[entrevista] Hamlet: “Berlín es un disco con más ganas y menos sobre producido, menos metal moderno”

Texto: Víctor Ciria

Con motivo de la salida del nuevo disco, me reuní en Madrid con Luis Tárraga (guitarra) y Molly (voz) de Hamlet para charlar sobre su nueva publicación ‘Berlin’.

  • Ya lleváis varias décadas y doce álbumes a las espaldas…

Luis: Empezamos Molly y yo con esto a principios de los 90 aquí en Madrid, vivíamos en el Barrio del Pilar…

Molly: “Sanatorio de Muñecos” es lo que marcamos como nuestro inicio, esto fue en el 1993. Hubo cosas antes, un disco llamado ‘Peligroso’, que era totalmente otro sonido… De cuando estás creciendo como banda y aún no has encontrado tu sonido. Pero ‘Sanatorio’ es la punta de lanza de nuestra carrera, cuando encontramos el camino que queríamos seguir…

  • ¿Cómo os encontráis ahora mismo? ¿Afrontáis con ilusión esta etapa 2018-2019?

Molly: Pues mira… Hablando de épocas pasadas, comienzos y demás, creo que la ilusión es algo que no se ha perdido. Sigue intacta. Han cambiado mucho las cosas. Ya hace tiempo que nos convertimos en una banda profesional. Muchos discos, 12 ya, muchísimos conciertos… Creo que es fundamental seguir teniendo esta ilusión y esta inquietud ante el lanzamiento de un disco nuevo… Mucha gente nos dice después de tanto tiempo: ¿cómo seguís? Pues porque es nuestra vida. La música no engaña. Salir a tocar sin esa chispa y ese gusanillo no lo concebimos. Si pierdes la ilusión en tocar es porque esto no va contigo. Ese germen está ahí desde que nacimos.

  • Justo es lo que más veo en este disco: ganas.

Luis: Absolutamente de acuerdo. Lo simboliza esta señora en la portada (señalando a la perra que sale en la portada del disco)… Esta perra simboliza las ganas de salir del bosque… salir de la oscuridad para romper con todo.

Molly: Mola que la gente se dé cuenta de estas cosas. Si lo escuchas se ve un álbum con fuerza, con ilusión y con mucha vida. Sí que es verdad que en un disco captas el estado de ánimo de las bandas: cuando lo han hecho con ganas o sin ganas se nota.

  • Veo que hay continuidad en sonido y estilo con La Ira, con un sonido muy orgánico, como si estuviéramos en el local de ensayo.

Luis: Sí, a nosotros nos gusta más este tipo de sonido. El anterior disco, ‘Amnesia’, es un disco demasiado producido, muy metal moderno. Para mí Berlín suena mejor, nos identificamos más con este sonido. ‘Amnesia’ tiene un sonido muchísimo más estándar.

  • También percibo un toque melancólico, más de la época de ‘Syberia’.

Luis: Hay un amigo nuestro, un compañero que trabaja con nosotros, que hizo una definición que nos parece bastante acertada sobre el disco que es como si cruzaras ambos campos (‘La Ira’ y ‘Syberia’). No es tan estricto porque tiene más elementos, pero para hacer una definición básica sí vale.

Berlín es un disco más completo a nivel compositivo que ‘La Ira’ que era mucho más concreto, y en este nuevo disco jugamos con muchas más cosas, con más efectos y más atmósferas. Es un disco con muchos contrastes. Las partes agresivas superan a las de ‘La Ira’, pero tiene partes más melódicas.

  • Contadme detalles de la grabación.

Molly: Para la grabación del álbum hemos contado con Carlos Santos, de Sadman Studios, como ya llevamos haciendo varios álbumes. Y el resultado nos sigue molando mucho. Carlos es ya como otro miembro más de la banda. Tiene un nivelazo y conoce perfectamente al grupo. No nos lo pensamos… producir un álbum y grabarlo… con Carlos. Luego hemos contado con Will Putney para la mezcla.

  • Esta vez no habéis contado con Kurt Balou.

Luis: En un principio habíamos pensado en él porque nos gustó el resultado de ‘La Ira’. Pero fue complicado contactar con él porque sacó disco con Converge… es muy complicado que coincida tu agenda con gente de este nivel. Entonces nos fuimos a la segunda opción, la de Will Putney, que también nos encantaba.

