[entrevista] Angelus Apatrida: “Nos ha salido un disco heavy sin buscarlo, pero la experiencia nos ha ayudado mucho”

Texto: Víctor Ciria.

El miércoles 21 de marzo me reuní en Madrid con dos miembros Angelus Apatrida, Víctor Valera (batería) y David G. Álvarez (guitarras) en medio de la promoción de su nuevo CD Cabaret de la Guillotine, que se publica el próximo 4 de mayo. Una charla muy interesante en la que hablamos de su nueva música, de conciertos y de éxitos.

Se nota que habéis bajado las revoluciones en este nuevo CD (risas).

Víctor Varela: Hay que decir que en cuanto a tempo sí. Pero quiere decir que sea algo premeditado, sino ha sido más bien cómo nos han ido saliendo los temas. Este va a 175, este a 162 (bpm)… ¡hostia! Sigue habiendo partes muy rápidas, pero al final hemos hecho lo que ha pedido el cuerpo y lo que nos ha apetecido. Lo que les sale a estos señores de los dedos (risas)

Qué me contáis del disco.

Víctor: Es redondico, tiene 10 canciones, una portada roja (risas)… Estamos muy contentos con el disco. Digamos que para el poco tiempo que hemos tenido de composición y grabación, los resultados han sido excelentes. Parecerá el típico tópico de que el último que se hace es el mejor, pero en este caso da la casualidad de que sí. Creo que es lo mejor que hemos hecho hasta ahora. Parece que pasa siempre esto… Cuando hicimos Clockwork (2010): “es el mejor disco hasta la fecha”… cuando hicimos The Call (2012) lo mismo… Pero es que creo que es lo normal conforme a la evolución de la banda. Al final lo último que has hecho es lo que más te gusta.

A lo mejor porque tienes más medios y más presupuesto.

David: Sobre todo experiencia.

Víctor: Los medios sí tienen que ver, porque componemos cada uno donde vivimos. En Albacete estamos Guillermo, José y yo, pero David vive en Valencia. Pero no es ningún impedimento. Lo llevamos haciendo ya un tiempo y no supone ningún problema a la hora de componer. Cada uno tiene en su cabeza lo que quiere y llevando tantos años juntos, a la hora de plasmarlo y de grabarlo salen las cosas redondas. Llevamos 18 años juntos y ya sabes por dónde va a tirar cada uno así a grandes rasgos.

David: Creo que es un disco muy natural. Hemos tenido muy poco tiempo para hacerlo, pero esta vez sí que hemos podido hacerlo en nuestro estudio ahí en Albacete. Nos lo hemos tomado con mucha filosofía. Hemos trabajado rápido, hemos podido trabajar con mucha naturalidad y estamos muy contentos con el resultado porque resume muy bien lo que queremos hacer ahora mismo. Es otro tópico, pero después de todo lo que hemos estado girando con Hidden Evolution (2015) hemos ganado mucha experiencia, y creo que se ha plasmado tal y como queríamos en las canciones. Si lo oyes creo que hay muchísima variedad. Tienes temas muy rápidos, algunos con tempo medio, otros con intros acústicas como puede ser el single, también hay una balada… Pienso que vas a volver a oír a Angelus en su esencia, pero con nuevos matices que creo que te pueden sorprender.

Me ha recordado más a vuestra primera etapa como banda, a Evil Unleashed (2006) y a Give ‘em War (2007).

Víctor: Creo que hemos hecho un disco un poco heavy. Pero sin buscarlo. No tanto como la etiqueta thrash metal que tenemos. Quiero decir que tú escuchas el disco y es un disco de metal… Heavy metal, death metal, thrash metal, todo esto son etiquetas y tampoco hacemos el disco pensando en eso. Yo creo que es un disco de metal nacional sin más… una hostia en la cara (risas). Para cualquiera que no esté puesto en estos temas diría que es un disco de heavy metal porque al final hemos aportado de todas las influencias de las que mamamos.

