[crónica] Festival Leyendas Del Rock 2018 – 8, 9, 10 y 11 de Agosto – Villena (Alicante)

Texto: Mariano Bacigaluppi Beguiristain
Vídeos: Youtube

La decimotercera edición del festival nacional por antonomasia, Leyendas del Rock, se celebró entre los días miércoles 8 y sábado 11 de agosto de 2018, en Villena (Alicante) como viene ocurriendo en los últimos años, aunque la continuidad del mismo parece estar en vilo, pero es algo que hablaremos al finalizar la crónica.

Desde la más sincera honestidad, que haya tres escenarios y más de sesenta bandas para que un sólo redactor pueda abarcar y dar fe de todo lo acontecido es algo, no sólo maratónico, sino prácticamente imposible, así que daré pinceladas y menciones de lo que para mí fueron los puntos más álgidos, y los no tanto, del festival y principalmente centrándome en los actos internacionales.

MIERCOLES 8

En el primero de los días, se presentaba atractivo con los americanos RIOT V que por fin ha podido tocar en el festival pese a que hace varios años uno de los escenarios, el más pequeño, lleva el nombre del ex líder de la banda (Mark Reale). Los algo más de setenta minutos que estuvieron arriba del escenario, no sólo fueron atronadores y frenéticos, sino una auténtica delicia intensamente disfrutada por todos los presentes. Aunque hicieron bastante hincapié en su última entrega discográfica, Armor of Light, no escatimaron a la hora de interpretar clásicos y desde ya todos los presentes pudimos comprobar el poderío vocal del enorme Todd Michael Hall y esa aplanadora humana, Frank Gilchriest (ex-Virgin Steele) tras los parches.  Desde los primeros acordes de “Victory” ya todos quedamos boquiabiertos. “Heart Of A Lion” y la buenísima “Angel’s Thunder, Devil’s Reign” fueron otras de las interpretadas de su último disco. Pero como dije antes, también hubo tiempo para los clásicos como “Angel Eyes”, “Outlaw”, “Warrior” y cómo no la perfecta “Thundersteel”. Actuación magnífica y que desde ya que en un hipotético TOP 5 del Festival.

https://www.youtube.com/watch?v=jwNQUY8w8Ew

Hacía bastante tiempo que no veía a SEPULTURA en directo. Les vi en su tiempo, cuando los hermanos Cavalera tocaban juntos en la banda y después tan sólo una vez más y hace más de una década. De las primeras cosas que me llamó la atención fue su batería actual, el magnífico Eloy Casagrande, el cual conocía de haber participado en el primer disco de Andre Matos como solista cuando tenía menos de dieciocho años, pero verlo en acción en la banda brasilera fue un auténtico deleite y un despliegue técnico y contundente ilimitado. La segunda de las cosas que más me llamó la atención fue la poca respuesta del público antes las canciones de los últimos discos. Entiendo que esto es algo extensible al resto de las bandas, pero en Sepultura fue realmente llamativo. Así es que “Territory”, la cuarta de su Setlist, fue más que festejada. Mismo caso para “Refuse/Resist”, y quizás algo menos para “Desperate Cry” y “Arise”, aunque sin duda alguna el final con el combo “Ratamahatta” y “Roots Bloody Roots” puso patas para arriba el festival.

Nunca fui fan de ROSENDO. Le reconozco su trayectoria y su historia, que es dilatada e importantísima para el Rock español y aprovechando que esta es su supuesta gira de despedida, me dispuse a disfrutar de su concierto y deleitarme con sus clásicos y, así fue, porque creo que no se dejó ninguno de ellos fuera. Además de “Manifiesta Deprimente”, recordó su versión de Antonio Flores “No Dudaría” e hizo delirar completamente a los presentes con “Masculino Singular” y sobre todo con esa maravilla llamada “Flojos De Pantalón”. ¿La mejor manera de despedirse? Tirando de LEÑO y su “Maneras De Vivir”. Fue realmente grato y emocionante poder haber vivido su gira despedida.

