[crónica] Sonic Blast 2022 – Vila Praia de Âncora (Portugal) 11 al 13 de agosto

Texto: José Carlos De Marte

Las playas idílicas de Âncora acogieron esta nueva edición de Sonic Blast 2022, un evento que reúne a fans del doom, heavy psych, psicodelia y stoner de toda la península (y parte de Europa por lo que pudimos comprobar en el festival).

El entorno, con nueva ubicación ya que era la primera vez que se realizaba en Âncora en vez del ya tradicional Moledo, es realimente espectacular y todo hacía presagiar una satisfactoria experiencia rockera a base de riffs de guitarra, bajos distorsionados y frecuencias bajas, muy bajas. También esta nueva edición suponía un salto cuantitativo y cualitativo respecto a ediciones anteriores. Sonic Blast se hacía mayor. Más bandas, más escenarios, más gente, más de todo en general.

El resultado ha sido un éxito rotundo de asistencia (sold out) y una experiencia por lo general muy enriquecedora, quitando algunos problemas logísticos que podríamos considerar normales dado el salto en volumen que había dado el festival en esta edición 2022 (taquillas, zonas de descanso para sentarse, servicios…). Estamos convencidos de que ajustarán eso en futuras ediciones.

En la fiesta presentación, el miércoles 10 de agosto, ya se intuía que la afluencia al festival iba a ser muy buena, a pesar de lo relativamente desconocidas que eran las bandas que participaron ese día en el escenario más pequeño (Stage 3). Sorprendieron Temple Fang con una stoner prog con aires elderianos y una ejecución y trabajo vocal francamente buena. Más de un asistente se fue preguntándose por ellos y si no hubieran merecido estar en alguno de los escenarios grandes.

Además de ellos pudimos ver a El Perro, liderados por Parker Griggs, (Radio Moscow), quien animó al respetable con un funk rock 70s sencillamente magistral, y un nivel musical altísimo. Repetirían concierto El Perro el día 2 en el escenario 2 con un volumen de público mucho mayor.

Día 1

El primer día, y bien temprano, nos encontramos con la primera gran sorpresa del festival. Una vez concluida la hipnótica actuación de Madmess, los noruegos The Devil and The Almighty Blues engatusaban al público en el Escenario 1 (bastante numeroso a pesar de la hora temprana) con un blues roto sensacional y una carismático frontman que llevó a cabo una de las mejores actuaciones vocales de todo el festival.

Dejaron una gran sensación entre el público asistente. Los también noruegos Slomosa cogieron el testigo en el escenario 2 con su Stoner rock directo y con toques alternativos llevando a cabo una gran actuación. Banda al alza compuesta por gente muy joven que está participando en muchos eventos del género. gustaron y mucho. Indudable calidad la de los norteamericanos King Buffalo, con su heavy psych con altos elementos progresivos y una calidad técnica encomiable. Un poco de psicodelia y stoner rock clásico con Meatbodies y el Zamrock exótico de W.I.T.C.H antes de uno de los platos fuertes del día.

Los legendarios Nebula visitaban Sonic Blast con ganas de mostrar porque son un referente del género a pesar de los años. Y dieron un show a la altura de su nombre. Gran actuación de Eddie Glass y compañía. Stoner de alto octanaje que dejó al publico con ganas de más. Tras ellos, Stöner, banda que consta con auténticas leyendas del género entre sus miembros, dieron un show correcto con sensaciones dispares entre el público que parecía no acabar de conectar con la super-banda.

Por último, pudimos asistir a la gran actuación de la que parece será una banda referencia del género en los próximos años. Nadie puede negar el ascenso meteórico en la escena Stoner de los franceses SLIFT. No decepcionaron los de Touluse, con un show vibrante aderezado con pasajes psicodélicos de calidad. Realmente esta formación se las ha ingeniado para insuflar aire fresco a un género muy masificado, y su punto de energía y agresividad les está dando muy buen resultado.

Día 2

El segundo día del festival presentaba a una de las bandas fetiches del género doom/sludge y posiblemente un referente de los últimos 20 años. Nada más y nada menos que Jos Oburn y sus legendarios Electric Wizard hacían acto de presencia en el Sonic blast para delicia de los muchísimos asistentes al festival.

Antes esperaba un día largo de lleno de actuaciones interesantes. Empezamos pronto con Rosy Finch en el escenario pequeño. Gran actuación de la banda de Alicante con un grunge stonerizado que conectó con el público y que además dejó a las claras que son una banda con experiencia y muchas tablas, compuesta por músicos de calidad.

