[entrevistas Download Madrid 2019] Leprous: “El nuevo disco es mas personal que Malina, mucha gente lo va a odiar”

En GoetiaMedia.com tenemos preparadas una serie de entrevistas a los artistas que participarán en el Download Festival Madrid 2019. Una de las sorpresas de este año son los noruegos LEPROUS, y como nos gustan tanto decidimos charlar con su vocalista Einar Solberg desde el estudio de grabación donde están preparando su nueva obra. Nos desvela todos los entresijos, sin pelos en la lengua, de lo que piensa como frontman de una de las bandas punteras del progresivo actual. Por Morpheus Misfit.

– Hola Einar ¿Cómo estás?

Bien, ahora mismo estamos en el estudio de grabación.

– Ahh sí, que deberías estar grabando el nuevo álbum de Leprous

Sí, llevamos todo 2019 grabando este disco, de momento va muy bien.

– Recientemente dijiste que estabas cansado del black metal, así como del metal en general y de lo que se entiende ahora por prog ¿Te ves en unos años totalmente alejado del rock y derivados?

Bueno, en realidad no nos vemos ahora mismo haciendo black metal y nunca lo hemos hecho, la única conexión es haber tocado con Ihsahn de Emperor. Por supuesto que usamos camisetas de bandas de black metal en nuestros conciertos, porque el género en sí nos gusta, pero no quiere decir que toquemos black metal. Creo firmemente que las bandas no deberían ser tan unidimensionales, no solo porque toquen un género deberían ceñirse a él en todos los aspectos de su vida. Para mí en eso se ha convertido el prog y el metal en general, y por eso tampoco congeniamos con muchas bandas de metal ya que éstas se conforman con la norma que hay que seguir.

– Sí, básicamente pasa lo mismo con el metal prog moderno, ya dijiste en su momento que parece que todas usan un template y hacen básicamente lo mismo

No estoy en contra del progresivo, es solo que creo que ahora se premia más la técnica que tenga un músico que la emoción que pueda trasmitir con lo que crea. Ahora la gente dice “wow, ¿Cómo ha hecho ese solo?” y se deja impresionar por cosas que al menos no conectan conmigo. En Leprous siempre hemos tenido músicos muy buenos, la habilidad siempre ha estado allí, pero creo que inclusive en las primeras canciones en las que queríamos hacer mil cosas a la vez le dábamos más importancia a lo que trasmitíamos.

– Cuando empezaste a tocar con Ihsahn ¿Sentiste que era un plus para Leprous o por el contrario daba igual ya que mucha gente que escucha Leprous ni siquiera sabe quiénes son Emperor?

Creo que en todos los sentidos haber conocido y entrado a formar parte de la banda de Ihsahn fue y es una experiencia positiva. Digamos que Ihsahn fue nuestro primer contacto con el mundo profesional dentro de la música, y aunque ya estábamos tocando bien entonces fue un atajo muy bueno para llegar a mejor posiciones y escenarios más grandes.

Dicho esto no entiendo cómo es que todavía hay gente que se refiere a nosotros como “la banda de apoyo de Ihsahn”, aunque pensándolo bien quizás sea la gente del mundo del metal extremo la que se refiera a nosotros de esa manera…la gente que viene del rock alternativo o del progresivo ni siquiera conocerá a Emperor. Para nosotros no es tan importante quien nos escuche sino que les guste, y si no les gusta también está bien. No es algo que podamos controlar (risas).

– Hablando del nuevo disco: dijiste que en el pasado lo primero que se hacía era la instrumentación y alrededor de ella se construía la línea vocal, pero eso cambió en “Malina” y la canción en sí se construía en base a las voces ¿Cómo estáis trabajando ahora?

No fue tanto en “Malina” pero definitivamente está siendo así ahora, hay muchas canciones nuevas que se nota que están dirigidas por la voz. Muchas veces no puedes distinguir una canción de otra, al menos en su etapa más temprana, porque solo son voces y se parecen. Por norma general nunca estoy satisfecho con las voces hasta que la canción ya está muy avanzada, siempre estoy retocando una y otra vez partes, pero es cierto que ahora mismo en esta etapa de Leprous estoy más relajado en ese aspecto. Ya no intento sobre trabajar estas canciones, sale lo que sea y normalmente se queda así porque ya he alcanzado ese nivel de confianza en el que se cuándo es bueno y cuando no.

– Ya ha pasado un tiempo desde que Øystein Landsverk dejó el grupo. Ahora que estás grabando otro álbum ¿Sientes como que es una forma completamente diferente de componer o por el contrario no notas su ausencia?

Bueno, es que Øystein nunca fue una parte tan importante del proceso de composición en Leprous, de hecho en “The Congregation” y “Malina” no compuso absolutamente nada. En el apartado creativo nunca colaboró mucho, sí que fue un gran guitarrista para la banda y allí desarrollaba su trabajo muy bien, pero siempre fue mejor ejecutor que creador. No diría que el método de composición haya cambiado en Leprous desde su marcha.