JUEVES 9

A DRAGONFORCE por diversas cuestiones aún no había podido verles en directo con su cantante actual, Marc Hudson el cual ya lleva más de seis años en la banda, y por lo tanto era un gran atractivo para mí. Lo primero que llamó mi atención fue la ausencia del teclista de la banda y lo segundo fue el poco tiempo que tocaron, ya que tenían pronosticado tocar cincuenta minutos y llegaron apenas a la media hora. Más allá de eso, el comienzo fue atronador con “Ashes Of The Dawn” y prosiguiendo con la cañera “Operation Ground And Pound”. “Judgement Day” perteneciente a su último disco fue la siguiente, también interpretaron “Three Hammers” y “Cry Thunder” y con la súper conocida, y esperada por todos, “Through The Fire And Flames” se despidieron. Como he dicho más arriba, su actuación fue más corta de lo esperada, ignoro la razón, pero pese a ello dieron un enérgico concierto que seguramente no defraudó a ninguno de sus fans.

Tenía muchas ganas de ver a KAMELOT, ya que me había perdido sus últimas giras y siempre ver a la banda y sobre todo a su excelente vocalista, Tommy Karevik, es un atractivo extra. Tengo que decir que el sonido de su presentación fue un verdadero desastre, sobre todo al comienzo, tanto que en algunas ocasiones costaba descifrar lo que se estaba escuchando. “Phantom Divine” y “Rule The World” fueron las dos primeras con las que atacaron. La ganchera “Insomnia” fue la siguiente y “The Great Pandemonium” otra de las interpretadas de la vieja época. “When The Lights Are Down” y “Veil Of Elysium” fueron las siguientes y, recién aquí disfrutando un poco de una mejoría del sonido, la banda explosionó con “March Of Mephisto” y la grandiosa “Center Of The Universe” que sin duda alguna fue mi favorita de la banda. Luego de “Amnesiac”, otra de las mágicas y míticas canciones de la banda, “Forever” sonó sencillamente genial y para la despedida la elegida fue “Liar Liar”. Fue realmente agradable y atrayente haber visto a la banda en directo después de algún tiempo, pese a su mal sonido y para mi gusto las excesivas grabaciones durante su presentación (coros, segundas y terceras guitarras, etcétera).

He visto a MR. BIG cerca de cinco veces y es de esas bandas que nunca, pero absolutamente nunca, defraudarán más allá de que sea una gira propia o un festival. El súper grupo, ya sin el tristemente fallecido Pat Torpey, presentaron su perfeccionista Hard Rock con el siempre carismático Eric Martin al frente del escenario y bien escudado por los cracks Billy Sheehan y Paul Gilbert y en la batería encontramos a un contundente Matt Starr. Cómo es costumbre, su concierto lo abrieron con la desquiciada “Daddy, Brother, Lover, Little Boy” dando rienda suelta a los tappings y a los taladros. Sin respiro alguno, dispararon con “Rock & Roll Over” y seguidamente “Alive And Kickin’”. También sonaron “Take Cover” y “Green-Tinted Sixties Mind” y recién con la rotunda “Everybody Needs a Little Trouble” accedieron a tocar una canción de las editadas a partir de su reunión. Con “Price Yoy Gotta Pay” volvieron al pasado y el escenario se quedó desierto para disfrutar de un exquisito solo del virtuoso Paul Gilbert que se que enlazó perfectamente con “Open Your Eyes” e inmediatamente con la coreable “Wild World”. “Undertow” y “Around The World” fueron otras de las nuevas que interpretaron y a posteriori de un excelso solo de bajo a cargo del mago Billy Sheehan, el triunvirato clásico elegido para la despedida fue excelente. La veloz “Addicted To Rush”, la cálida y enternecedora “To Be With You” y la vertiginosa “Colorado Bulldog”. Concierto de diez… Banda de diez… Poco más que pedir.

