De Profundis – A Bleak Reflection

Por Carlos Garcia Pineda

01. The Ephemeral Burden
02. Ablaze in Autumn’s Fire
03. Nocturnal Splendour
04. Cease to Be
05. Crimson Black Bleeding
06. Cold is the Grave
07. Longing (Instrumental)
08. The Mourner

SELLO

Kolony Records

WEB

myspace.com/deprofundisuk

FORMACIÓN

Craig Land – Voz
Roman Subbotin – Guitarra
Soikot Sengupta – Guitarra
Arran McSporran – Bajo
Nick Tingle – Batería

De Profunidis, con su 2º disco recién salido del horno , “A Bleak Reflection”, nos muestran su particular visión de Metal Extremo.

8 canciones de una duración media de 8:35 minutos. Guitarras distorsionadas pero de fondo en la mezcla de todos los instrumentos, donde la batería un poco apagada sobresale por encima de éstas, y el bajo escuchándose con total claridad sobre el resto, aunque personalmente su sonido no me termina de convencer.

La mezcla de estos ingleses es un metal extremo que pasa lejos de los blast beast y decorándolo más con doom metal.

“A bleak reflection” empieza con una intro de apenas 2 minutos donde queda omnipresente el teclado. Dando paso a la siguiente “Ablaze in Autumn’s Fire”. Entrando con unas épicas guitarras a ritmo lento para introducir una voz gutural, con el bajo dándole peso a la canción.

Nos van introduciendo poco a poco en una atmósfera más oscura y meláncolica, hasta que entran unas guitarras en limpio, para dar paso a otro riff en el que el bajo resalta por encima del resto de sus compañeros. Recrean de nuevo una atmósfera parecida a la anterior pero con doble bombo a tope. Para llegar a una parte que se acerca con bastante proximidad al doom metal hasta dar paso a un pequeño solo de guitarra al final.

“Nocturnal Splendour” es un corte más rápido que el anterior, incluso se podrían encontrar unos riffs thraseros si se hicieran con mas velocidad. Aquí la batería juega un papel importante con los blast beast, doble bombo y el uso del charles, ofreciendo texturas jugosas a la canción.

Una guitarra abre paso a “Cease to Be” a la que se le añaden el bajo y la batería, a un ritmo lento y doom. Bastante pesado y depresivo en general, pero que dan la atmósfera adecuada para el solo que nos ofrecen pasado el ecuador del tema. Un solo de guitarra épico que con seguridad se podría considerar de lo mejor del disco.

“Crimson Black Bleeding” es un corte que poco tiene que ver con el resto. Rápido, con riffs que no complementan al resto de la canción a la par de que no llenan excesivamente. Lo consideraría un tema de paso. Sin embargo, con “Cold is grave” mejora la cosa, y es que empiezan con unos riffs pesados, muy “doomeros” donde el bajo alcanza una gran importancia. Vuelven de nuevo a las atmósferas oscuras y depresivas. Que complementa a la mitad de esta, un tapping de guitarra que da paso a un ritmo más rápido y que agiliza el tema.

En “Longing” nos encontramos con una instrumental donde dan paso a otras corrientes musicales como es el jazz y el rock. Una canción diferente al resto pero que agrada tener. Con “The Mourner”, la última, nos ofrecen un tema más variado que el resto, con más altibajos. Es decir, hay partes más lentas y ambientales pero por otro lado también hay partes más rapidas y veloces. Personalmente está por debajo que el resto, pero aun así sigue teniendo un buen nivel. Ya que es un grupo interesante pero creo que no han alcanzado todavía su madurez, a pesar de ser buenos compositores. Habrá que tenerlos en cuenta para su próximo trabajo.