[crónica] Resurrection Fest 2022 – Viernes 01 de julio

Texto: Jorge Fretes
Fotos: Sebastián Flores

La actual edición del Resurrection Fest no se escapa de cambios de última hora y soluciones sobre la marcha, algo comprensible ante la huelga de transporte aéreo, los casos de contagios en el seno de las bandas, y cientos de imprevistos que suelen ocurrir en eventos de este tipo. Es de agradecer que con todo y eso el festival no baje los brazos y consiga echar adelante una edición de 15 aniversario en la que lo positivo va ganando.

PUEDES VER TODAS LAS FOTOS EN ESTE ENLACE.

El viernes despertábamos con la noticia del cambio de la actuación de Korn, teloneros del último día, para las 16:00 y con un recorte de 15 minutos en su set. Además habían cancelado otras cuatro bandas y se habían añadido reemplazos de última hora, también ajustando horarios y moviendo fichas para que nada empañara otro año glorioso en Viveiro.

SFS_0612

Arrancamos el día con Turbokraks en el escenario Chaos. Su post hardcore nos pilló por sorpresa y nos motivó a seguirles el juego en un frenesí de actitud y distorsión a partes iguales, con letras cachondas y dando un buen repaso a su ‘Ahora Bien’ de 2019 en el que los de Ferrol nos dejaron un buen sabor de boca que va a tardar en irse.

Graveyard ponían el Ritual patas arriba, consiguiendo arrancar un gran sonido de uno de los escenarios que más opiniones divididas vuelve a tener este año entre los presentes. Su ancient death metal con piscas de thrash y NWOBHM sirvió de reanimador a horas tan tempranas, pudiendo demostrar también lo bien que suenan en directo canciones de ese ‘Hold Back The Dawn’ de hace unos años.

SFS_7401

Los ingleses Our Hollow Our Home estallaron como un obús sobre el escenario principal y rindieron buena cuenta de su metalcore machacón para levantar polvadera en los circle pits y walls of death que se formaron a su paso. El quinteto inglés confirmó su popularidad en tierras españolas y pude rendir buena cuenta de ese ‘Burn In The Flood’ del año pasado.

El día se convirtió en noche de tormenta con la oscuridad de Tottengott. Nos trasladaron a los avernos con un bombazo de canciones que redondearon la marcada estética de la banda, recordándonos por momentos a los Celtic Frost más primitivos. Los asturianos fueron oscuros y amenazantes, desgranando temazos de su ‘The Abyss’ de 2019.

SFS_0420

Caliban decidieron tirar de set más cañero esta vez y fueron los grandes triunfadores de la tarde en el escenario principal. Es lo que tiene meter solo singles en un repertorio que se hizo bastante corto, y más cuando un diferencial saltó en la penúltima canción cortando el set abruptamente. Andreas Dörner salió como un cohete y se gustó sobre las tablas, también dejándose caer sobre las primeras filas con temazos del ‘virUS’ y su versión especial del “Sonne” de Rammstein.

SFS_7121

Thirteen Bled Promises hacían las delicias de los seguidores del metal extremo en el escenario Ritual, con un sonido abrasivo y conciso en el que partieron más de un cuello. Su death metal técnico y alienígena dio buena cuenta de ese ‘Foundation’ lanzado el año pasado, y los madrileños nos abdujeron a todos dentro de su particular mundo.

SFS_0683

Jinjer eran uno de los más esperados del día, y no defraudaron en el escenario principal. Mención especial a su técnico de sonido, que hizo que aquello fuese quizás de lo que mejor ha sonado en todo el festival. Tatiana y los suyos aprovecharon el espacio para lanzar su mensaje de paz en tiempos de guerra en su Ucrania natal, pero lo que más habló por ellos fue un sonido sin fisuras donde hubo tiempo para unos gloriosos “Pisces” y “Vortex”.

SFS_0708

Il Niño fueron el punto nostálgico, con nuevo frontman pero con las mismas canciones y sonido de siempre. Un viaje en el Delorean hasta 2005, con el chandal metal por bandera pero con un sonido contundente con chapurreos de español. Trallazos como “I Am Loco” o “How Can I Live”, canción final de un set muy energético.

SFS_1009

Había mucha expectación sobre lo que harían Rise Against en el escenario principal. De todos es conocida la fama de la banda de dar una de cal y otra de arena en sus conciertos, especialmente en el apartado vocal, pero hay que decir que estos dos años de parón obligado por el covid han hecho que la voz de Tim McIlrath haya mejorado bastante.

SFS_1223

“Prayer Of The Refugee”, “Satellite” o “Ready To Fall” cayendo de las primeras en el set para animar esos pogos donde se perdieron varios móviles, incluido el de este humilde servidor, pero poco importaba al disfrutar de la vida y del momento. Los de Chicago se sabían ganadores y estaban disfrutando sobre las tablas, Tim se lanza al público, hace el espectáculo con un megáfono, da un par de discursos y vuelve loca a la peña con un final con “Give It All” y “Savior”. Hasta la acústica “Hero Of War” dedicada a Ucrania fue adrenalina pura.

SFS_1193

Los parisinos Hangman’s Chair fueron una inclusión de última hora en el festival que supo a gloria, especialmente para los seguidores del stoner y del doom atmosférico. Su música fue como una droga tranquilizante, y pudieron demostrar con sus nuevas canciones el por qué su recién editado ‘A Loner’ es uno de los lanzamientos más comentados en la escena. Un juego de luces que les favoreció, un sonido que hasta entonces no habíamos escuchado en el Ritual, y el resto fue magia.

Los ames o los odies, hay que reconocer que lo de Sabaton es un show de primera con todas las armas que te puede brindar la producción de un cabeza de cartel. Los suecos arrastraron a una gran masa de sus tropas al escenario principal, y como ya lo hicieron en el pasado en el festival, era consenso unánime que lo suyo fue un concierto a la altura de lo esperado. Gracioso que Joakim haya tocado un trozo de Judas Priest durante “Resist And Bite”, y un final con “To Hell And Back” más que esperado pero no por ello menos espectacular.

SFS_7736

No olvides seguirnos en redes sociales para estar actualizado de todo lo que está pasando en esta accidentada pero grandiosa edición aniversario del Resurrection Fest.