Con NIGHTWISH tenía mis reservas. Su último concierto en Madrid, hace dos años aproximadamente, no me había parecido en absoluto bueno, más bien todo lo contrario… Denso y hasta aburrido, pero haberles visto por TV tocando en el WACKEN hace unos días atrás me hicieron recobrar las esperanzas y las ganas de volver al verles… Y no me equivoqué en absoluto… Fueron LA BANDA del Festival… Fue realmente excitante ver la pantalla que les acompañaba en cada canción con distintas imágenes, el juego de luces, los fuegos artificiales… Cada pequeña gran cosa sumó a que dieran al mejor show de los cuatro días en Villena y con una Floor Jansen literalmente PERFECTA. Arrancaron a toda máquina con “End Of All Hope” y con “Wish I Had An Angel” provocaron los primeros delirios en los asistentes. Escuchar “10th Man Down” en directo, después de tantísimo tiempo, fue realmente increíble y ya ni que decir de la preciosa “Come Cover Me” … Lo reitero… Floor Jansen literalmente PERFECTA. “Gethsemane” y “Élan” también tuvieron su lugar y con “Sacrament Of Wilderness” presenciamos otro delirio generalizado… Temazo rescatado directamente desde el magnífico Oceanborn. “Amaranth” fue la siguiente y la tremenda “I Want My Tears Back” fue atronadora gracias a la intervención vocal del bajista Marco Hietala, que en ningún instante de los casi noventa minutos se cansó de animar al público. Otro viaje al pasado con “Devil And The Deep Ocean” y “Nemo” fue otro de los temazos de la noche, muy festejado por todos. Gran sorpresa con la interpretación de la maravillosa “Slaying The Dreamer” y pomposo y rimbombante final con una comprimida versión “The Greatest Show On Earth”. Sonrisas abajo y arriba del escenario y ganas de que llegue su concierto en Madrid junto a Beast In Black. ¡¡¡ Grandes Nightwish !!!

Mi interés en los escenarios más grandes y multitudinarios se reduciría finalizando la noche, así que corriendo fui al tercer y más diminuto escenario para ver a la leyenda alemana BONFIRE. Banda de la cual nunca fui un gran seguidor, pero después de presenciar su show en Villena me declaro fan incondicional. Lo de su vocalista Alexx Stahl no tiene nombre… Un estilazo sin precedentes y una entrega ilimitada a la hora de interpretar las canciones de la banda germana. Mismo caso para el fundador de la banda, Hans Ziller a las guitarras, que no dejó de transmitir su pasión y buen rollo en cada nota que tocaba. “Temple Of Lights” y “Never Mind” fueron las primeras y las primeras ovaciones llegaron de la mano de la magnífica “Don’t Touch The Light”. “Tony’s Roulette” también animó al público presente y con “You Make Me Feel” llegó el momento para el enternecimiento. Con “Sword And Stone” volvieron los decibelios y las cabalgatas guitarrísticas y el momento de canciones más contemporáneas llegó con “Praying 4 A Miracle”. ¿Cuál fue la canción estrella de su actuación? Sin duda alguna fue “American Nights” donde todos los presentes nos convertimos en un multitudinario coro a la hora de la llegada del pegadizo y espléndido estribillo. Aunque con “Sweet Obsession” tampoco la banda se quedó atrás en eso del apoyo popular. Prosiguieron con “SDI”, la contundente “Champion” y para la despedida la pegadiza “Ready 4 Reaction”.  Fan absoluto de éstos alemanes y no perderé oportunidad de verles arriba de un escenario (espero que a la brevedad).

