[crónica] Derby Motoreta Burrito Kachimba en Alhaurín de la Torre, 01/08/2020

Texto: Nekrokosmos
Fotos: Guillermo L. / Organización Alhautor

Lo que está suponiendo el Covid-19 para el mundo del espectáculo es algo que no hemos visto jamás. Hemos sobrevivido crisis económicas, cierres de salas o la casi extinción de ciertas escenas, pero las prohibiciones que llevamos viviendo desde principios de año son algo que se recordará durante mucho tiempo. Es por eso que apuestas como las de la promotora Oh, Salvaje y el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre (Málaga) suponen la otra cara, hazañas que tampoco se borrarán durante mucho tiempo en la memoria de los afortunados que pudimos estar allí.

PUEDES VER TODAS LAS FOTOS EN ESTE ENLACE

Con una amplia oferta en el ciclo Alhauthor en un anfiteatro al aire libre dentro de la Finca El Portón, en donde ya han desfilado este verano artistas como El Kanka o Rufus T. Firefly, se volvió a presenciar otro sold-out con 350 asistentes con todas las medidas de seguridad pertinentes, la distancia social obligatoria, y el constante control policial que nos toca vivir en 2020 cuando no queda otra que ceder un poco de nuestra libertad para seguir disfrutando de lo que tanto nos gusta. Estoy seguro al principio a más de uno se le hizo extraño vivir un concierto de rock de esta manera, pero fue empezar a arrancar la motoreta para que todos los problemas se esfumasen en la calurosa noche del verano malagueño.

_LG_5911

Cómplice de ese lleno ha sido una banda que con un único álbum en el mercado ha conseguido captar la atención, no solo dentro del rock andaluz en el cual se mueven como peces en el agua, sino a ajenos de estos sonidos, que ya no solo están atraídos por la música en sí sino en el espectáculo que Dandy Piranha y los suyos dan en cada concierto. Han pasado de hacer explotar una sala de 200 personas en el centro de Málaga a colgar el cartel de entradas agotadas en la Sala Trinchera en el mismo año, pasar por platós de televisión y aparecer en todos los carteles de verano que se precien, y aunque el éxito de Derby Motoreta Burrito Kachimba no siente bien en todos los círculos, lo que está claro es que el talento no siempre tiene que estar reñido como el éxito de masas que parecen empezar a experimentar.

_LG_5990

¿La fusión de rock andaluz de antaño y el hard rock de los 70´s? Sí, con su medida justa de parafernalia visual y sobre todo un desparpajo humilde y sincero que te mete de lleno en lo que están haciendo, para que hagas la prueba del algodón en su autenticidad. Quien se crea que todo esto les ha llegado de golpe está muy equivocado, solo falta repasar la formación de la banda para saber donde han militado antes, la experiencia que acumulan, y lo que han tenido que dejar de lado para llegar a esta fórmula que finalmente ha calado hondo y les permite volar libremente. En Alhaurín de la Torre no fue diferente, y por momentos hasta no parecía que fuese diferente al año pasado, porque si uno no podía estar de pie, revolcándose en el suelo o hacer un pogo, ya la banda se encargaba de hacer lo propio encima de las tablas.

_LG_6342

Quienes estuvieron la noche anterior viendo a Rufus T. Firefly echaban de menos algo de potencia en el sonido que Gringo y los suyos lograron arrancar al anfiteatro, aunque para un servidor todo sonó a pedir de boca. La potencia justa, cristalina y con control que hizo que “La Piedra de Sharon”, “The New Gizz” o “Aliento de Dragón” supiesen a miel, con el prog psicodelia marchoso que sin duda les posiciona como los King Gizzard And The Lizard Wizard andaluces en los que lo mismo su ritmo te hace bailar que su ejecución te hacen apreciar lo bien hecho con poco. Baladas solo a guitarra y voz, versiones de Camarón de la Isla y hasta su tema nuevo “El Valle”, cuando nos quisimos dar cuenta el hechizo estaba terminando y la banda se deshacía en agradecimientos, porque noches como ésta y en los tiempos que corren muchas veces se cuentan con los dedos de la mano.

_LG_6422

_LG_6008

_LG_6361

_LG_6281