[crónica express] Barcelona Rock Fest 2024 – Domingo 07 de julio

Texto: Pol Izquierdo
Fotos: Alex Barroso

Nada es eterno, pues Rock Fest llega a su fin, haciéndonos experimentar el mismísimo infierno, de día un sol abrasador y de noche cañones de fuego y pirotecnia. El último día fue sin duda el más completo, cargado de propuestas tan variadas que desde luego no podían dejar insatisfecho a nadie.

PUEDES VER TODAS LAS FOTOS EN ESTE ENLACE.

Ante el sofocante sol que azotaba el parque de Can Zam, solo se veían personas con ganas de acabar de disfrutar y despedir el festival de la mejor manera posible. Mientras los punkis brasileños Ratos de Porão ponían patas arriba la carpa, Abbath aguantaba de caras el mencionado sol llevando sus tan característicos atuendos formados en un 99’9% de cuero, y nos daba una buena dosis de puro black metal.

thewarning-7

thewarning-11

thewarning-6

Parece que al trio de hermanas The Warning les ha gustado mucho Barcelona, pues ya es la segunda vez que vienen a la ciudad condal. Siendo el Rock Fest un festival al que acuden muchos veteranos del rock y del metal, las jóvenes promesas The Warning consiguieron demostrar a todos aquellos que se mantienen escépticos frente a nuevas bandas y afirman que el rock está muerto, que, definitivamente, sigue igual de vivo y aún le queda mucho recorrido.

hatebreed-8

hatebreed-5

hatebreed-3

Seguidamente, en el escenario de al lado, celebrando su 30 aniversario como grupo, empezarían a tocar los Hatebreed. Como no, no pudieron faltar los mosh pits, fue hardcore en estado puro. Lo que no hubo fue un wall of death, que la banda decidió que había que reemplazarlo. Una enorme y dura bola de demolición hinchable fue liberada desde el escenario, la ball of death, que mantendría a su público todavía más activo.

thyartismurder-6

thyartismurder-9

thyartismurder-12

Tocaba tomar un poquito de aire e hidratarse un poco, porque en la carpa iba a caer una tormenta de death metal y brutales breakdowns. Los culpables: Thy Art is Murder. Dieron comienzo unos 10 minutos más tarde de la hora prevista, pero con el pedazo de show que hicieron se les perdona. Al ser un día en que tocaban 2 grandes grupos de power metal, mucha gente optó por ver a Gamma Ray, que tocaban al mismo tiempo en uno de los dos escenarios principales. ¿El resultado?, un espacioso mosh pit en el que moverse con muchísima libertad, en el que además se pudieron ver caras conocidas que parece que no tuvieron suficiente con darlo todo con Hatebreed.

thebaboonshow-9

thebaboonshow-11

thebaboonshow-19

Al cabo de un rato, Soziedad Alkoholika nos volvió a visitar después de unos años, esta vez como cabezas del día y tocando de noche, no como en el pasado. Sin previo aviso ni introducción, nos arrollaron con una avalancha sónica. En esta ocasión quisieron reventarlo todo, todavía más. Sus guitarras fueron muchísimo más pesadas y el volumen extremadamente alto. Pude sentir como el doble bombo de Mikel Gómez, al mando de la batería desde hace muy poco, me desmontaba y reorganizaba las entrañas. Hizo aparición Guillermo Izquierdo, de Angelus Apatrida, para acompañarlos en la canción “Ratas”.

parkwaydrive-19

parkwaydrive-43

Como colofón de esta edición de Rock Fest Barcelona, los australianos Parkway Drive llegaron para derrumbar el festival. Todos sabemos lo que cansan 3 días intensos de calor y música, pero cuando un show es potente, da igual el cansancio. Winston y cía, como ya es costumbre, orquestaron una puesta en escena repleta de pirotecnia y fuego, por si el ambiente no estaba ya suficientemente caldeado de todos los fans dando hasta el 200%. Emociones a flor de piel y miles de voces coreando de inicio a fin.

parkwaydrive-36

parkwaydrive-13

parkwaydrive-27

Con un repertorio lleno de temas más “oldskool” pero sin dejar de lado algún temita de su último trabajo, los chicos de Byron Bay fueron el broche de oro y el mejor cierre posible, demostrando a los fans más trves que suelen ir por otro tipo de bandas al Rock Fest, que las nuevas generaciones saben lo que se hace y sobre todo, cómo se hace.

Marc Fernánez Cardellach nos habla sobre Metallijam en el Barcelona Rock Fest:

El debate de los tributos es tan viejo y está tan gastado que casi me dan ganas de ahorrármelo, y lo habría hecho de no ser porqué el último grupo del día se trataba de uno. Y usar la palabra tributo es incluso demasiado generoso, pues ese término suele traer implícito cierto parecido, pero en pos de la verdad, lo único que tiene en común Metalijam con el cuarteto de California es que su batería falla más que un escrutinio del CIS. La voz es de hardcore, el cantante ni siquiera es guitarrista y, más allá de que sirva para que distintos músicos invitados puedan desfilar por el escenario, el show tuvo muy poco a aportar.

Grupos tributos ocupando puestos así en festivales son muy nocivos para la ya maltrecha escena local, recompensando al que imita por encima del que crea, al inmovilismo por encima del espíritu creador, al culto a la nostalgia a los nuevos horizontes inherentes a la creación artística. Un grupo local que ha escrito su música, que ha invertido en grabarla, que ha invertido en videoclips y que ha invertido en management merece y agradece mucho más un puesto así.

Para más inri, la actuación fue innecesariamente larga, por lo que en ese espacio habrían podido caber dos bandas. Para aún más inri, Metalijam ya actuaron en la fiesta de bienvenida. ¿En qué momento alguien vio a un tributo a Metallica que no hace lo único que ha de hacer, es decir, parecerse a Metallica, y decidió que debíamos tener dos tazas? La respuesta está en la clase de nepotismo de una organización que gasta un escenario entero para dárselo a otro tributo como es Motorhits, en asfixiar a los que más necesitan esa visibilidad en pos de los que menos aportan.

Muchos dirán que un grupo así encaja en el contexto de un sábado noche, para cerrar la jornada y armar una fiesta, pero podrían haber puesto a un DJ pinchando “Enter Sandman” y el resultado habría sido el mismo. Como siempre, toca que las organizaciones se replanteen seriamente cuál es su rol en la escena musical, y lo que es más importante, cuáles son sus responsabilidades. Espero de todo corazón que ese escenario y esa hora algún día le pertenezcan a bandas que se lo merezcan mucho más.

Con todo esto, termina finalmente este festival que le da tanta vida a Santako, con fecha y una banda ya confirmada para el año que viene. En esta edición hemos visto algo más de representación de grupos más actuales y frescos, acompañada también de leyendas y clásicos. Esperamos con ansias ver con qué nos sorprenden en el futuro. ¡Hasta la próxima!

publico-5

publico

publico-2

publico-4