[entrevista] Jinjer: “Hoy día nos siguen por lo que hacemos como músicos, no por tener a Tatiana de vocalista”

Este pasado puente tuvimos la oportunidad de charlar con Eugene Abdukhanov, bajista de los ucranianos Jinjer, para comentar como está llevando la banda esto del confinamiento justo en el momento de mayor popularidad de la banda, y ante la salida de su nuevo directo “Alive In Melbourne”. Por Morpheus Misfit

– Bueno Eugene ¿Cómo estáis llevando lo del confinamiento y el parón en Ucrania? ¿Estás en Ucrania ahora?

Sí, no desde hace mucho pero ahora mismo me pillas en Ucrania. He estamos un tiempo en Alemania y otros países, ahora se empieza a sentir con mayor fuerza la posibilidad de un segundo confinamiento. Hasta ahora he podido moverme con tranquilidad.

– De hecho habéis sido de las pocas bandas que han podido hacer una mini gira en Europa este verano, con fechas en Alemania y Suiza

Y pienso que porque las demás no han querido arriesgarse, porque no hemos encontrado tantos impedimentos como pensábamos a la hora de tocar en Alemania y en Suiza. Hemos podido realizar los cuatro conciertos de manera “normal” dentro de esta pandemia, con las medidas de seguridad necesarias, pero gracias a nuestros fans con entradas agotadas en cada fecha. Ha sido genial volver a salir a un escenario en un formato normal para presentar “Macro” y no tener que hacerlo online con un concierto en streaming. Nos sentimos afortunados en ese aspecto, siempre hemos tocado bastante y una pandemia no nos iba a detener.

– Es cierto, la última década para Jinjer ha sido intensa pero ha sido en los últimos 4 años que las idas y venidas no han parado, cada vez en salas más grandes y con mejor posición en los festivales. Recuerdo que la primera vez que pude veros fue en una sala muy pequeñita en Málaga hace ya un tiempo.

Sí, recuerdo ese concierto en Málaga. El sitio era pequeño pero estaba lleno de gente, y fue de los sitios en España donde más nos sentimos arropados en esa gira. Desde entonces hemos vuelto unas cuantas veces a España, pero recuerdo con cariño ese concierto. Hemos tenido unos años frenéticos, con cada lanzamiento hemos tocado donde nos han dejado, no hemos rechazado ninguna gira ni hemos parado de buscar sitios nuevos donde tocar. Me gusta ver que hemos ido construyendo una base de fans a la vieja usanza, saliendo a tocar y viendo que cuando volvíamos a las ciudades el público era cada vez mayor. Quiero pensar que ha sido porque hemos ido evolucionando como músicos y cada vez hemos intentado llegar a un público diferente.

– Eso es de las cosas que más me ha gustado de la evolución musical de Jinjer, porque al principio se metía a vuestro grupo en el saco del metalcore, pero habéis sabido abrir el abanico hasta que a día de hoy se os tiene como un grupo de metal progresivo.

Sí, lo de metalcore lo entiendo hasta “Cloud Factory” y fue una buena época para hacer conocer el grupo en el metal extremo, pero creo que es en “King Of Everything” cuando empezamos a explorar otros sonidos y hemos llegado a lo que hacemos hoy. Era nuestro objetivo como banda, no quedarnos estancados en una sola escena y llegar a meter tanto como nos fuese posible dentro de nuestros gustos musicales. El progresivo puede que sea una palabra muy grande, me gusta verlo como que hacemos música realmente agresiva que está influenciada por el progresivo y que no pierde un toque melódico ni se pierde en lo técnico. Quien nos vea a día de hoy como una banda de metalcore es que no está prestando atención a nuestra música.

– Y tampoco habéis caído en la trampa de ser una banda con una cara bonita, como se puede esperar teniendo a Tatiana Shmailyuk como vocalista. Está claro que es el centro de todas las miradas, y no solo por su aspecto sino por su rango vocal, pero quien ve a Jinjer en directo se queda flipando también con el guitarra, el bajista o el baterista.

Es algo que apreciamos mucho. Teníamos miedo de caer en el género de “banda de metal con chica guapa al frente”, pero sabíamos que Tatiana y todo lo que hace con su voz iba a dejar claro que además de ser llamativa puede realmente defenderse en este mundillo. El poder de su rango de voz, tanto limpio como gutural, es algo que quisimos dejar bien claro desde “King Of Everything” y que ha explotado con éxito tanto en “Micro” como en “Macro” para diferenciarse del resto de chicas que cantan metal extremo. Ahora puedes ver a muchas vocalista dentro de este estilo, pero antes no era tan común, y menos cuando empezamos con Jinjer.