A pesar de tocar muy temprano hubo una asistencia de público considerable y causaron muy buena impresión además de presentar un sonido fantástico, aun llevando a cabo el show en el escenario con más limitaciones técnicas. Siguieron las germanas 24/7 Diva Heaven con un gran derroche de actitud, aunque con un registro musical algo diferente a lo que se destila en el festival, acercándose más su estilo al garage punk rock.

Sin casi tiempo para respirar nos dirigimos a presenciar el ritual de los malagueños Lunavieja. Gran show y sonido de una banda que está dando mucho que hablar y que ofrecieron a los allí presentes un gran espectáculo. Lunavieja, además de tener grandes riffs en sus temas, tienen una puesta en escena realmente peculiar y que no suele dejar indiferente a nadie. El público pareció disfrutar mucho de su propuesta a pesar de no ser la hora que más beneficia este tipo de performances.

El stoner noise de los británicos Pigs x7 y el funk rock de los 70 de El Perro calentaron al público de lo lindo durante la tarde. En el escenario 1, al atardecer, mención especial para otra de las sorpresas del festival. Frankie and The Witch Fingers sorprendieron a propios y extraños con un increíblemente bien hilado garaje rock, con algunos elementos fuzzeros aderezando el conjunto, y una puesta en escena salvaje (sobre todo su vocalista). Componentes muy jóvenes y con una gran puesta en escena que estamos convencidos darán mucho que hablar.

Con la caída de la noche y la llegada de la oscuridad literal, hacían acto de presencia otro peso pesado de la escena doom europea. Conan y sus riffs abisales dejaron satisfechos a aquellos que venían buscando la pesadez extrema y la gordura abusiva en el tono de guitarra. Set muy completo los británicos, que a día de hoy necesitan poca presentación, y están bien posicionados como un referente del doom más oscuro y pesado del continente.

El día acabó apoteósicamente con la actuación de Electric Wizard. Jos Oburn y los suyos hacían acto de presencia para deleite del público (masiva asistencia para ver a este cabeza de cartel) y dieron un recital de doom/sludge metal con una puesta en escena sencillamente espectacular. Proyecciones de cine de los 70s con elementos ocultistas y satánicos que unidos a los sabbathicos riffs y la desesperada voz de Jos hacían del conjunto la experiencia definitiva en cuanto al género se refiere. No faltaron clásicos como “Funeralopolis” y otros temas más recientes como “See you in hell”. Satisfacción plena entre los asistentes y una directo muy recomendable.

Día 3

El tercer día arrancaba con mucha espectación para ver lo que hacían Bobby Liebling y sus Pentagram, banda en activo desde los 70’s y uno de los pioneros del doom metal junto a Candlemass, Trouble y Saint Vitus quienes acabaron por llevarse una nota alta gracias al gran estado vocal de Bobby y el desparpajo del resto de la banda.

Entre lo más destacado del día estuvo la segunda actuación de Deathchant, banda de Los Angeles a medio camino entre Red Fang y Iron Maiden que ya habían actuado la noche anterior y repetían en Àncora dejando a todos sorprendidos y levantándose como una de los mejores descubrimientos entre su energía sonora y su gran puesta en escena.

The Atomic Bitchwax son otros clásicos que no nos pudimos perder, con esa mezcla de rock psicodélico y progresivo que llevan haciendo las delicias de todos los stoners desde principios de los 90’s. No defraudaron, era la última fecha de su gira de verano y sacaron fuerzas de no se donde para dejarnos a todos con un gran sabor de boca.

Si hablamos de conciertos épicos del último día tenemos que recordar el gran set que realizaron los griegos 1000 Mods, arropados por el excelente sonido que lograron arrancar del escenario y por como se lucieron sobre todo recordando canciones de su primer álbum. En su línea, o sea realizando conciertos bastante buenos y energéticos, se mantuvieron grandes nombres como Orange Goblin y Weedeater, algo que quizás no resultó del todo para My Sleeping Karma.

Entre el gran ambiente vivido, la gran afluencia de público, las bandas realizando sets como si les fuese la vida en ello, la gran organización y el entorno, comprendemos por qué el Sonic Blast sigue siendo una de las citas europeas de este género que más fama está cogiendo cada verano. Toda esa positividad se traduce en ganas de querer volver, y esperamos hacerlo.