[crónica] Machine Head en Málaga – Sala París 15, 04/04/2018

Texto: Morpheus Misfit

Imperium
Volatile
Now We Die
Beautiful Mourning
The Blood, the Sweat, the Tears
Kaleidoscope
Darkness Within
Catharsis
From This Day
Ten Ton Hammer
Is There Anybody Out There?
Locust
Bastards
Bulldozer
Killers & Kings
Davidian

Encore:
Behind a Mask
Seasons Wither
Take My Scars
Block
Aesthetics of Hate
Game Over
Old
Halo

No lo vamos a negar, había muchas ganas de este concierto de Machine Head. Es cierto, hemos criticado su nuevo álbum “Catharsis” de manera bastante dura, pero es que dentro del universo Machine Head (aunque siga siendo un buen álbum para cualquier banda estándar de metal) no cumplía con los requisitos. Eso no tiene nada que ver con el directo de la banda, que se sobra de clásicos y sigue gustando como la primera vez.

Esta gira estaba algo “maldecida” desde el principio: Robb Flynn había tenido que cancelar varios conciertos en EEUU nada más arrancar la gira y por problemas con su voz, todo ello llevando a generar dudas sobre sí finalmente vendrían a Europa o no. Nos temblaron las piernas cuando cancelaron la fecha de Valencia junto con otras más en su periplo europeo, pero una vez llegaron a Santiago de Compostela sabíamos que finalmente los tendríamos en la París 15 para disfrutarlos junto a otros 1000 metalheads que se dieron cita en Málaga. Con su política de no tocar en festivales de verano, siguen desplegando ese show al que llaman “An Evening With Machine Head”, o lo que es lo mismo: sin teloneros y con la banda tocando un set de más de 2 horas repasando todos los éxitos.

Hace 2 años los vimos en Granada (puedes leer la crónica AQUÍ) y en ese entonces Phil Demmel deslució algo el directo del grupo por problemas de salud, cosa que cambiaría para este tour donde se lo vio bastante participativo, apoyando a Flynn en ese papel de director de orquesta y maestro de ceremonias. En realidad todos parecían bastante enchufados, y aunque el teatro de “sois el mejor sitio donde hemos tocado, tenemos que volver” tenga que desplegarse en cada ciudad, por las caras de felicidad de los personajes encima del escenario podemos creernos que anoche Machine Head sí salieron sorprendidos de su primera visita a esta ciudad andaluza. Lo comentábamos con unos amigos antes de entrar al concierto, y es que en cuanto a niveles de popularidad puede que se trate de la banda de metal más grande que haya pisado el escenario de la París 15.

Por suerte todo fue rodado: un sonido aunque no perfecto sí bastante destacable (algunos graves se perdían o parecían no existir en la primera media hora del grupo, cosa que fue mejorando según pasaban las canciones y dependiendo del sitio de la sala donde estuvieses ubicado) y un público totalmente entregado hicieron que esas 2 horas y varios minutos no se sintiesen ni forzados ni pesados. Por poner una pega podría decirse que algo de punch si faltaba en el sonido (si tenemos en cuenta las visitas anteriores como las de Amon Amarth y Dark Tranquillity) pero puede que Machine Head no sean de esas bandas que necesiten ponerlo todo a tope para causar una reacción.

En un set tan largo era obvio que habría momentos de descanso, y canciones que hacían un flaco favor a la adrenalina desplegada en las primeras filas (véase “Behind A Mask” justo después de “Davidian”, o incluir en el set esa canción “Is There Anybody Out There?” que no aparece en ningún álbum, pero todo ello no llegó a deslucir un concierto brillante donde “The Blood, the Sweat, the Tears”, “Imperium”, “Aesthetics of Hate”, “Now We Die” o la final “Halo” sonaron a pura gloria. Hay que reconocer que nuevas como “Catharsis” o la polémica “Bastards” funcionan mejor en directo que en disco, y quizás con el paso del tiempo se conviertan en fundamentales para su set, pero al menos por ahora fueron simplemente anecdóticas.

Al César lo que es del César, y aunque Robb Flynn sea un bocazas, haga experimentos raros con su grupo, y le guste eso de ser el centro de atención en cada momento, para él dar un buen concierto es como respirar. Es un perro viejo, se sabe los trucos, y con un simple gesto tiene a todos comiendo de su mano. Son Machine Head, y aunque en Málaga decir que “hicieron historia” puede quedar grande, sí que dieron un show de esos que se recordarán durante meses.