[crónica] Rammstein + Duo Jatekok en Barcelona – RCDE Stadium, 01/06/2019

Por Alex P

Quizás muchos esperaban que el próximo paso de Rammstein por nuestro país fuese en un festival, lo más seguro el Download Madrid tras haber pasado por el Resurrection Fest hace 2 años. Es normal, tras formarse a mitad de los 90´s y aventajar con soltura a compañeros de género como Oomph! o Die Krupps, ya se nos haría raro verlos en un pabellón ¿Imaginas toda la producción que llevan los alemanes en un WiZink? Uno ya hasta se atreve a decir que se les quedaría pequeño.

Lo que muchos no esperaban, a lo mejor ni la propia banda, es que el salto a los estadios europeos fuese tan bueno ¿Qué el 90% de la gira europea sea un sold out estaba en los planes? Sin unos teloneros de renombre, con un disco que ha recogido opiniones dispares a pesar de las polémicas creadas, Rammstein han dado el paso porque saben que los fans que llevan cosechando a lo largo de todos estos años responderían a la llamada. También hay que tener en cuenta que los grandes dinosaurios del rock se van apagando poco a poco, y el sabor de este tipo de macro-conciertos que más que un simple directo se convierten en un recuerdo épico para muchos, es una experiencia que los más jóvenes también quieren experimentar mientras sean jóvenes. En Barcelona 40000 personas no dudaron, y podrían haber sido más.

El lugar elegido resultó ser un gran acierto, porque el estadio del Espanyol dio la talla no solo en cuanto a espectáculo (que de esto viven mucho Rammstein) sino también en cuanto a sonido (algo de lo que la mayoría se ha quejado en las visitas de los grandes nombres en eventos recientes). La comodidad por encima de todo, la tranquilidad en el acceso al recinto, suficientes lavabos, barras, servicios básicos y una buena comunicación con el transporte público de seguro va a hacer que muchos promotores se planteen en considerarlo como una opción muy válida para macro-eventos del futuro. Se hizo muy cómodo y llevadero, teniendo en cuenta los inconvenientes de sitios como Montjuic o Wanda Metropolitano por poner situaciones similares.

Se hace bastante curioso que como teloneros hayan elegido al dúo de pianistas franceses DUO JATEKOK, porque ¿Una banda tributo y encima haciendo canciones de la banda que vendrá después? Pensaba que Rammstein estaban siendo ingenuos con esto (o muy listos) pero resulta que ya lo habían intentado en Francia en 2017 y les había ido bien ¿Por qué no repetir el experimento? Si ya el grueso del público que acude a este tipo de eventos “pasa” un poco de los teloneros, quizás hacer este tipo de cosas “tributo” logre captar más su atención. Hay que decir que lo de Duo Jatekok pasó un poco desapercibido a excepción de dos momentos puntuales en los que interpretaron grandes hits de la banda alemana, pero sirvió para tranquilizar un poco el nerviosismo de ver que hacían Rammstein en el concierto que más gente congregarían en España en toda su carrera.

Ahora presta atención al setlist que eligieron Rammstein para su concierto en Barcelona:

Was ich liebe
Links 2-3-4
Sex
Tattoo
Sehnsucht
Zeig dich
Mein Herz brennt
Puppe
Heirate mich
Diamant
Deutschland
Radio
Mein Teil
Du hast
Sonne
Ohne dich
Engel
Ausländer
Du riechst so gut
Pussy
Rammstein
Ich will

¿No lo ves algo raro? ¿Pueden dejar de lado favoritas del público como “Amerika” o “Feuer Frei” y salir airosos? Hubo quejas en este sentido, y a pesar de ser un gran seguidor de Till Lindemann y los suyos tengo que reconocer que su apuesta se puede hacer monótona de gira en gira, porque ¿Cuánto fuego más se puede meter en un espectáculo y seguir siendo innovador? Rammstein tienen el factor “Rammstein”, es como aquello de que el sexo vende, y hay mucho de erotismo en la apueta cuadriculada de sus riffs, de sus melodías, de su sonido machachón muy cercano al discotequero siniestro, pero si además llevan un escenario como el de esta gira donde ves colores y artefactos que no esperas a primeras, donde aunque todo esté muy ensayado como en una obra de teatro tiene un aire de espontaneidad, y donde se le da un papel protagonista a canciones que se acaban de publicar hace solo semanas al final acabas tragándote el cuento y te vas a casa con un buen sabor de boca.

Eso es algo que me ha gustado bastante de esta gira, la fuerza con la que apuestan por su nuevo material sabiendo que hay ahí dos o tres canciones que serán inamovibles en el set en unos cuantos años. No dio la sensación de que las canciones no estuviesen lo suficientemente rodadas teniendo en cuenta que su fecha en Barcelona era de las primeras de la nueva gira, pero por sobre todo se les ve confiados y seguros con cócteles molotov como “Deustchland” o “Ausländer”.

Lo visual es casi el 70% de todos sus directos, y por suerte no escatimaron en pantallas led, luces que deslumbraban a todos, arcos de fuego, cañones, carritos de bebé en llamas y demás artefactos que hacían alegoría de ciertos clásicos del cine más siniestro…hasta un jodido ascensor en la parte central del escenario. También recuperan el cañón con forma de pene que escupe “semen” cuando es el turno de “Pussy”, o achicharrar al tontito de Flake Lorenz en “Mein Teil”. Musicalmente hablando uno se pregunta como Rammstein han conseguido tanto con tan poco, pero la verdad es que la violencia y la polémica se venden como pan caliente por las mañanas. El baño de masas así lo ha demostrado, ya siendo en patera o con un Till Lindemann de lo más participativo con el público hasta para pedirse una cerveza.

Que le quiten lo bailado a Rammstein, no solo han conseguido hacer un récord personal de audiencia en la Península, sino también su mejor concierto en todos los niveles. Si lo que hacen te gusta puedes decir sin vergüenza y sin temor a pecar de ingenuo que ha sido el mejor concierto del estilo en lo que llevamos de año. Rammstein ya se sientan en la misma mesa que Metallica o Maiden.