VIERNES 10

Faltando quince minutos para las cinco de la tarde, con el sol azotando a todos (músicos incluidos) los fineses TURISAS salieron a incendiar el escenario y lo consiguieron. Posiblemente contaron, junto con Nightwish, con uno de los mejores sonidos de todo el Festival. El comienzo vino de la mano de la majestuosa “The March Of The Varangian Guard” y desde los primeros acordes todos quedamos literalmente rendidos. Sin respiro alguno arremetieron con “A Portage To The Unknown” en donde el frontman Mathias Nygård dejaba sus cuerdas vocales en cada fraseo y tampoco hay que olvidar la importantísima intervención del violinista Olli Vänskä durante todo el concierto. La epicidad, los brazos en alto y los vasos de cerveza se unieron para festejar la interpretación de “To Holmgard And Beyond” y el headbanging desmedido apareció con las primeras melodías de “We Ride Together”. La diversión apareció con “In the Court Of Jarisleif” y con “Battle Metal” el primero de los delirios generalizados que se hizo extensible a “Stand Up And Fight” y la explosión masiva, de músicos y público, se materializó con “Rasputin”. Literalmente el recinto se puso patas arriba. Sin duda alguna, éste fue otro de los grandes conciertos que pudimos vivir en Villena.

Mucho tiempo había pasado desde la última vez que vi en directo a los también finlandeses SONATA ARCTICA. Debo decir que el sonido con el que contaron fue bastante deficiente, de peor a mejor, pero nunca llegó a sonar del todo bien y también la actuación de su vocalista Tony Kakko fue bastante irregular sobre todo en las canciones del pasado. “Shitload of Money” fue la primera en sonar y seguida de “The Last Amazing Grays” que fue bastante bien recibida por todos los presentes, pese al mal sonido y la bajada abrupta de tono en su interpretación. “Paid in Full” fue la siguiente, con un excelente trabajo del teclista Henrik Klingenberg e inmediatamente arremetieron con la pegadiza “The Wolves Die Young” que fue bastante seguida por los asistentes. “Closer to an Animal” y “Losing My Insanity” fueron otras dos que ejecutaron y los mayores aplausos vinieron de la mano de “Fullmoon” que fue la única representante de los primeros cuatro discos de la banda. “Life” fue la elegida para la despedida junto con la ya mítica “Vodka Song” que es con la que dicen adiós en todos sus conciertos. Concierto regular, con un sonido bastante insuficiente y, para gusto personal, un setlist bastante escaso e infinitamente mejorable.

Siempre lo diré, y lo seguiré afirmando. CHILDREN OF BODOM siempre será para mí una banda para escuchar y disfrutar en casa. Aunque su sonido no fue del todo malo, en directo es prácticamente disfrutar de todos los matices que escuchamos en los discos de la banda, sobre todo los teclados de Janne Wirman y las guitarras de Alexi Laiho y Daniel Freyberg que en directo suenan bastante más sucias y menos técnicas que lo que la banda demuestra en el estudio. Pese a éste comienzo, tengo que decir que dieron un auténtico conciertazo, con muchos clásicos y con el posterior enloquecimiento de sus seguidores (y los no tanto). “Are You Dead Yet?” fue el puntapié inicial y sin mediar descanso alguno arremetieron con “In Your Face”. Les siguió “Morrigan”, la frenética “I Worship Chaos” y con “Angels Don’t Kill” bajaron un poco las revoluciones y así pude apreciar prácticamente a la perfección con el maravilloso trabajo de ambas guitarras. Vuelta a la contundencia y a la rapidez extrema con “Needled 24/7” donde el headbanging se adueñó de Villena y con “Hate Me!” la locura de apoderó del cada vez más colmado reciento. Posiblemente haya sido, con mucha diferencia, su gran canción de toda la tarde. “Everytime I Die” también fue muy bien recibida y con “Downfall” volvió a reinar la enajenación entre el público. Con “Hate Crew Deathroll” irían expirando las pocas fuerzas que quedaban y “Towards Dead End” fue el adiós definitivo, pero por todo lo alto. Grandísimo y enorme concierto de los finlandeses.

Mi gran sorpresa del Festival fue POWERWOLF. Los alemanes, pese a no ser una de las bandas que más interés tenía en ver, dieron un show perfecto. Recuerdo la primera vez que les vi en directo, en su primera gira como teloneros de Gamma Ray (hace más de una década) y veo que el tiempo ha pasado por ellos de manera magnífica y estupenda, no sólo convirtiéndoles en una banda auténticamente headliner, sino con una calidad y un sonido admirable y una legión de seguidores que se puede contar por millares. El comienzo con “Blessed & Possessed” fue una auténtica posesión de los músicos a todos sus fans, y los no tanto (como mi caso). Poderío absoluto que continuó con “Army Of The Night” y los brazos en alto y los momentos épicos se percibieron con “Incense & Iron” donde su legión de fanáticos estaba realmente hechizada. Si hay algo que caracterizó durante toda la presentación de los germanos es la ausencia de respiros y “Amen & Attack” fue una auténtica prueba de ello.

