[el cinéfilo] The Curse (2023)

Por Nekrokosmos

La premisa con la que nos venden ‘The Curse’ es la de no se sabe realmente si se trata de una serie de comedia, terror, suspense, un reality show o algo más. Solo faltan ver un par de capítulos para saber por qué lo dicen, y es que aunque la ácida crítica al privilegio de los caucásicos parece más que evidente, los mensajes subyacentes son muchísimos más. Al final del día lo “paranormal” no es más que un elemento de marketing, muy bien llevado y que convence.

Estos 10 capítulos te ponen en una posición incómoda sobre lo raras que pueden ser ciertas personas pero sobre todo lo absurdas, cuando intentan mostrar una cara al público como si estuviesen en un programa de reality las 24 horas del día. En este caso es casi literal, porque la serie se desarrolla en torno a una pareja que reforma casas “sostenibles” con el medio ambiente, en una fachada de mentiras y estupideces que les hacen sentirse mejor con ellos mismos (o eso creen).

Si eres de los que necesitan un ritmo frenético, esta serie no es para ti. Sobre todo en los primeros capítulos cuesta mucho meterse en las personalidades horribles de los personajes, y parece que la serie no va a terminar nunca, pero quizás ese sea el punto al que quieren llegar: todo tarda una eternidad, como la vida misma cuando no estás a gusto en tu propia piel.

Todos conocemos a un Asher Siegel (interpretado por el cómico Nathan Fielder, uno de los creadores de la serie), esa persona que intenta ser graciosa pero nunca lo es, y que siempre dice cosas fuera de lugar. También nos hemos cruzado alguna vez con un Dougie (interpretado por Benny Safdie, otro de los creadores), esa persona de personalidad agresiva que se emociona por quebrantar la ley sin ser pillado, el abusón que es capaz de saltarse cualquier ética de trabajo para beneficio propio para ocultar que vive una vida miserable. Y por supuesto que hemos visto muchas Whitney Siegel (interpreado por Emma Stone), la hija de papá que se avergüenza de la fortuna familiar (y de como se ha conseguido) pero no duda en utilizarla para intentar quedar bien de cara al público.

De eso va la serie, de personas que no saben como llevar bien o encaminar su vida, pero que tampoco les importa llevarse a quien sea por delante para conseguir lo que quieren. Te puede resultar increíblemente divertida si te gusta el tipo de humor americano que se gastan Fielder y Safdie, o realmente incómoda si no lo pillas. Lo suyo es crear tensión, con 10 capítulos por delante viendo a los mismos personajes cometiendo los mismos errores en diferentes variaciones. Cuando la veas, por favor explícanos que coño pasa el capítulo final de la primera temporada.