[crónica] Greta Van Fleet + Black Honey + Hannah Wicklund en Madrid – WiZink Center, 04/12/2023

Texto: Mariano Bacigaluppi
Fotos: Sebastián Flores (del concierto en Barcelona)

Mirando la vista atrás, el 2023 fue uno de esos años musicalmente magnífico ya que pude ver por primera vez bandas que llevaba escuchando, y adorando, muchísimo tiempo. En plena Semana Santa fue el turno de los noruegos CONCEPTION qué tras su reunión, y dos cancelaciones pandémicas, cumplieron mi sueño de verles arriba de un escenario después de tres décadas escuchándoles.

PUEDES VER TODAS LAS FOTOS EN ESTE ENLACE.

Con la DIABLO SWING ORCHESTRA pasaba algo similar. Desde que se dieron a conocer, a principios del nuevo siglo, siempre me han parecido una banda única e incluso muchas veces plantee viajar fuera de España para verles, cosa que lamentablemente no se materializó, así que cuando visitaron, en noviembre pasado, la península, con una mini gira, no podía perdérmelos. Y con GRETA VAN FLEET tres cuartos de lo mismo. Desde hace un lustro que llegaron a mis oídos, nunca he dejado de escucharles y, por una cosa u otra, siempre se le negaban sus conciertos en España, pero en el madrileño WIZINK CENTER hubo muchísima magia, repartida en unos mayestáticos ciento cincuenta minutos. ¡Epicidad al máximo!

Greta Van Fleet Barcelona 3 Noviembre 2023

Todo comenzó, puntualmente, a las 19.00hs en un casi vacío Wizink Center, en dónde la americana HANNAH WICKLUND, bien arropada por su banda, se adueñó del escenario… ¡Y de qué manera! Lo primero que te llamaba la atención es la sinceridad con que cantaba cada frase, también honestidad, y una voz desgarradora, pero también intimista, con un basamento lleno de Rock And Roll, pero con un sentimiento superfluo y sentimientos a flor de piel.

Hannah

Hannah

‘Hell In The Hallway’ fue la primera en sonar y seguidamente, sin respiro alguno, la magnífica ‘Hide And Seek’ con unos alaridos desgarradores y, para dar paso, a la magia sonora de ‘Witness’ que fue mi canción preferida de su presentación de poco menos de media hora, con ciertos aires beatlescos y un magnífico uso del Talkbox. Quedaría tiempo para la blusera ‘Strawberry Moon’ y la contundente y sureña ‘Bomb Though The Breeze’. Siendo completamente honesto y sincero, se me hizo tremendamente corta su presentación y me quedé con ganas de más, porque demostró ser un torbellino, a la vez que la dulzura personalizada, según la canción requería. Ojalá, la suerte esté de nuestro lado, y la veamos nuevamente por España.

Hannah

Hannah

La segunda de las bandas, BLACK HONEY, presentaba una apuesta completamente distinta a sus predecesores. El cuarteto, con Izzy Bee Phillips como frontwoman, es una curiosa melange estilística, con un distorsionado y visceral Rock Indie, un Pop pegadizo y muchísimas reminiscencias al rockabilly tarantinesco en varias de sus canciones.

Black Honey

Black Honey

La furiosa y penetrante ‘All My Pride’ fue la primera en sonar, con ciertos guiños a Courtney Love y sus HOLE. Otras de las interpretadas fue la buenísima “Lemonade” con un viaje, sónico, hacia los noventas y al sonido Grunge. En ‘I Like the Way You Die’, por momentos, me recordó a los primeros MUSE y en ‘Corrine’ ese aroma rocanrolero añejo se apoderó de todos nosotros. También habría sitio para presentar el que es el último larga duración de la banda, “A Fistful Of Peaches” con las poperas ‘Heavy y ‘OK’, muy en la onda de The Cardigans, y la más ácida y onírica ‘Charlie Bronson’.