Molly: Este hombre ha trabajado con gente como Thy Art is Murder, Body Count, Fit for an Autopsy, Terror, The Amity Affliction, Gojira… Un montón de gente. Escuchamos sus trabajos y la verdad que nos entusiasmaron. Y dijimos: queremos este sonido. Y la verdad que dio en el clavo desde el minuto uno. Este toque final siempre es importantísimo. Y creo que el disco es un pepinazo. Estamos muy orgullosos de este disco y lo vemos muy completo.

  • Veo que aparte de esa mezcla ‘La Ira’/’Syberia’, creo que aúna muchas características de vuestros discos de finales de los 90 (‘Revolución 12.111’, ‘Insomnio’).

Luis: Hemos mantenido nuestra personalidad. Antiguamente nos decían mucho: te pareces a este, te pareces al otro… Es un estigma que nos ha perseguido. Después de unos cuantos discos, hagamos lo que hagamos ya tenemos un sello personal. Nos gusta mantenerlo. Nuestra forma de tocar, de componer… La forma de cantar de Molly… En cierto modo nos gusta ser reconocibles. Que cada disco tenga su mundo, pero que suene a Hamlet.

Nos sentimos cómodos así, que alguien escuche un tema y diga: estos son los Hamlet. Eso mola un huevo. Y esto ha sido una lucha constante. Como está todo inventado ya… es muy difícil ser original. Hoy en día sonar a ti mismo es complicadísimo. Muchos grupos de metal ahora suenan igual: el cantante parece el mismo, el sonido sigue las mismas pautas… Que suenan que te cagas, pero es repetir la misma fórmula una y otra vez.

Molly: Parece que no te puedes salir de estos patrones… Esta mañana he visto un directo de Asking Alexandria, que es una banda que me gusta, pero que parece que no se quieren salir de estas pautas: riff principal, parte melódica, el breakdown… Suenan que te cagas, pero hay mil bandas así. El mismo Will Putney nos dijo que habíamos hecho un CD muy fresco.

Luis: Will me lo dijo mientras estaba mezclando. Que le pareció como un soplo de aire fresco, que hoy en día todos los grupos quieren sonar exactamente igual.

  • El metal últimamente aburre (risas)

Molly: A veces me pongo discos actuales y los primeros temas me molan pero en seguida me aburro y me da la impresión de que llevo dos horas escuchando lo mismo (risas). Es lo mismo una y otra vez en el metal moderno.

Luis: Es como la época en la que todas las bandas querían masterizar con Mika Jussila y la gente de Finnvox. Los que producían a Children of Bodom y esta gente… Toda esta corriente escandinava de la primera década de los 2000.

Molly: Los únicos que parece que se han desbancado de estas corrientes son los Bring Me the Horizon. Me gusta mucho que hayan tomado esta dirección. El último disco que sacaron, el ‘That’s the Spirit’ es todo temazos…

  • Totalmente de acuerdo. Y volviendo un poco a Hamlet… ¿Cuál ha sido la temática de las letras del disco?

Molly: Hay de todo. Temas más personales, más sociales… pero tratados a nuestra manera como siempre decimos. Pero bueno, la temática de letras sigue teniendo el sello Hamlet. Hay historias personales, un poco más íntimas… pero bajo nuestro prisma y nuestra manera de tratar las letras.

Me siento muy satisfecho con este aspecto, porque ya como que hemos encontrado nuestra manera de escribir y somos fieles a ello. Aunque sigue resultando muy complicado, porque cada día tienes más presión, llevamos ya muchísimos álbumes, muchísimos temas, y conseguir que no queden nada repetitivas, ni muy obvias o típicas es muy difícil… La verdad que he quedado muy contento y muy orgulloso de cómo han quedado.

  • Creo recordar que hubo un retraso en la salida del CD, que en un principio iba a salir en primavera.

Luis: Sí, ha habido varios retrasos. Hubo una primera fecha que fue para antes del verano… También quiero que la gente entienda que la fecha no la ponemos nosotros. En el momento que tienes un acuerdo con un sello, en nuestro caso Maldito Records, ellos tienen una agenda muy apretada que tienen que cumplir, en seguida te marcan una fecha en los huecos que tienen libres… Y claro, cuando nos dimos cuenta, dijimos: esto no puede ser… Era una fecha fea para sacar un disco, como en junio más o menos.

Además justo en esa época estábamos tocando mucho, nos surgieron una serie de fechas entre marzo y abril de festivales y demás que nos saturó de trabajo, ya que estábamos en medio de la grabación. Así que dijimos que no, y ellos nos volvieron a lanzar otra fecha y tampoco nos cuadró porque aún nos quedaba mucho trabajo por delante… La diferencia con ‘La Ira’ fue que en este disco se acabó todo (grabación, mezcla, mastering…) y a continuación se acordó una fecha. En este caso, se puso fecha antes de que hubiéramos empezado… Entonces es complicado porque las agendas se empiezan a solapar y se acaba alargando el proceso… Pero bueno, sin más, al final ha salido todo muy bien.