David: Algo bueno que considero que tenemos los 4 es que no tenemos un filtro definido a la hora de hacer música. Si la idea es buena, qué más da que sea más melódica, más veloz… Creo que eso es lo que hace al final más interesante a la composición del disco. Intentar no tener un guion o un límite a la hora de hacer música. Si tú crees que la idea es buena no tiene por qué haber problema en escucharlo. Por eso creo que a la gente le puede sorprender cuando lo oiga. Incluso las primeras veces que oigan los temas no se acaben de pillar bien, pero con un par de vueltas gana. Tiene muchos matices. No llega a ser denso, pero sí que tiene mucha información interesante. Todos tenemos ganas de que se oiga porque, por ejemplo, Sharpen the guillotine (el single) entra muy bien, pero no queremos que la gente piense que todo el disco va a ser así porque no lo es. Tiene muchos colores por expresarlo de alguna forma.

Me comentáis que habéis tenido poco tiempo para grabar el disco.

David: Sí, porque hacemos planes y no los cumplimos… (risas). Porque al final giramos más de la cuenta. Hicimos más festis y tuvimos mucho menos tiempo. Fuimos muy limitados en ese sentido. La composición fue en cuestión de dos meses. Pero creo que también estuvo muy guay en el sentido de que nos puso mucho las pilas. El tener ese rollo contrarreloj nos ha ayudado en parte a hacer las cosas. A veces cuando tienes mucho tiempo estiras más, le das más vueltas, y a lo mejor por esto las ideas pierden naturalidad.

Víctor: Básicamente es lo que dice David. Planeamos unas cosas y luego ocurren otras. La gira la acabamos hace mucho tiempo pero nos han surgido otras cosas como la gira del aniversario de Give ‘Em War. Entre pitos y flautas se van alargando las cosas. Piensas que vas a tener 6 o 7 meses, pero la realidad es que se te pone todo en 3. Te digo 6 o 7 meses pero aun así me parece muy poco. Pues imagínate componer y grabar en 3 meses. Casi aprenderte las canciones a la par que las vas grabando.

David: Hay muchas canciones que las demos no estaban acabadas del todo. Teníamos lo que es el perfil pero luego hemos ido cambiando muchas cosas. A la par que grabábamos podíamos probar cosas nuevas… Al estar grabando en nuestro estudio nos podíamos tomar mucho tiempo para eso.

Víctor: Conmigo han tenido más paciencia que nunca. Hay muchas cosas que yo no tenía nada claras. Yo con mi instrumento sé que puedo desarrollar las cosas con naturalidad cuando me dan mucho tiempo para ello. Tener ciertas fechas fijadas para dejar terminadas las baterías le añade mucha presión a la grabación. Como dice David, el tener unas demos en las que está el perfil dibujado no siempre quiere decir que sean definitivas. Hay ideas que se pueden ir mucho de madre hoy en día que se pueden programar baterías fácilmente por ordenador, pero claro, eso hay que adaptarlo luego al cuerpo humano. Cosas que había que adaptar, cosas que han quedado incluso mejor que en las demos… esto lleva muchísimo trabajo, no ha sido llegar y besar el santo.

Digamos que es un disco que habéis trabajado muchísimo en el propio estudio.

Víctor: Sin duda el que más. Es el que más hemos improvisado, para bien o para mal claro. Pero ahí está el resultado, del cual nosotros 4 por lo menos estamos super contentos con ello. Y la gente de Century Media nos ha hecho llegar que también están muy contentos. En ese aspecto demasiado bien está saliendo todo para cómo pintaba, con tantas prisas…

Hablemos del artwork y del arte del disco. La portada es más violenta de lo que venís haciendo, con mucho tono rojo que evoca violencia. Más parecido a un rollo thrash metal alemán.

David: A mí lo que más me mola que la de Hidden Evolution era azul y está es roja (risas). Parece una tontería pero se ve un cambio drástico. Y eso que la ha hecho nuestro mismo diseñador de los anteriores trabajos Gyula Havancsák.