Los taladrantes doble bombos del holandés Roel van Helden en perfecta conjunción con la voz del rumano Attila Dorn son la fórmula mágica de la banda y tienen un letal y arrasador efecto entre los asistentes a sus conciertos. “Demons Are a Girl’s Best Friend” y “Armata Strigoi” fueron las que prosiguieron y en “Let There Be Night” el público se hizo actor principal conformando un enorme coro. Sin respiro nuevamente con la ganchera “All We Need Is Blood” y la brutal “Fire And Forgive”. La cabalgata de “Werewolves Of Armenia” tuvo un seguimiento masivo y perfecto entre los asistentes y éstos mismos reforzaron los coros en “Resurrection By Erection”. “Sanctified With Dynamite” también fue recibida de excelente manera, aunque la respuesta popular ante “We Drink Your Blood” fue sencillamente insuperable. Puños en alto, gritos desaforados y entrega absoluta (músicos y público). El final se acercaba y para ello la elegida fue la ritualizadora “Lupus Dei”. Lo vuelvo a decir… Fueron para mí auténtica la sorpresa del festival. ¡¡¡ Enormes POWERWOLF !!!

No hay Festival español en el que no esté involucrado SAXON. Y los alemanes siempre cumplen. Su apuesta de Heavy Metal clásico, puede gustarte más o menos, pero siempre te harán pasar una divertida noche y Leyendas del Rock no fue una excepción. Aunque mayoritariamente interpretaron sus clásicos, alguna que otra canción de sus últimos discos fueron intercalando como “Thunderbolt”, “Sacrifice”, “Battering Ram” y “Sons Of Odin” la cual fusionaron con “Crusader”. A la hora de sus grandes clásicos pocos dejaron fuera ya que no faltaron “Heavy Metal Thunder”, “Wheels Of Steel”, “Motorcycle Man” y cómo no, ese himno que llevan por bandera llamado “Princess Of The Night” donde la fiesta se magnificó hacia proporciones ilimitadas.

Nueva excursión hacia el escenario más pequeño para ver a los también alemanes FREEDOM CALL. Posiblemente haya sido el concierto más multitudinario al que pude asistir en el escenario, supuestamente menos masivo, ya que estaba literalmente hasta la bandera y a lo que inmediatamente se me vino a la cabeza porque a esta banda, con casi dos décadas de existencia, no se le daba la oportunidad de tocar en uno de los grandes escenarios. Más allá de eso, y el no tan buen sonido, los germanos se marcaron un conciertazo tocando la mayoría de sus éxitos del Happy Metal que practican. Arrancando fuerte con “Tears Of Babylon” e inmediatamente después con la vertiginosa “United Alliance”. “Kings Rise And Fall” y “Union Of The Strong” fueron algunas de las nuevas, quizás menos conocida para los asistentes, pero con los primeros acordes de “Freedom Call” volvió la magia y el enloquecimiento entre los presentes (en los cuales me incluyo ampliamente).

Después de “Hammer Of The Gods” tocaron una happymetalizada versión del “Hallelujah” de Leonard Cohen y para la recta final las elegidas hicieron expulsar todo ese remanente de adrenalina contenida que teníamos todos después de casi tres días completos de festival. ” Metal Is For Everyone” y “Power & Glory” en primer término y a posteriori “Warriors” y la mágica “Land Of Light” donde todos nos dejamos literalmente la garganta y las pocas fuerzas que nos quedaban. El día se había terminado y fue con una Happymetal sonrisa tatuada.

