[crónica] Vampire Productions Fest en Málaga – Sala La Trinchera, 10/12/2016

Texto: Morpheus Misfit
Fotos: María Guerrero

Montar un festival enfocado en el metal industrial es sin duda una apuesta arriesgada, pero ciudades como Málaga necesitan justo eso para ir creciendo en oferta y en cultura.

PUEDES VER TODO EL ÁLBUM DE FOTOS AQUÍ

Vampire Productions Fest ha hecho algo muy importante en su primera edición, y eso fue reunir a las bandas mas punteras de la escena española actual del género, añadiendo color al asunto completando su cartel con otros sonidos lejanos del industrial pero cercanos al metal de primera línea.

Red SoilPuntuales, a las 21:30 arrancaron Red Soil con su estética post-apocaliptica y su sonido melodeath. Habíamos escuchado de ellos por sus conciertos al lado de bandas como The Agonist o Noctem, y en directo son más una mezcla de las influencias que citan abiertamente: In Flames y Dir En Grey. De los primeros incluso realizaron una versión de “The Quiet Place”, y como ellos su mayor fuerza se centra en unas guitarras cortantes y una batería sólida. Ganas y energía es lo que demostraron al abrir el Vampire Prods Fest, un show atrevido y entretenido que quizás con mas tablas y una vez desprendidos de las marcadas influencias puedan dejar brillar en la oscuridad.

La Skala de RichterSeguían la noche La Skala de Ritcher, quienes fueron los que mas sufrieron de los problemas de sonido durante el festival (incluso llegando a frenar su actuación). La sala Trinchera goza de el equipo físico y humano suficiente para este tipo de eventos, pero al parecer esa noche no contaba con su técnico de sonido residente, lo cual se vio reflejado durante las primeras actuaciones. Con mucha paciencia los de Almería continuaron, centrados en la voz de Juan Contreras Fernandez y la guitarra de Martin Oller Ocampo como gran aliciente. La voz del primero (de carácter operístico), aunque potente, es quizás de lo que mas cuesta que entre a primeras en su estilo de metal contundente…e incluso gana enteros cuando tira por derroteros guturales. Sea como sea supieron salir al paso de las adversidades y sobre el cierre de su actuación se atrevieron con dos versiones clásicas: Dio y Black Sabbath.

MorphiumMorphiuM, de Girona, serían los siguientes en darle continuidad al festival. La noche anterior habían realizado un show para 700 personas en su ciudad, habían llegado esa misma noche a Málaga para el concierto y el cansancio era palpable (tanto que hasta su vocalista lo comunicó al principio de la actuación). El sonido tampoco les acompañó a ellos, pero poco les importó ya que siendo quizás la banda con mas experiencia del cartel dieron un repaso de metal contundente con guiños al industrial, dejando también que su estética tenga un papel importante. Supieron levantar al público a base de grandes canciones de su nuevo “The Blackout” y dejaron muy buen sabor de boca.

KillusLos alicantinos Mind Driller supusieron una mejora bastante considerable al sonido del festival. Con tres voces sobre el escenario fueron la banda mas versátil de lejos, y con una apuesta divertida a la par que participativa daban la sensación de llevar en el mundillo varias décadas. Pequeño se les quedó el escenario, hicieron bailar y exprimieron hasta el máximo la voz de Estefania Aledo (que contrasta bastante con las otras dos). Penes de goma, maquillaje, vestuario, y música entretenida, fueron los mejores de la noche.

Y ya solo quedaba la actuación de los cabezas de cartel. Killus, los de Vilareal, venían a descargar temas ultrazombies para docenas de seguidores entusiasmados. Tras anunciarse que tocarán en el Resurrection Fest el próximo año, y con pasadas giras al lado de bandas como Ministry o Dope, la expectación era máxima. Suerte que supieron sobrevivir a la misma y dar un concierto de 10 dentro de su género, sonando de escándalo y derrochando carisma. Se metieron bastante en el papel que estaban interpretando, y metieron al público en esa pesadilla que estaban creando. Personalmente algo lineales en sus canciones, con un show de 1 hora que puede empezar a sonar monótono, pero un gran cierre de cartel por todo lo alto.

El primer Vampire Productions Fest culminó de manera satisfactoria y dejando buen sabor de boca. Ha servido para coger apuntes sobre que hacer y que no hacer en una nueva edición pero por sobre todo ha dejado claro que son un soplo de aire fresco en la escena malagueña, una alternativa que gracias a una buena producción y un buen cartel será recordado con una sonrisa.

Red Soil

Morphium

Mind Driller

Mind Driller

Killus

Mind Driller

La Skala de Richter

Killus

Killus

Morphium

Red Soil

header brush goetiamedia