[review] Edguy – Space Police (Defenders Of The Crown)

Por Iñigo Dominguez Diaz

Dirk Sauer – guitarras
Tobias Sammet – voces, teclados
Felix Bohnke – batería
Jens Ludwig – guitarras
Tobias Exxel – bajo

Disco 1
Sabre & Torch
Space Police
Defenders of the Crown
Love Tyger
The Realms of Baba Yaga
Rock Me Amadeus (Falco cover)
Do Me like a Caveman
Shadow Eaters
Alone in Myself
The Eternal Wayfarer

Disco 2
England
Aychim in Hysteria
Space Police (Prog Version)
Space Police (Instrumental Version)
Love Tyger (Instrumental Version)
Defenders of the Crown (Instrumental Version)
Do Me like a Caveman (Instrumental Version)

https://www.facebook.com/edguy
https://twitter.com/edguy
http://www.edguy.net/

Nuclear Blast Records

Tobias Sammet es una de las personalidades más reputadas dentro de la escena del metal, ganándose esta reputación a través de su trabajo tanto en EDGUY como en AVANTASIA. Su historia es curiosa y lo que en un principio era un proyecto paralelo (AVANTASIA) al final se ha convertido en el trampolín que le hizo dar el salto definitivo a la fama. Como resultado de todo esto EDGUY sufrió una cierta involución del power metal a un estilo como hard rock/ heavy clásico, más propio de AVANTASIA que no de los EDGUY tradicionales. Es decir, el bueno de Tobias en lugar de diferenciar sus bandas las hizo converger, resultando la banda alternativa la que ganó en calidad y éxito en perjuicio de la principal.

Pues para alegría de los fans de EDGUY y Tobias, los primeros están de vuelta en su versión más power metalera de toda la vida, incluso me atrevería a decir que en una nueva versión happy metalera sin acabar de romper del todo con lo que venían haciendo en sus dos anteriores trabajos. Tal vez happy metal, no sea un término del todo apropiado pero la sensación que da, es que este álbum lo han parido un poco sobre la marcha, dando rienda suelta a su imaginación y volcando un positivismo tremendo en cada uno de los temas habiendo incluso momentos muy satíricos.

Lo que no me acaba de quedar claro es si este es un resultado casual o buscado ya que Tobias siempre se ha distinguido precisamente por la planificación y el trabajo puesto que la buena marcha de ambas formaciones así lo ha requerido. Bien es cierto que también se ha caracterizado por tener un carácter desenfadado y parece que en esta ocasión ha dejado fluir mucha de esta vis cómica en la composición de este trabajo. En cualquier caso, fruto de la casualidad o no, el caso es que Space Police-Defenders Of The Crown se ha convertido en el mejor CD que han realizado desde que editaran Hellfire Club hace ahora diez años.

Todo lo anterior implica que el álbum tiene temas de muy diversa índole, unos son más serios, otros son más propios del libre albedrío, alguno que otro es más una broma que otra cosa. El denominador en común es que todos entretienen, son amenos y en más de una ocasión arrancan como mínimo una sonrisa cuando no una carcajada. Para entender mejor Space Police (En la versión doble CD) tal vez sea oportuno agruparlos; por un lado están los más serios, los que nos van a recordar al sonido tradicional de EDGUY y en los que se ha realizado un mayor esfuerzo compositivo:

–          Sabre & Torch: abre el disco con potencia y con Tobias empleándose a fondo, es de los que más me recuerda a la época del citado Hellfire Club.

–          Defenders Of The Crown: la mejor canción en todos los aspectos, musical y líricamente. Metal alemán de toda la vida, con muchos arreglos y elementos épicos.

–          The Realms Of Baba Yaga: es un tema variado con un comienzo hard rockero, pero con un estribillo netamente power metal a ritmo de doble bombo.

–          Shadow Eaters: Escrita en tono muy reivindicativo, es rápida con claro protagonismo de guitarras y batería, efectiva pero no acaba de cuajar.

–          The Eternal Wayfarer: otro de los pelotazos del disco. Con teclados protagonistas, en ciertos momentos recuerdan a los de SABATON, para luego cambiar de ritmo a través de un solo de guitarra y convertirse en una canción más melódica.

El otro bloque en que pueden clasificarse los temas es en el de los que mantienen la línea de los tres últimos discos de la banda Rocket Ride, Tinitus Sanctus y Age Of The Joker más rockeros que heavys. En ellos también encontraremos alguna que otra experimentación en metal progresivo:

–          Space Police: con mucha influencia progresiva en incluso psicodélica, tema muy envolvente un poco estropeado por algún que otro coro loco innecesario.

–          Love Tyger: con sonido glam rock, influenciada por su última época pero con un ritmo más alegre y festivo que en recientes discos.

–          Do Me like A Caveman: por lírica debería entrar dentro de las satíricas pero la verdad es que tiene cierto esfuerzo compositivo instrumental, estando un poco a caballo entre sus trabajos más recientes y el sonido tradicional.

–          Alone In Myself: una buena balada de fácil escucha, simple pero efectiva que recuerda al rock americano.

Por último tendríamos los temas satíricos. Pensados para sacar provocar la carcajada pero simples en instrumentación. Se nota que plasmaron lo primero que se les vino a la cabeza:

–          Rock Me Amadeus: versión de FALCO, se la podrían haber ahorrado.

–          England: letra muy cómica y divertida, una oda a Steve Harris y IRON MAIDEN. No sé cómo se la tomarían en las británicas.

–          Aychim In Hysteria: a ritmo pop-rock, es el tema más prescindible de todos.

Esta edición además incluye diferentes versiones progresiva de Space Police (Casi idéntica a la original) e instrumentales de la susodicha, Love Tyger, Defenders Of The Crown y Do Me like A Caveman que me han provocado la mayor de las indiferencias.

Una última conclusión positiva que se puede obtener de Space Police es que por fin Tobias ha conseguido separar totalmente sus dos proyectos. No encuentro tema en este álbum que pudiera encuadrarse en lo que es AVANTASIA actualmente, lo cual es de celebrar ya que ambas bandas merecen un trato diferenciado para poder evolucionar por caminos distintos y abarcar el máximo público posible.

Por lo tanto celebrar que EDGUY está de vuelta. No es un retorno a lo grande pero si es efectivo, ameno, distendido y de fácil escucha que puede servir como punto de partida para que el próximo trabajo, con un poco más de esfuerzo compositivo pueda ser uno de sus grandes títulos.