Pero de lo que estamos más orgullosos es de escuchar a los fans que se centran en nuestra música más allá de los integrantes, que sienten que hay talento detrás de nuestras canciones, que hay músicos dedicados y con pasión. Creo que nos hemos ganado el respeto por como tocamos y por lo que hacemos, por nuestras composiciones más allá de tener o no a Tatiana, aunque no se puede negar que Tatiana nos ha ayudado a llegar a donde estamos.

– Pero todo no ha tenido que ser un camino de rosas, imagino que algún que otro roce habrá en vuestro historial, o el odio de cierto sector de seguidores del metal ¿Recuerdas alguno en particular?

Es verdad, pero eso le pasa a todo el mundo hoy día, tengas o no una mujer cantando o tocando en tu grupo. Jinjer tiene una base de haters en internet, pero intento tomármelo con humor. Creo que lo más agresivo que recuerdo es un sector de fans del metal en Rusia que intentaron boicotear nuestros conciertos allí por ser de Ucrania. Lo veía como algo estúpido, durante el año tenemos a cientos de bandas de Rusia tocando en Kiev y no nos quejamos, tampoco intentamos que lo político llegue a ese nivel en lo que respecta a Jinjer, pero mucha gente no vio con buenos ojos cuando empezamos a realizar conciertos en Rusia. A día de hoy es agua pasada, pero fue algo muy fuerte en su momento y por los motivos equivocados.

– Jinjer tocan ciertos temas políticos y sociales en sus letras, no en todas pero sí en algunas ¿Consideras a Jinjer como una banda activista en algún frente?

No. Tampoco queremos llevar la bandera de ninguna causa, aunque quien lee nuestras letras sabe perfectamente como pensamos. En los últimos lanzamientos, principalmente en “Macro”, esto ha quedado más claro, pero no queremos que la banda sea considerada una banda política o una banda que sigue una agenda marcada.

– Lo próximo que vais a lanzar va a ser un directo grabado en Melbourne, Australia. Es raro para un primer directo, normalmente las bandas eligen su ciudad natal con su público local cuando se trata del primero ¿Fue idea vuestra o cosa del sello grabar tan lejos de casa?

Es cierto que lo normal hubiese sido grabar en Ucrania, con nuestros amigos cerca, pero “Alive In Melbourne” fue algo totalmente espontáneo. El sello ya nos iba diciendo que estaría bien grabar alguno de nuestros conciertos para promocionarlo, pero la decisión de hacerlo en la primera fecha en Australia se decidió en ese mismo momento. No lo teníamos nada planeado, pero se dieron las circunstancias y había un equipo profesional para dejarlo todo para la posteridad, así que no nos lo pensamos dos veces y dijimos que sí. Creo que ha captado bastante bien la energía que trasmitimos en directo y lo bien que se lo pasa la gente en nuestros conciertos, no solo en Europa sino en cualquier parte del mundo.

– Ucrania no tiene tanta tradición de grandes bandas de metal fuera del país, el sueño de todo grupo de conseguir éxito fuera de sus fronteras ¿Fue la meta desde la primera demo?

No, para nada. Puede sonar a cliché, pero tampoco queríamos algo más allá de tener la oportunidad de tocar y pasárnoslo bien. La idea nunca fue hacernos famosos, solo queríamos trabajar duro para que se nos reconozca como músicos, y cuando nos dieron la oportunidad de salir de gira en 2013 lo vimos claro. Al inicio de todo nuestros conciertos eran en Ucrania y ya está, fuimos abriendo paso a otras ciudades y tocamos en sitios muy pequeños para muy pocas personas hasta llegar a los festivales. Quizás por eso ha salido todo tan redondo, porque no lo intentamos forzar en ningún momento.

– ¿Se sigue manteniendo el mismo entusiasmo que el primer día? En redes sociales las bandas intentan siempre mostrar una cara amigable, divertida, y con ganas de comerse el mundo

Te voy a ser sincero, no somos la misma banda que hace 10 años. Cuando estás empezando todo es nuevo y cada cosa te emociona, por ejemplo en nuestra primera grabación hicimos varios videos desde el estudio, en la primera gira varios tour vlogs, pero poco a poco se va convirtiendo en algo casi automático. No quiero decir que se convierte en rutina, pero ten en cuenta que en 2019 realizamos más de 150 conciertos, y es mucho más de lo que hace cualquier otra banda que solo toca en las grandes ciudades. No es que ya no le prestemos tanta atención a la banda, es que ahora lo importante es descansar antes de subirse al escenario a tocar…porque tocamos mucho.

– Ya para terminar ¿Cuál es el secreto para que Jinjer suenen tan bien en directo? Da igual donde toquen, suena de muerte

El secreto se llama Sasha (Aleksandr Antoshin), nuestro ingeniero de sonido que en realidad es parte de la banda. Es un miembro más, comparte los mismos derechos con todos nosotros. Lleva con Jinjer desde 2013, y está a cargo de la producción y el sonido. Ayuda con el backline, está a cargo de las pantallas LED…lo consideramos parte del show y no podemos salir a tocar sin él.