[crónica] Ensiferum + Ex Deo + Wind Rose en Barcelona – Salamanca, 21/04/2018

Texto: Íñigo Domínguez Díaz

Voy a recordar la noche del sábado como una de las más variopintas que he disfrutado en mucho tiempo.

Llevaba esperando con ansia la velada en cuestión, ya que el cartel contenía a una de las bandas con más solera dentro del folk/ viking/ melodic/ death metal (o cuantas etiquetas se le quieran asignar) Ensiferum y el proyecto paralelo de Kataklysm al completo, en el que han traído al mundo lo que ellos han denominado roman metal (ale una nueva etiqueta para la colección) puesto que tanto su lírica como la estética en directo versa sobre mitos e historia de la época romana.

Para completar el cartel, los italianos Wind Rose, estos sin etiquetas pero con un fuerte apego por la literatura fantástica especialmente la que tiene que ver con la raza de los enanos. Así pues, la noche prometía y no defraudó en absoluto. Desde que saltaron a escena los enanos, continuaron los romanos y hasta que se fueron los vikingos, nos transportaron desde Ereborn a Escandinavia, haciendo una para técnica en Roma.

El viaje comenzó en la citada tierra de los enanos a la que nos transportó Wind Rose, una banda a la que ya tuve ocasión de ver hace ya cinco años en una gira precisamente con Wintersun (Escisión de Ensiferum). En aquella ocasión como en ésta, tuvieron la difícil tarea de abrir el show en la que pusieron todas sus ganas y empeño.

La banda ha evolucionado en su sonido y poco tiene que ver con la que escuché hace un lustro, cuando la orientación progresiva marcaron su descarga. Actualmente han dado un giro a sus influencias y se han convertido en una banda con vertiente folk, dónde los teclados y ambientaciones han adquirido mucho más protagonismo siendo los temas más alegres y directos lo que hace que funcionen mejor en directo. De añadido, saltan a escena caracterizados de enanos lo que le da más credibilidad a su cambio de orientación. La verdad es que comenzaron fuerte con sus dos primeros temas, pero poco a poco su actuación se fue diluyendo por suerte no tanto como para no acabar haciendo un show digno. Como en aquella ocasión en mí despertaron ni frio ni calor, si bien he de reconocer que su nueva propuesta es más atractiva y cuaja mejor sobre el escenario.

Hubo un descanso un poco más largo de lo normal puesto que se organizó un meet&greet con Ensiferum en la zona de merchandising que en mí hizo despertar cierta impaciencia ya que Ex Deo eran la principal razón por lo que acudía al cita. Desde que se fundaron su propuesta me enganchó, tanto musical como líricamente ya que me gusta la cultura clásica, y eso unido al metal, motiva doble.

El hecho de que sea proyecto paralelo hace que las oportunidades de verlos se hayan dado en pocas ocasiones desde que en 2008 lanzaran su debut Romulus por lo que tenía ciertas mariposas en el estómago por verlos por primera vez. Después de lo que me pareció una eternidad (no pasaron más de treinta minutos pero se me hicieron muy largos) salieron a escena los Kataklysm disfrazados de romanos, vistiendo corazas de guerra muy “auténticas” que daba más empaque a su presencia en el escenario.

Comenzaron descargando el primer tema de su más reciente trabajo The Immortal Wars que versa sobre las guerras púnicas, (Sagunto, Aníbal y los elefantes para el que no fue a clase ese día o no se acuerde) y que quedó un poco flojo por un sonido bastante regular. Mejoraron en cuanto introdujeron dos temas de su anterior disco el homónimo I, Caligvla y Pollice Verso ambos dos auténticos piezas maestras que sonaron mucho más contundentes que el anterior y con las que el público comenzó a engancharse a la actuación. De nuevo comenzaron a sonar temas de su nuevo disco entre ellos un interludio en el que la batería manda, que volvieron a dejarme un poco frío ya que no acabaron funcionar ya que al tener muchos arreglos, sin un buen sonido acaban por quedar diluidos.

Esto, añadido a que ejecutan con una solemnidad extrema ya que su propuesta musical sigue en muchas ocasiones ritmos marciales, entraron en un cierto bucle del que finalmente supieron salir gracias a un pequeño intermedio en el que su frontaman Maurizio Iacono hizo referencia a que ahora era tiempo de batalla con los romanos, que para bailar y saltar ya vendrían después los vikingos y organizó un Wall of death con el tema The Final War (Battle of Actium), organizando los bandos por romanos y cartagineses, enfrentados en la batalla de Actium, sobre la que trataba el tema que a continuación tocarían.

