I Don’t Believe In Love, con una enorme presencia del bajo de Jack Ross, sirvió de traspaso para la canción más coreada del setlist y que además fue la despedida de la banda. Eyes Of A Stranger extraordinariamente excepcional con un estribillo coreado hasta la saciedad y con nuevas sonrisas del vocalista y agradecimiento infinito por la entrega de todos los presentes.

Sin duda alguna fue una excelente oportunidad de revisitar, en directo, uno de los mejores discos de una de las bandas míticas y pioneras del género progresivo y más aún con un Geoff Tate en realmente estado de gracia… ¿Éste hará lo mismo para el trigésimo aniversario del EMPIRE? El tiempo lo dirá…

Curiosamente antes de que la banda sudamericana saliera a escena, se notó que una pequeña parte del público se había retirado, cosa que nunca entenderé, pero tampoco juzgaré ya que cada uno es libre de hacer con su dinero y su tiempo lo que prefiera.

Había visto a ANGRA seis veces en directo, tres con André Matos y tres con Edu Falaschi y pese a haber múltiples oportunidades nunca había podido verles con Fabio Lione, así que esta séptima vez era la primera con el italiano al micro. Esta gira servía de presentación del último disco de la banda brasilera, Ømni, disco que particularmente no me ha enganchado demasiado sinceramente y, en el directo, más o menos quedaron patentes mis pensamientos acerca de él: Canciones con poco gancho en dónde el público respondió de manera algo fría en la mayoría de ellas.

Después de la intro disparada desde la PA, que por cierto es una canción de VANGELIS llamada Dr. Tyrell’s Death, explotaron con la que para mí es la mejor canción de su último larga duración. Travelers Of Time fue de lejos la más festejada y seguida de este ØMNI en directo con una grandísima interpretación del vocalista ítalo.

Si hay algo que realmente sorprende en esta nueva encarnación de la banda es el trabajo de su veinteañero batería Bruno Valverde. Prosiguieron con uno de los mayores clásicos de la banda, Nothing To Say, donde al cantante se le vio algo ajustado, sobre todo en el final donde el tono sube de manera abrupta. Bruno Valverde, guitarrista que reemplaza al irremplazable Kiko Loureiro, hizo un concierto absolutamente grandioso porque es un grandísimo guitarrista y lo demostró en cada nota que ejecutó durante toda la noche.

Angels And Demons fue la elegida para seguir donde el taladrante doble del batería marcó el norte de la canción y secundado por los demás. De su anterior entrega discográfica, el interesante “Secret Garden”, rescataron Newborn Me y en donde fuimos testigos de una de las mejores interpretaciones del también vocalista de RHAPSODY.

Con War Horns volverían a su última obra, y aquí fue cuando el público se quedó algo frío y no respondió con la misma entrega que en las demás canciones. Sin duda alguna, el momento de la noche vino de la mano de Acid Rain en dónde Fabio Lione se bajó del escenario y cantó la canción íntegramente rodeado del público.

Gran y carismático detalle del vocalista europeo y quizás la canción en dónde más cómodo y mejor interpreta del repertorio antiguo de la banda brasileña. Volverían a su anterior disco con Final Light y seguidamente volverían a su “ØMNI” con Insania. A posteriori, la atención absoluta se centraría en Bruno Valverde dónde de manera magistral se explayó por todo su set de batería haciendo un magnífico solo. La magnífica Lisbon sonó realmente bien, cono todos los presentes cantando, y después de Magic Mirror la banda se retiraría del escenario. A los pocos instantes volvería tan sólo Rafael Bittencourt, único superviviente en la actualidad del génesis original de la banda, y provisto de una guitarra acústica interpretaría primeramente la enternecedora Lullaby For Lucifer y seguida de Fireworks.

Con la banda al completo arriba del escenario se dispusieron a tocar la maravillosa Rebirth con el teclista Bruno Sa haciendo parte de la introducción con una flauta travesera. Poco quedaría para finalizar la noche y, para la ocasión, se guardaron dos de los grandes clásicos de la banda.

En primer término, Carry On y posteriormente Nova Era y en ambas canciones contaron con la presencia del guitarrista de la banda que abriera la velada (AVELION) Leonardo Freggi que al ser la última noche de su banda en el periplo europeo decidieron cumplirle el sueño de tocar con una de sus bandas favoritas y mayores influencias.

En líneas generales dieron un grandísimo concierto, porque son unos musicazos excelentes, aunque sinceramente me cuesta bastante ver a Fabio Lione en la interpretación de las canciones más antiguas y más altas de la banda. Es un grandísimo vocalista, aunque no es un cantante que se mueva por tonos realmente agudos como sus dos predecesores y para los que fueron creadas las canciones.

¿Volvería a verles? Claro… Siempre serán una de mis bandas favoritas dentro del Metal.