SABADO 11

Hacía una década que NOCTURNAL RITES no se desperdigaba por España, desde aquella gira como cabezas de cartel (junto a Thunderstorm) que pasó por Madrid y otras ciudades. Sencillamente desaparecieron y su Web/Facebook nunca se actualizó. Después de su concierto pude hablar varios minutos con el siempre simpático Fredrik Mannberg y me comentó que la paternidad de dos integrantes de la banda y el excesivo trabajo de su batería en su propia empresa de audiovisuales hizo que el parón de la banda fuera indeterminado y así fue hasta el año pasado que renacieron ente las cenizas con ese discazo llamado Phoenix. Tenía muchas ganas de verles y, como viene siendo costumbre, dieron un auténtico conciertazo.

Desde su último disco arrancaron con “Before We Waste Away” y seguidamente fueron hacía atrás con “Call Out To the World”. La magia seguía intacta en la poderosa voz de Jonny Lindkvist. “Shadowland” fue lo que siguió e inmediatamente la poderosa “Never Trust” con ese enérgico estribillo. Siguieron adelante con “Still Alive” y la buenísima “Never Again” que en directo es un auténtico espectáculo. “New World Messiah” y “A Heart As Black As Coal” a continuación y para el final, y por todo lo alto, “Afterlife” y la excelente “Fools Never Die”. Espero que tal y como me comentó su guitarrista, en la charla que mantuvimos, se materialice la gira el próximo año con Rhapsody Of Fire y podamos disfrutarle nuevamente en directo en la península.

Era la primera vez que veía a VAN CANTO en directo y tenía curiosidad de como esa banda de a capella Metal se lo montaba en directo. Debo decir que el sexteto de vocalistas, bien apoyado por el batería, son divertidos, pero si soy sincero se me hicieron un poco aburridos en sus más de cincuenta minutos de presentación. Alternaron canciones propias como “If I Die In Battle”, “To Sing A Metal Song” y “To The Mountains” con versiones famosas del Metal como “Rebellion” de GRAVE DIGGER, “The Bard’s Song – In The Forest” de BLIND GUARDIAN que sin lugar a duda fue su mejor interpretación. Además, también tocaron “Wishmaster” de NIGHTWISH donde la vocalista Inga Scharf (ex-Fading Starlight) hizo gala no sólo de belleza y simpatía, sino de una voz auténticamente preciosa. El momento divertido fue en la interpretación del “Kings Of Metal” de MANOWAR donde justamente en el escenario de al lado el propio ROSS THE BOSS probaba sonido y entre carcajadas repetía –Esta canción me suena :). Lo dicho… Banda curiosa por su concepción y puesta en escena, pero particularmente me cansaron verles en directo.

Si hay alguien a quien realmente tenía ganas de ver era a ROSS THE BOSS tocando esos clasicazos de MANOWAR. Perfectamente rodeado por el magnífico Michael Lepond al bajo y una verdadera bestia de las cuerdas vocales, Marc Lopes. Está claro que habrá un solo Eric Adams en la historia y meterse en los zapatos de éste no es tarea en absoluto sencilla, pero Lopes lo hace de manera magnífica y los fans de ManOwaR agradecemos estas revisiones hacia los tiempos memorables y de oro de la banda. “Blood Of The Kings”, que fue la elegida para abrir el set, fue un verdadero cañonazo y creo que mi garganta se quedó en cada uno de los alaridos del comienzo. Ver a Ross The Boss disfrutar como parte de la historia de ManOwaR, ver a Michael Lepond deleitarse como un verdadero fan… Eso no tiene precio… Os lo puedo asegurar.

“Death Tone” fue sencillamente brutal y “The Oath” atronadora de principio a fin. “Sign Of The Hammer” sonó a gloria bendita y la contundencia de “Blood Of My Enemies” hizo que el headbanging se multiplicara por infinito. También hubo tiempo para dos canciones del bueno de Ross “This Is Vengeance” y “Fistful of Hate” intercalada por la poderosa “Kill With Power” y después de la ganchera “Fighting The World”, vendría la sublime despedida con la majestuosa “Battle Hymn” y el himno “Hail And Kill”. ¿Qué más? A mediados de octubre volverá a la península, a Madrid y Barcelona concretamente, al lado de Bullet y Crystal Viper. No dudéis ni un solo segundo de faltar a la cita.

