[crónica] YES en Barcelona – Paral·lel 62, 03/05/2024

Texto: Marc Fernández
Fotos: Elena Marco

Existe un encanto único inherente a los conciertos de los viernes,muy arraigado sin duda a la promesa del fin de semana que se cierne. No es lo mismo ir a una sala un martes, cansado del trabajo y con la perspectiva de apurarte a casa tan pronto termine el show, que hacerlo un viernes, en el que la adrenalina y el subidón de endorfinas bien pueden desembocar en una cervecita post evento con alto riesgo de convertirse en una borrachera en toda regla.

PUEDES VER TODAS LAS FOTOS EN ESTE ENLACE.

Pero en Barcelona se vivió un concierto de viernes algo atípico. Lejos de la habitual congregación de melenudos y variopintos seres de la noche, el concierto de Yes atrajo a una homogénea masa de fans que iban desde formales grupos de amigos hasta familias completas. El progresivo siempre ha sido su propio nicho dentro de la oferta musical de los sonidos más duros, el plácido reclamo de una banda tan prístina atrajo a este entrañable público apasionado y formal, augurando una velada cuya tranquilidad aparente no iba a mermar un desempeño musical inolvidable.

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00024

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00002

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00019

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00009

Algo sorprendente fue que Yes actuaron sin teloneros, optando en cambio por separar su actuación en dos sets de una hora y cuarto con un descanso de media hora. Este planteamiento resuelve dos handicaps con los que a priori debe lidiar el grupo en sus giras, permitiendo descansar a sus veteranos músicos y al mismo tiempo desgranar temas que por duración son muy difíciles de concentrar en un solo concierto.

El primer setlist empezaba con la grandilocuente “Machine Messiah”, una elección interesante si se tiene en cuenta que dura algo más de diez minutos, pero que probó que el fan de Yes conoce bien la propuesta musical a la que se acerca y qué esperar de un concierto así, pues entre el cálido recibimiento y la festividad que generó, uno podría haber pensado que era un single de tres minutos. Le siguió la tranquila “It Will Be a Good Day (The River)” y la rockera “Going for the One”, que pudo sacar unos bailoteos a un público que aunque movido no terminaba de abandonar la actitud contemplativa que evocan los conciertos de los británicos.

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00005

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00015

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00025

Por supuesto, no se puede hablar de un concierto de Yes sin apelar al elefante en la habitación, y es que hoy por hoy Steve Howe es el único miembro “original” que queda en Yes, llevando una propuesta en vivo que probablemente tenga más en común con lo que Steve Hackett hace con el legado de Genesis que con experimentar a Yes en estado puro. Si a eso se le suma las muchas cancelaciones que el concierto lleva padeciendo desde el covid, uno casi puede entender que se trasladara desde Razzmataz a Paral.lel 62, que con su aforo más modesto logró congregar a los más incondicionales y a aquellos que sintieron que aquel concierto probablemente fuera una última oportunidad en la vida.

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00007

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00006

Pese a su frágil aspecto, Steve Howe sigue cumpliendo con la guitarra a la vez que ejerce de maestro de ceremonias, como se pudo apreciar en la breve charla que precedió a “I’ve Seen All Good People”, para la que empuñó una mandolina. Habida a cuenta el viaje nostálgico que fue todo el concierto, no pudo faltar un homenaje a esa cultura hippie que fue el caldo de cultivo del sonido del progresivo de los setenta, esta vez de la mano de una “Don’t Kill The Whale” que vino precedida de la charla ecologista obligatoria.

La orquestal “Turn of the Century” supuso el último corte del primer set, al que le siguió media hora para pipis y cigarros y un segundo set que abrió con toda una joya como “South Side of the Sky”, aún sin haber recibido el clamor mainstream de otros cortes de ‘Fragile’, si que fue bien recibida por el público de acólitos listos para volver a sumirse en el hechizo de los británicos. Hubo tiempo para visitar el corte más reciente de la banda, un “Cut From the Stars” de su próximo lanzamiento “Mirror to the Sky”, al que le siguió un épico medley que desgranó su obra más grandilocuente, aquel arrebatador “Tales From Topographic Oceans” del ‘73 que sigue poseyendo la misma capacidad para cautivar ahora que entonces.

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00022

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00004

Antes del inicio de la ronda de bises, Howe aprovechó para presentar a la banda, tomando carrerilla para descargar la obligatoria “Roundabout”, que fue recibida como si el inglés hubiera convertido el agua en vino encima del escenario. Como estaba cantado que ocurriría, fueron muchos entre el público que se afanaron en grabar el momento con el móvil, consiguiendo que el bueno de Steve negara la testa con un gesto agrio en los labios. ¿Brecha generacional? ¿Toca abrir de nuevo el debate de los móviles en los directos? Los conciertos son muchos, pero aparentemente los problemas son siempre los mismos.

Finalmente el concierto concluyó con otro corte infaltable como “Starship Trooper”, que logró aunar la prodigiosa hipnósis de sus momentos sesgados con la marcha progresiva que hace célebre a Yes, culminando el espectáculo por todo lo alto. Yes tiene de esos espectáculos que definitivamente son café para cafeteros, progresivo originario y muy psicodélico, de esos que quizás se disfruten más cómodamente sentado en la butaca de un teatro que de pie en una sala. Eso si, los samaritanos que estuvieron dos horas y media de pie delante del escenario eran auténticos cafeteros, y la satisfacción colectiva colmaba la sala mientras abandonaban el recinto.

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00026

No es un concierto que recomiende a todo el mundo, del mismo modo que no puedo recomendar un concierto de Cannibal Corpse o de Mayhem, aún cuándo sus actuaciones sean excelentes. Pero si escuchaste prog alguna vez y te cautivaron esos temas grandilocuentes, esa prosa poética y esas melodías enrevesadas, entonces sin duda te perdiste un gran espectáculo.

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00027

Yes_3-5-24-Bcn_ElenaMarco_00028

SETLIST

Machine Messiah
It Will Be a Good Day (The River)
Going for the One
I’ve Seen All Good People
America
Time and a Word
Don’t Kill the Whale
Turn of the Century
South Side of the Sky
Cut From the Stars
The Revealing Science of God (Dance of the Dawn) / The Remembering (High the Memory) / The Ancient (Giants Under the Sun) / Ritual (Nous sommes du soleil)
Roundabout
Starship Trooper