El sistema funcionó, como casi siempre lo hace y esto volvió a levantar el concierto que terminó con la siguiente canción Romulus que es otro de los hits del grupo y con el que comenzaron su aventura musical. Dio la casualidad que el 21 de abril es el cuándo se celebra tradicionalmente el aniversario de la fundación de roma, así que no se me ocurre mejor manera de haberlo celebrado que con el concierto de Ex Deo, al que le faltó un poco más de tiempo para que hubieran podido extenderse más en su discografía previa.

La parada final del viaje en el tiempo, norte de Europa, la época vikinga a la que Ensiferum nos llevó. Esta vez el descanso fue breve, casi no dio tiempo a tomar una cerveza y al poco ya teníamos la intro sonando y a los fineses en el escenario. Venían a presentar su más reciente trabajo editado el año pasado Two Paths, que sigue la línea ascendente de One Man Army después de haber editado anteriormente a éste Unsung Heroes que es posiblemente el más débil de su ya extensa carrera.

Una de las principales de novedades estaba en la falta de la acordeonista y teclistas que hace poco dejó la banda, lo que les ha quitado un elemento en directo muy característico y que les daba un toque especial. Lejos de amilanarse siguen ofreciendo un espectáculo sobresaliente y como siempre no defraudaron. Pudimos saltar, bailar y empujarnos los unos a los otros al son de las melodías de los norteños que saben conjugar la festividad con la agresividad como pocos lo hacen.

Abrieron con dos temas de su nuevo disco For Those About to Fight for Metal y Two Paths más el único que tocaron del anterior disco Heathen Horde y King Of Storms haciendo en este primer bloque un repaso a su discografía más reciente. Fue bien recibida pero faltaba cierta alegría en el ambiente que no llegó hasta que anunciaron Wanderer el primero de sus clásicos de la noche, único tema del Victory Songs.

Este terminó por fin de encender al público y con Twilight Tavern acabaron de rematarlo mostrando su faceta más festiva que se tornó de nuevo más sería con Treacherous Gods la única canción que tocaron de su primer álbum, canción no muy habitual de sus directos y que rompió un poco la dinámica festiva a la que retornaron con otro de sus imprescindibles Lai Lai Hei, tema con el que se salta, se bota, se hace de todo y que se corea dada la simplicidad de su estribillo, que contrastó con la siguiente uno de sus temas más extensos, The Longest Journey que comenzó con la intro Tumman virran taa y continuó con el tema propiamente dicho y que abrió el bloque de temas épicos que son con los que más disfrutan los fans de Ensiferum.

Ya en modo alta velocidad y puño en alto llegaron Way of the Warrior última concesión a Two Paths y que seguramente se convertirá en uno de los imprescindibles en el futuro ya que invita al headbanging y los moshpits. Terminaron con el imprescindible Into Battle tema en el que no puedes hacer otra cosa que imaginarte empuñando una espada mientras luchas en el campo de batalla y como bis Iron, que terminó por destrozar los cuellos de los allí presentes y que aún no me explico cómo enlazaron con un intento de versionear el Sweet Child O’ Mine de Guns N’ Roses que al final se quedó en coitus interruptus.

Así terminó el baile de disfraces/ clase de historia/ concierto de heavy metal, con un buen sabor de boca dejado por las tres bandas. De cada una de ellas me quedo con el cambio de estilo de Wind Rose que ahora tienen temas que enganchan en directo, la contundencia y solemnidad mostrada por Ex Deo y la confirmación de la buena forma en la que se encuentra Ensiferum¸ tanto a nivel compositivo como en directo en el que no acusan la pérdida de su teclista y siguen mostrando su energía, y su conexión con el público.

Setlist Ex Deo

  1. The Rise of Hannibal

  2. I, Caligvla

  3. Pollice Verso (Damnatio ad Bestia)

  4. Suavetaurilia (Intermezzo)

  5. Cato Major: Carthago delenda est!

  6. Ad Victoriam (The Battle of Zama)

  7. The Final War (Battle of Actium)

  8. The Roman

  9. Romulus

Setlist Ensiferum

  1. For Those About to Fight for Metal

  2. Two Paths

  3. Heathen Horde

  4. King of Storms

  5. Wanderer

  6. Twilight Tavern

  7. Treacherous Gods

  8. Lai Lai Hei

  9. In My Sword I Trust

  10. Tumman virran taa

  11. The Longest Journey (Heathen Throne, Part II)

  12. Way of the Warrior

  13. Into Battle

  14. Iron