Víctor: La verdad que el trabajo de la portada está genial. Cuando pasaron el primer boceto flipé. Otras veces es necesario darle más vueltas de tuerca a los primeros bocetos. Con esta, a la primera de cambio fue como una hostia. La guillotinaca y la hostia (risas)…

¿Refleja la portada la temática de las letras?

David: Guillermo, que es el que escribe, intentó reflejar un poco lo que a priori parece (irónicamente) que sería justo en los tiempos que corren ante este sistema judicial que hay. Irónicamente, repito, dices, ojalá volviese la guillotina e hiciese de una vez justicia… Es crítica social, crítica política… En la misma onda de lo que vienen siendo los anteriores discos.

Víctor: Ya nos han preguntado un par de veces lo de que a quién pondríamos en la guillotina (risas)… Evidentemente no pondríamos a nadie porque no somos nadie para juzgar y castigar a alguien de esa manera. Pero sí que digamos que es una metáfora para decir de alguna forma, por lo menos por nuestra parte, que estamos cansados de esta manipulación que tenemos y de cómo nos está yendo todo. Al fin y al cabo Angelus siempre hemos sido una banda que en nuestras letras hemos criticado X cosas de las que no estamos de acuerdo y esto seguirá siendo así por los siglos de los siglos.

Y en ese aspecto, la portada lo dice todo. Igual en alguna ocasión sí que estaría bien que esto volviese a ser como era en su día. Pero no con gente inocente, sino con gente que de verdad es culpable de la situación en la que estamos. Siempre, repito, dentro de la metáfora. Nada de que pondría a X persona debajo del filo de la guillotina, pero ni de coña vamos, que quede bien claro (risas).

Hablemos de videoclips. Hoy habéis publicado un teaser en las redes.

Víctor: Hoy se ha publicado un teaser del nuevo videoclip, a finales de febrero salió Sharpen the Guillotine. El videoclip como se ha podido ver sale el viernes y el tema es Downfall of the Nation. Luego tenemos una cosilla preparada por ahí que iremos desvelando poco a poco. El videoclip lo hemos grabado con la misma gente con la que trabajamos, con los de Holy Cuervo. Creemos que le va a gustar a la gente. Es un vídeo muy directo. Aparecemos nosotros, como siempre, que se vea lo bonicos que somos (risas).

Dejemos aparte el tema estrictamente artístico. ¿Cómo vais de giras?

Víctor: Bien cargados. El 4 de mayo sale el disco, y precisamente ese mismo día tocamos en Essen (Alemania). Y la verdad que con ganas con motivo de la salida del disco y abrir la gira en un ciudad que ha sido cuna del Thrash Metal nos la pone un poco dura, hablando mal y pronto. Seguramente arranquemos con el primer show de gira en Viña Rock a finales de abril, también tenemos el Download, el Resurrection y muchos más. También estamos ultimando detalles para la gira latinoamericana. Hay muchas cosas que cerrar y de las que hablar, pero imagino que cuando acabe toda esta tormenta que supone la gira europea y la latinoamericana, haremos gira española e iremos a todas las ciudades que podamos ir. Y lo que dure, dura (risas). Con Hidden Evolution hemos estado unos 3 años de gira, si podemos hacer lo mismo con este sería genial.

¿Qué tal el aniversario del Give ‘Em War?

Víctor: A mí en lo personal me hubiese gustado hacer más fechas, pero con las que hemos hecho estamos encantados. Hemos hecho 4 fechas, pero yo haría otras 24 (risas), porque la verdad que es un set que me gusta mucho. No tocábamos el disco entero, era un setlist con bastante mezcla. No somos una banda que podemos dar un bolo con un disco solo, porque la gente te mataría. Y la verdad que se da muy bien. Es un set que nos gusta mogollón y hemos disfrutado mucho. Pero ahora hay que meterse en el ciclo de Cabaret de la Guillotine.

