[crónica] Watain + Abbath + Tribulation + Bölzer en Barcelona – Sala Apolo, 24/09/2022

Texto: Mary Carmen Lozano
Fotos: Mary Carmen Lozano

El pasado sábado nos encontramos con una de las giras de metal extremo más completas de lo que queda de 2022. Si olvidamos el pequeño detalle de que seridora se confundió, y se fue directa a la sala Bóveda en vez de la Apolo, podemos sentenciar que fue una noche para recordar. Y dado que finalmente el concierto era en esta última, el sonido fue más que impecable durante toda la noche, salvo en contadas ocasiones.

PUEDES VER TODAS LAS FOTOS EN ESTE ENLACE.

Debido a mi pequeña confusión, llegué con el espectáculo del dueto suizo ya empezado. La sala estaba bastante llena, lo que hace pensar que nadie quería perderse el show de Bølzer, pese a que fuera la primera banda en abrir. KzR lideraba el directo descalzo, mientras su voz potente y grave resonaba por toda la sala, mientras la batería marcaba el ritmo sin parar. Roman Acupunture sonó acojonante, no importa cuantos temas saquen después, seguirá siendo de lo mejorcito dentro del black/death. No puedo asegurarlo, pero juraría que tocaron un tema nuevo. Teniendo en cuenta que “Lese Majesty” salió ya hace un par de años, es más que probable que estén preparando nuevo material para 2023.

Tribulation-5647

Tribulation-5706

Tribulation-5718

Los siguientes en saltar a la palestra fueron Tribulation, con una sala ya a reventar. Da gusto volver a ver las salas de conciertos llenas después de los últimos dos años que hemos pasado. Y lo primero es lo primero, como se echó de menos a Jonathan Hultén. Sí, Tribulation es (y era) mucho más que Jonathan, pero negar la enorme presencia que tenía en el escenario, es de ciegos, y a día de hoy, aún no han sabido rellenar ese vacío. Jonathan era teatro, elegancia, maestría… Supongo que es algo difícil de reemplazar. Dejando ese detalle atrás, ver a los suecos sigue siendo una delicia tanto sonora como visual (especialmente ver a Adam Zaars tocar la guitarra). Tocaron un repetorio bastante variado –desde el Children of the Night hacia adelante– y también tuvieron tiempo para un tema nuevo –era noche de primicias, se ve–.

Tribulation-5724

Tribulation-5834

Tribulation-5594

Tras una breve pausa, era el turno de Abbath. El que fuera líder de Immortal, salió como siempre con su característico maquillaje y atuendo, con todo de pinchos por doquier. Aquí es donde más falló el sonido de la sala (o si más no, donde más lo noté). El espectáculo se caracterizó por una gran cantidad de humo, los gestos de Abbath y la efusión del público ante los covers de Immortal. A diferencia de otros líderes de bandas míticas de black metal que ahora hacen discos en solitario –véase por ejemplo Ihsahn, que pocas veces te hará un cover de Emperor–, Abbath basa la mitad (o casi) de su repertorio en su anterior grupo. Y no porque sus temas no tuvieran tirón, el público respondía con fuerza igual, pero supongo que sigue dependiendo de Immortal y su popularidad.

Watain-6067

Con un cambio de escena caracterizado por una música tranquila y casi ritualística, las velas del escenario empezaban a encenderse. Era la señal de que Watain estaba a punto de empezar. Erik subía al escenario con la antorcha, seguido de sus compañeros de banda, y encendía el altar para girarse y acabar de encender las antorchas restantes. Y antes de iniciar el repertorio, se dirigió al público y le entregó la antorcha a alguien de primera fila.

Watain-6073

Watain-6160

Watain-6229

Mentiría si en ese momento no entré en pánico, pensando que lo mismo se le caía la antorcha encima de algún fotógrafo y la habíamos liado, pero por suerte el chico supo aguantar el papelón hasta que se apagó la llama. Watain sonaron atronadores, centrándose sobretodo en su último álbum ‘The Agony & Ecstasy of Watain’, quedando relegados a la nada otros discos más clásicos y/o famosos como ‘Sworn of the Dark’. Eso sí, te puede gustar más o menos el nuevo estilo de la banda, pero le pese a quien le pese, no se les puede negar a los suecos que siguen teniendo un directo de diez y nadie debería perdérselos en directo. Eso sí, tened en cuenta que si estáis en primera fila, no vais a volver limpios a casa, pues Erik os bañará en sangre con su cáliz –como lleva haciendo media vida, vaya–. Y aunque escasera lo clásico, dieron carpetazo con Malfeitor, con lo cual todo el mundo pudo irse más que feliz a su casa.

Watain-6080

Watain-6218

Watain-6308

Watain-6252

Watain-6084