[crónica] Steven Wilson en Madrid – Sala La Riviera, 16/01/2019

Texto: Mariano Bacigaluppi Beguiristain
Videos: Youtube

Ésta es una de esas crónicas difíciles de escribir y de encarar y os preguntaréis porqué… Más allá de que Steven Wilson sea uno de mis artistas favoritos y de haberle visto tres veces en su faceta solista, y alguna más al frente de PORCUPINE TREE, siempre me quedo con la sensación de que le dedico pocas palabras y de que los calificativos existentes en el diccionario nunca serán suficientes para saber apreciarle y adjetivarle con suma justeza…

Tirando de RAE me encuentro con esta definición: Capacidad mental extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables. Esa es la descripción de la palabra genio… ¿Alguien duda, a estas alturas, de qué a Mr. Wilson le encaja como anillo al dedo? Yo no lo dudo ni una milésima de segundo…

Como comenzaba diciendo, ésta era la tercera vez que le veía arriba de un escenario, de manera solista, y cada una de ellas sirvió como presentación de los tres últimos discos del artista y siempre aquí en España bajo la tutela de la promotora Madness Live! y el apostar por artistas de este calibre y magnitud, sinceramente, es digno de agradecimiento.

Sin más preámbulos contaros que las puertas se abrieron con una extremada puntualidad inglesa a la hora prevista, a las 19:00hs, y exactamente sesenta minutos después, y tras un pequeño corto llamado “Truth” el quinteto arrancó con la maravillosa Nowhere Now en donde desde el segundo uno la perfección se hizo presente y al cerrar los ojos era escuchar la propia grabación en formato discográfico. Mismo caso con la magnífica Pharia que pese a que la cantante femenina, Ninet Tayeb, saliera a través de la gigantesca pantalla, Steven Wilson con la sensibilidad a flor de piel hizo su magia y a posteriori la banda entró al completo con un Nick Beggs provisto de un stick tocando maravillosas y delicadas notas.

Un pequeño viaje a su anterior disco, “Hand Cannot Erase”, den formato dual y de manera progresiva. Home Invasion + Regret #9 hicieron despertar al hammond de Adam Holzman y a las síncopas del buenísimo Craig Blundell tras los parches y, como no, al virtuosismo guitarrísitco de Alex Hutchings. Un nuevo salto hacia el pasado, pero más extenso aún, y para la interpretación de The Creator Has A Master Tape de PORCUPINE TREE que realmente fue un torbellino sónico acompañado de un viaje visual proyectado en la pantalla ubicada al fondo del escenario.

Nuevo giro hacia el presente, y a su última entrega discográfica “To The Bone” con la maravillosa y fantástica Refuge que en directo se volvería poderosamente intensa y sinestésica. Ésta daría paso a mi canción favorita de su último CD y la cual tenía muchísimas ganas de escuchar. The Same Asylum As Before es de esas canciones perfectas, que lo tiene todo, y en donde la emoción, el virtuosismo y los sonidos progresivos se dan la mano y recorren juntos ese camino de seis minutos que tiene de vida. Ancestral sería la siguiente en interpretar para posteriormente desaparecer del escenario por unos cuantos minutos y así dar paso a la segunda de las partes que tenía programada el show.

El batería Craig Blundell sería el primero en retornar al escenario, seguido por Nick Beggs y luego los demás integrantes se irían sumando para interpretar la kingcrimsonesta No Twilight Within The Courts Of The Sun, y convirtiéndola en la única mención al primer disco solista del artista “Insurgentes”. Del gran “Grace For Drowning” rescatarían la compleja y oscura Index para nuevamente volver al presente y representar la bailable, divertida y popera Permanating donde previamente Steven Wilson mostró su opinión acerca del Pop actual y de la desaparición de la guitarra eléctrica en él… ¿Todo tiempo pasado fue mejor? Parece que para la música popular, la respuesta se inclinaría por la afirmación…

La misteriosa Song Of I fue la siguiente en sonar, para casi inmediatamente dejar lugar a la que quizás sea una de las canciones más hermosas escritas por el artista en toda su carrera. Lazarus, de PORCUPINE TREE, es delicada, bella, sensible, sutil y extremadamente exquisita. Es una canción que nos enseña a amar la música, a vivirla y, sin duda alguna, a dar gracias porque exista y haga nuestra vida mejor. El progresivo volvería de la mano de Detonation con una nueva muestra de maestría instrumental del quinteto, pero a destacar sin duda alguna el trabajo de Craig Blundell en la batería y el bajo de Nick Beggs.

Otra de las bellezas sonoras de su último larga duración haría acto de presencia. Song Of Unborn sonó preciosa, esperanzadora y como un perfecto bálsamo sonoro para los oídos de todos los presentes. Más sonidos progresivos aparecerían con Vermillioncore y así llegaría un nuevo recuerdo a la banda que ubicó a Steven Wilson en el panorama musical… Sleep Together descargó toda su furia y su ascetismo arriba del escenario y tras más de dos horas largas, la banda nuevamente se ausentaría de escena por unos instantes.

El maestro de ceremonias volvería acompañado de una guitarra acústica y del teclista Adam Holzman para interpretar otra maravillosa canción de otro de los extraordinarios proyectos por los que pasó en su vida musical… Blackfield es el nombre de esa canción y que también daba nombre a ese proyecto… Y a su primer disco J.

Llegaría otro momento mágico de la noche y sería la redención a otro gran artista, del cual Steven Wilson es un devoto absoluto… PRINCE ha sido un genial y completísimo artista y compositor y su homenaje fue con la canción Sign ☮ The Times donde el Fuck y Rock hacen buenas migas y el solo de guitarra, ejecutado por el propio Wilson, es una auténtica delicia.

Aún quedaría tiempo para más… La última de las menciones a PORCUPINE TREE sería con la fascinante y magnífica Sound Of Muzak y para el final la elegida fue mi canción favorita… The Raven That Refuse To Sing no sólo creo que sea la mejor canción que el artista haya compuesto en su vida, sino que es una de las mejores canciones que je escuchado en mi vida. Sus ocho extraordinarios minutos contienen tristeza, sentimientos, furia, nostalgia, soledad, pena y magia… Mucha magia.

Miré el reloj y eran las 23:15hs… Tres horas y cuarto después de que el concierto hubiera dado inicio… ¿Ahora veis por qué decía qué siempre me quedo con la sensación de que le dedico pocas palabras y de que los calificativos existentes en el diccionario nunca serán suficientes para saber apreciarle y adjetivarle con suma justeza…?

Set 1
Nowhere Now
Pariah
Home Invasion
Regret #9
The Creator Has a Mastertape (Porcupine Tree)
Refuge
The Same Asylum as Before
Ancestral

Set 2
No Twilight Within the Courts of the Sun
Index
Permanating
Song of I
Lazarus (Porcupine Tree)
Detonation
Song of Unborn
Vermillioncore
Sleep Together (Porcupine Tree song)

Blackfield (Blackfield)
Sign Of the Times (Prince cover)
The Sound of Muzak (Porcupine Tree)
The Raven That Refused to Sing