  • Además que noviembre es muy buena fecha para lanzar un disco porque es cuando se empiezan a anunciar giras, festivales y demás.

Molly: Exactamente. Junio era fecha mala, se hubiera quedado antiguo el disco. Pero bueno, estamos a menos de 24 horas de salir el disco y estamos muy contentos. Lo más importante de todo es que el álbum estuviera como realmente nosotros queríamos. Y hasta que no lo hemos conseguido no ha salido el álbum.

  • Veo influencias nuevas algo más atmosféricas, y mucho rollo noise. Muchos efectos, muchos loops, muchos pedales… ¿no es así?

Luis: Sí. Un día, en medio la fase de la composición de los temas, estaba en ese momento en el que estaba buscando un poco la dirección del disco y demás y me apetecía ir más allá… Yo siempre he sido muy fan de todos estos grupos que meten sintetizadores y electrónica… No electrónica como tal, sino más rollo noise… Los Nine Inch Nails, los Filter del principio… incluso los Kraftwerk, que eran dos tíos con sintetizadores que no hacían más que meter cera… Muchos grupos de este rollo me molan mogollón.

Entonces contacté con un amigo mío que controla mucho de estos temas de pedales y aparatos electrónicos y me gustó mucho. Entonces se me ocurrió que incorporar alguno de estos elementos haría crecer mucho las composiciones. Entonces un día se lo comenté a mis compañeros de grupo y estuvieron todos súper receptivos. Entonces, podrás ver que en todos los temas de ‘Berlín’ hay apoyo y arreglos de todas estas cosas que hablo…

Queríamos crear un sonido más masivo aún. A veces estás escuchando y piensas que es un instrumento normal y no es así; realmente son las modulaciones que se van repitiendo. Da mucho apoyo a los bajos y a las guitarras. Es lo que tú has dicho: la intención es meter ruido y crear atmósfera (risas). Y a veces no se llega a estas cosas con los instrumentos convencionales.

Entonces se lo dijimos a Pao Durán, que así se llama, y apareció con todo su arsenal de máquinas y se lió la mundial (risas)… Echamos unas cuantas tardes. Fue muy divertido, lo pasamos como niños pequeños.

  • En el tema que habéis estrenado como videoclip recientemente metéis efectos de vibrato y algún loop y queda muy novedoso en la música de Hamlet.

Luis: Sí, por ejemplo en el principio tiene una base de percusión que no es la batería… que es como un beat en loop… Todo este tipo de detalles. Y es súper analógico. Es decir, no lo programo y lo lanzo en directo como un sampler, sino todo es tocado en vivo todo. Como si estuvieras tocando una guitarra.

  • ¿Qué me contáis del videclip de ‘No sé decir adiós’?

Molly: Todo el concepto este del skater y tal ha sido idea de Ibon Antuñano, que ha sido el que ha hecho el vídeo.

Luis: Sí, además como este hombre está siempre metido en temas de skate y de surf se le ocurrió esto… Es más fácil grabar a un tío haciendo skate que a uno haciendo surf (risas). Entonces era muy complicado, y optamos por un skater.

Molly: Pero muy bien. Ha sabido plasmar perfectamente el concepto del tema. Muy contentos. En principio no íbamos a salir nosotros, pero al final hemos salido en el vídeo y ha quedado muy bien. Un poco la idea era recrear estos ambientes fríos que evoca el disco cuando lo escuchas.

  • Y para acabar, ¿qué planes de giras tenéis?

Luis: Pues mira… Ahora vamos a anunciar una fecha el 28 de diciembre en el teatro Alcalá Cofidis en la que vamos a hacer un concierto acústico. Se anunciará en breves.

Molly: Todo esto viene porque el año pasado en la presentación del Download en el Fnac hicimos uno. Y nos quedamos con muy buen sabor de boca. A la gente le encantó. Entonces pensamos en hacer un concierto completo… Va a ser un día muy especial, tocaremos temas no habituales.

Y, con respecto a la gira, comenzará en enero. El primer trimestre de año iremos a Sudamérica, luego haremos gira de salas… Y todo lo que se nos plantee. Europa va a entrar también, festivales por supuesto… Igual que hicimos con ‘La Ira’ intentaremos darle otros 2/3 años a este nuevo álbum.