Black Honey

Black Honey

El momento se acercaba, los nervios se maximizaban, y a las 20:45 y con el magnificente telón azul camuflando el escenario, por la PA comenzó a sonar la ‘Starcatcher Overture’, pieza clásica y bombástica creada especialmente para esta gira. El telón cayó y los primeros acordes de ‘The Falling Sky’ comenzaron a sonar y el delirio generalizado empezó a gestarse y la magia de los gemelos Kiszka, con Jake a la guitarra y Josh a la voz, inició su andadura. Así dieron paso a ‘The Indigo Streak’ y, seguidamente, sin respiro alguno a la zeppeliana ‘Built by Nations’ de su anterior placa discográfica. La contundencia de Danny Wagner, a los parches, era más que notoria, pero sin duda alguna la estrella que más brillaba en el firmamento era la categórica voz de Josh Kiszka, y así será durante toda la noche y en las dos horas y media que duró su presentación.

GVF

Lo que vendría a continuación serían de los momentos más mágicos, puros y fascinantes de toda la velada. La interpretación de ‘Meeting the Master’ sería literalmente indescriptible qué, ni con el diccionario de sinónimos a mi lado, sería capaz de hacer justicia con palabras de lo acontecido. Mismísimo caso para la maravillosa ‘Heat Above’, canción que abría su anterior “The Battle At Garden’s Gate” y se manifestó preciosa, sensible y delicada a imagen y semejanza de la voz de Josh Kiszka. Y hablando de él… ¿Cómo describir en un simple texto la trasmisión de sentimientos ejercida en ‘Broken Bells’? Nadie dudaría que el cantante tiene la fórmula alquímica, secreta, para convertir sentimientos en melodías vocales y, esta vez, bien arropado por su hermano menor Sam Kiszka detrás de los teclados.

GVF

Viajaríamos al génesis de la banda, es decir al disco “From The Fires”, y de ahí la banda rescataría la pegadiza y enloquecedora ‘Highway Tune’ que se alargó en el tiempo para fusionarse de manera innata en un Solo de Batería de la mano de Danny Wagner qué fue eficientemente contundente y realmente alucinante como las luces del recinto congeniaban, a la perfección, audiorítmicamente con los aporreos del hábil batería.

GVF

Tras un breve interludio, en dónde los técnicos hicieron cambios varios arriba del escenario, en primera medida Sam Kiszka volvió a dedicarse a los teclados y en compañía de la maravillosa voz de Josh Kiszka versionaron brevemente la conocidísima ‘Unchained Melody’. A posteriori y ya con Jake Kiszka provisto de una guitarra acústica y Danny Wagner de una mandolina, interpretaron deslumbrante e imponentemente ‘Waited All Your Life’ y la sublime ‘Black Smoke Rising’.

GVF

De vuelta a la electrificada normalidad, volvieron a su último “Starcatcher” y desplegaron de él un auténtico trío de ases. En primera medida, la contundente ‘Fate of the Faithful’ con un explosivísimo solo, seguido de ‘Sacred the Thread’ que su introducción instrumental rozó el infinito y ya, por último, la imponente ‘The Archer’.

GVF

Nuevamente abandonarían el escenario y tras unos breves instantes, en dónde el público vitoreaba sin cesar, el polifacético Sam Kiszka se sentó nuevamente en el piano para interpretar, y juguetear, sobre la famosa ‘Rhapsody In Blue” del maestro George Gershwin para enlazarla, magistralmente, con la tremendamente emocionante ‘Light My Love’ en la que varios rostros de los presentes, entre el público, denotaban una extasiada e ilimitada emoción al borde de las lágrimas. Os prometo que fue uno de los momentos pictóricos para retratar y guardan en nuestras retinas, y en nuestra memoria, por mucho, muchísimo tiempo.

GVF

Todos sabíamos que el final se acercaba y el cantante mencionó que la despedida era un hecho, pero que no sería para siempre, sino simplemente, por ahora…. Y así fue que ‘Farewell for Now’ comenzó a sonar, marcando el punto y final de las dos horas y media sónicas que la banda nos regaló.

GVF

Cómo comenzaba diciendo… El 2023 fue, personalmente, un año grandioso en cuanto a conciertos y, sobre todo de bandas que no había podido ver nunca y no me extrañaría que lo vivido con GRETA VAN FLEET entrara en el TOP 5 o TOP 10 de los conciertos de la vida de muchas personas porque, sin duda alguna, fue algo grandioso, con cotas de calidad que llegaban al infinito y, más aún, comparándolas con la mediocridad que reina en la música, en líneas generales, en los tiempos que corren…

GVF

GVF

GVF

GVF

GVF

GVF

GVF

GVF