[crónica] Gloryhammer + Nekrogoblikon + Windrose en Berlin – Festsaal Kreuzberg, 22/01/2020

Texto: Nati P Taviel de Andrade

“European Galactic Terrortour”. Con este título se presenta un tour muy especial de la mano de tres bandas tremendamente divertidas y que nos calentaron la noche de un frío Miércoles de Enero en Berlín. ¡Y que bandas! Wind Rose, Nekrogoblikon y Gloryhammer. Un trío perfecto que nos hizo cantar, bailar y reír con el buen rollo que desprendían. ¿Qué más se podía pedir?

Comenzamos la noche con italianos Wind Rose, una banda de folk/power metal inspirada en los mundos de Tolkien y más concretamente en los enanos. Vestidos de una forma pintoresca y singular que nos recuerda a estos míticos seres fantásticos, la divertida banda nos presentó un breve, pero muy acertado setlist que nos hizo disfrutar y perdernos en el pogo. Nos deleitaron con canciones como “Drunken dwarves”, “Mine, mine, mine” y la grandísima cover de “Diggy, diggy hole” entre otras; conquistando a un público exaltado y que aclamaba a la banda con ganas de más. Todo un auténtico acierto para empezar la noche.

A continuación, los estadounidenses Nekrogoblikon se hicieron con el escenario, dejándonos atónitos a ritmos un tanto esquizofrénicos, guitarras de colores fosforitos, risas falsas que acompañaban los chistes de su cantante Nicky Calonne y un incansable goblin que no paraba de moverse, bailar y vitorear junto al público. Una banda que supo entretener a la gente, cuenta con un directo bastante cañero y divertido, pero que no supo terminar de conseguir sacarle todo su jugo al público berlinés. En más de una ocasión pudimos ver como Calonne intentó arrancar algún circle pit a los asistentes sin éxito alguno, si bien esto no desmotivó a la banda para darlo todo con temas como “Dressed as Goblins” ó la divertida “The magic spider”.  

Ante la divertida mirada de los espectadores, uno de los técnicos de sonido coloca una figura de tamaño natural de Tom Jones delante del micrófono. Las luces se apagan y, para sorpresa de todos, se escuchan las primeras notas de “Delilah”. El público ríe, se mece a ritmo de la canción y finalmente todos acompañamos a Jones cantando el estribillo de este mítico heat de los 70. Una vez la canción termina, el técnico retira la figura de Jones y, a ritmo de “The Siege of Dunkeld (In Hoots We Trust)” aparecen Christopher Bowes (Alestorm) y los suyos para deleitarnos con un concierto de lo más animado. La simpática formación no tuvo que hacer esfuerzo alguno para meterse a un público en el bolsillo que ya los esperaba cargado de júbilo, aplausos y muchas ganas de lanzarse a un continuo pogo que duró hasta el final de la velada.

A ritmo de “Gloryhammer” Thomas Winkler nos entretuvo con una divertida pelea contra un goblin para, posteriormente, quedarse con el martillo y mostrarlo orgulloso a su público. Y es que la magia de la banda radica en sus historias épicas cargada de humor, en los pequeños teatros que acompañan sus canciones, la vestimenta y los personajes que cada uno interpreta y, en definitiva, el buen rollo que inspiran.

Con “Angus McFife”, Winkler pregunta divertido al público por su nombre, haciendo que todo el mundo lo vitoree de manera constante hasta el final de la velada. Y es que Winkler tiene gancho y sabe entretener al público entre canción y canción con sus bromas varias. 

“Magic dragon” fue la cuarta canción de la noche, mítico temazo que nos hizo saltar para zambullirnos en una épica “The land of unicorns”. En este tema, la banda ofrece una camiseta a uno de los chicos del público a cambio de que vaya haciendo crowd surfing hasta la barra y traiga una cerveza a Winkler antes de que la canción termine. Con risas y buen humor, el público ayuda al chico a conseguir su objetivo, resultando uno de los muchos detalles simpáticos de la noche. 

En “The Hollywood Hootsman”, Paul Templing ondea orgulloso lo que debe ser su bandera como caballero y se dirige al público con una actitud bromista, caldeando el ambiente aún más si cabe. Pero es con “Goblin King of the Darkstorm Galaxy” cuando el público se ríe a carcajadas con un Winkler que amenaza con nuestros gritos al malvado goblin, consiguiendo que muera y quedándose con su cabeza. 

Seguimos con “Legend of the Astral Hammer” . Nuevamente Winkler muestra su martillo a un público entusiasta y con “Masters of the Galaxy” llega el turno de James Cartwright para interactuar y divertir al público con una voz distorsionada, perfectamente metido en su papel de guerrero.

Tras interpretar “Hootsforce”, la banda finge despedirse del público para volver con tres joyas: “Rise of the Chaos Wizards”, “Universe on Fire” y “The Unicorn Invasion of Dundee”, tema en el que Winkler se lanza contra Bowes, emperador oscuro de Dundee, para vencerlo en una gloriosa batalla alzando una vez su martillo justiciero. Un final perfecto para una noche épica, llena de historias increíbles, personajes fantásticos y buen metal. ¿Qué más podíamos pedir?