David: Está muy bien pero hay que renovar el setlist y hay que hacer nuevas cosas también. A modo tributo de lo que fue aquello fue cojonudo. No es que te canses de tocar lo viejo, pero sí que tienes ganas de renovar el repertorio ya. Sobre todo si volvemos a girar por España hay mucha gente que ya nos ha visto con el setlist anterior, por lo tanto hay que darle una vuelta de tuerca.

Víctor: Yo también me cansaría de una banda a la que soy bastante asiduo a sus conciertos y tener que tragarme más de dos conciertos con el mismo setlist. Prefiero tener algún aliciente nuevo. Entonces por eso no tenemos que ser más pesados de la cuenta. Disco, gira, disco, gira… así funciona la rueda. Nosotros nos dedicamos a esto y lo que nos hace avanzar laboralmente hablando es el girar y el tocar.

Más el girar que el vender discos entiendo.

Víctor: Por supuesto. Eso nos pasa en nuestro estilo al 99% de las bandas. No hablo en España solo. A no ser que seas una banda mainstream que el público mayoritario se compra todos sus discos y venden millones de ellos… una banda de metal sobrevivir por lo que ganan en sus discos es un disparate. Podemos tirar para adelante pero hay que tocar mucho y vender mucho merchan y avanzar con todo eso.

Grabasteis un concierto de la gira de Hidden Evolution que iba a salir en CD/DVD. ¿Qué ha pasado con eso?

Víctor: Fue en Madrid y en Barcelona en enero de 2017. Lleva bastante retraso por lo que hemos comentado antes. Las fechas y los compromisos se van solapando, y cuando tienes conciertos y llegan cosas como la grabación de un disco, eso pasa un poco a un segundo plano como material extra para sacarlo. Tienes que darle preferencia a otras cosas y todo esto nos ha llevado a posponerlo. Por acumulación de trabajo y prioridades básicamente. Y como hemos dicho, lo que nos hace girar es hacer discos nuevos. Igualmente, durante 2018 va a salir y estoy seguro de que a la gente le va a encantar. Fue en la Razzmatazz y en la Changó. Aparecerán imágenes de ambas ciudades.

Por último: He estado viendo el cartel del Resurrection y me he dado cuenta de que salís como la tercera banda más grande el viernes en el Main Stage. Salen Scorpions, Megadeth y luego vosotros. Eso es la hostia.

Víctor: A eso solo puedo decir ¡yuhu! (risas). A ver, va a ser el mismo tipo de bolo que daríamos en cualquier momento porque se lo merece la gente. Pero sí que es cierto que ya llevamos un tiempo haciendo méritos para ganar cosas como estas, que estemos ahí en un sitio importante, en un festi importante, y que nos tengan en cuenta siempre es de agradecer. Y nosotros encantadísimos claro. Lo defenderemos a capa y espada.

Con el anterior disco entrasteis en el número 2 de los más vendidos de España de música en general. ¿Qué supuso esto para vosotros?

Víctor: Es muy importante para nosotros de cara a la galería. Es triste, pero en esta sociedad que vivimos, que si no aparentas X cosas no lo petas todo lo que te gustaría. Mediáticamente nos vino muy bien, hicimos una estrategia bastante importante de marketing y la verdad es que, no solo Angelus, sino todos los que se encargaron de esa estrategia y la banda entramos en ventas de una manera bastante merecido ya que nos lo curramos bastante. Ya sea merecido o no merecido ese segundo puesto. Pero no fue por falta de méritos ni por falta de trabajo para intentar vender a saco. Y en ese aspecto estamos súper orgullosos y súper contentos de ver que una banda de metal puede llegar a vender muchos discos si de verdad le echas cojones y de verdad creas en ello.

David: También sobre todo para gente que no escuche el estilo que digan: ¿y estos tíos qué hacen aquí? Tu nombre ya le suena a muchísima gente.