Decir THUNDER es decir Hard Rock de calidad y eso fue lo que nos regalaron durante los sesenta minutos que estuvieron encima del escenario, y desde ya la calidez y la entrega de su vocalista Danny Bowes son su punto más álgido y disfrutable. La rockera “Wonder Days” fue la seleccionada para abrir su show y que continuaron inmediatamente con la pegadiza “River Of Pain” con un grandísimo solo a cargo del guitarra Luke Morley. También pudimos disfrutar de “Higher Ground” y de la tranquila “Low Life In High Places” donde el vocalista brilló en el atardecer más el que propio sol que no quería esconderse. “Backstreet Symphony” es una canción perfecta y en directo ese perfeccionismo se maximiza hasta llegar a ser incalculable. También hubo tiempo para “The Thing I Want” y la punzante “I Love You More Than Rock ‘N’ Roll”. El medio ritmo “Love Walked In” nuevamente encumbró al vocalista hasta el cielo de los elegidos y la despedida con la contagiosa “Dirty Love” hizo que todos termináramos aplaudiendo, cantando y enloqueciendo.

Lo próximo que seguiría sería la germana DORO, pero basando su setlist en la banda que le hizo famosa, WARLOCK. Nunca fui demasiado admirador de su propuesta de Heavy Metal estándar volcada en sus cuatro únicos discos, por lo que sencillamente fui mero testigo de los más de setenta minutos que duró su actuación, con cierto aburrimiento ciertamente. “I Rule the Ruins”, “Kiss Of Death” y “Make Time For Love” fueron las tres primeras en ejecutar. Después de “Three Minute Warning” y “East Meets West” apareció “Burning The Witches” que a priori captó mi atención, principalmente por la interpretación a las seis cuerdas por parte de Tommy Bolan (el único ex-Warlock). Siguieron con la balada “Für Immer”, “Metal Tango” y el clásico y conocido “All We Are” que fue muy coreado por todos los presentes. Para los bises interpretaron “All For Metal”, única canción solista de la blonda vocalista, y para el cierre la elegida fue “Breaking The Law” de Judas Priest. Los fans de DORO y WARLOCK entiendo que habrán quedado satisfecho por el concierto, yo como he dicho más arriba, se me hizo bastante largo y denso sinceramente.

AMORPHIS contó con uno de los mejores sonidos de prácticamente todo el festival. Y aunque incluyeran en su setlist en cuatro canciones de su última entrega discográfica, el buenísimo Queen Of Time, como fueron “The Bee”, “Daughter Of Hate”, “The Golden Elk” y “Wrong Direction” también hubo tiempo de disfrutar de otras canciones de la camaleónica banda. Por ejemplo “Sacrifice” fue una de las más coreadas y “Death Of A King” sonó directamente perfecta, como si de un disco se tratase. “House Of Sleep” sonó súper contundente y la elegida para decir adiós fue “Black Winter Day” donde la crudeza de apoderó de las guitarras y los viejos fanáticos de la banda deliraron infinitamente.

Comencé la crónica hablando de la continuidad del Festival. Debo decir que, en anteriores ediciones, siempre durante el propio festival, se anunciaban las fechas de la próxima edición y hasta uno de los cabezas de cartel, como ocurriera el año pasado con el caso de NIGHTWISH. En esta oportunidad, no hay ninguna confirmación, ni de fechas ni de bandas para el 2019, y hace unas pocas semanas salió un rumor de la posibilidad de que el Festival se trasladase a la concurrida Benidorm aprovechando la mayor capacidad hotelera de esta ciudad alicantina. De momento no se sabe nada al respecto, sólo espero que después de trece ediciones el festival continúe porque es la cita, casi asegurada, de muchos metaleros españoles y cada vez más visitantes extranjeros. ¡Larga Vida al Leyendas Del Rock!