– Dices que este nuevo disco será controvertido, pero “Malina” ya lo fue en su momento porque no tenía voces extremas ni mostraba ese lado oscuro de Leprous ¿No te aburre que la gente espere siempre que volváis a ser la banda que fuisteis hace varios discos?

No, porque creo que forma parte de ser fan de un grupo, y creo que la gente siempre espera algo totalmente diferente a lo que haces, o al menos es el caso con Leprous. En “Malina” metimos un bonus track y la mayoría de la gente dijo “oh, esto si suena a Leprous”…y es que seguimos siendo Leprous. Hagas lo que hagas, cambies o no, siempre vas a decepcionar a alguien.

Creo que este disco va a seguir decepcionando a la gente que espera que hagamos lo mismo que en los primeros discos, pero nosotros desde el primer día teníamos claro que no nos íbamos a repetir. No podemos hacer dos discos iguales, ni volver atrás, tenemos que hacer algo que sintamos como verdadero, algo honesto, donde estamos ahora.

Con este nuevo disco seguro que contentaremos a la mitad de nuestros fans, y disgustaremos a la otra mitad, pero es siempre así con un nuevo lanzamiento. Lo que sí he aprendido es que con el tiempo la gente aprecia más los trabajos, al principio cuando lo lancemos seguramente no gustará mucho a mucha gente, pero luego lo sabrán apreciar. La controversia la tuvimos incluso con discos como “Coal”, y hoy día la gente adora ese disco aunque sea mucho más minimalista y simple que “Bilateral”. Nuestro disco “The Congregation” fue algo menos controvertido porque básicamente era una continuación de “Coal” pero más técnico. A mí no me molesta lo que digan, son solo opiniones y no hechos.

– Decías que “Malina” es un disco más melancólico porque es un disco más personal en las historias de las canciones ¿Pasa lo mismo con el nuevo o no es un disco tan personal?

Este nuevo disco es mucho más personal, es el único disco de Leprous donde hablo de mis luchas interiores, de mis propios esfuerzos, y si antes usaba metáforas ahora las cosas son mucho más emocionales y directas. También tiene sus subidas importantes y positivismo, es un disco mucho más diverso que “Malina”. Ahora mismo tenemos grabadas 13 canciones, de la cuales al disco llegarán entre 8 y 10, y el resto serán caras B o bonus tracks.

Algunas de estas canciones son de lo más pop animado que hemos hecho nunca y estoy seguro de que nuestros fans las odiarán totalmente (risas), pero también tenemos las canciones más técnicas y raras en cuanto a composición que hemos hecho jamás, entonces será una mezcla épica que espero que enganche a la gente. Queríamos cruzar nuestras propias fronteras a nivel sonoro, y creo que lo hemos conseguido.

– ¿Vas a incluir un cello en este disco? En las últimas giras de Leprous llevabas a alguien tocando el cello

Sí, estará en el disco, es como si ya fuera parte de la banda.

– Hace unos meses os ví en el Prognosis Festival de Holanda y en aquella ocasión Leprous hizo un show especial donde tocó “The Congregation” al completo. Me sorprendió un poca ya que el disco no tiene tanto tiempo, y el nuevo es “Malina” ¿Los fans de Leprous demandan más “The Congregation” que “Malina”?

No, no creo que sea eso. Si te fijas en las reproducciones en internet, en YouTube, Spotify o cualquier otra plataforma, el disco más escuchado es “Malina”. Lo que pasó es que ya estábamos haciendo la gira de “Malina” tocando sus canciones, y para un evento como el Prognosis la gente quería algo diferente…de ahí salió la idea de hacer “The Congregation”, que también es un disco que da mucho más juego en directo.

También tengo que decir que hacer “The Congregation” en directo no es tan buena idea porque todas canciones que gustan más están al principio del álbum (risas). Escuchas las primeras canciones y gustan bastante, pero la segunda parte es más difícil y no hay un equilibrio real…todas las canciones “radio-friendly” están en la primera parte del set.

Tuve la misma sensación cuando fui a ver a Massive Attack tocando su disco “Mezzanine”, porque las primeras canciones son las que yo recordaba, y el resto del concierto fue menos excitante…de eso aprendes que hay canciones que simplemente no funcionan en directo, que son para el disco y ya está, y por eso tocar un disco completo en directo no es tan buena idea.

– El Prognosis fue algo especial también para el público, porque si te gusta una banda este evento lo maximiza todo. Bandas como Haken o Devin Townsend se disfrutan al 100% en este tipo de eventos, no en los masivos. Este verano vais a tocar en el Download Festival Madrid y estoy seguro de que será algo totalmente diferente, va a ser menos tiempo y seguramente vas a tocar cuando todavía sea de día ¿Es un poco bajón para la banda en sí?

Hay diferentes formatos, todos valederos. El Prognosis Festival funcionó muy bien porque las entradas estaban agotadas, y aunque no era un festival muy grande sí que el cartel estaba muy bien diseñado. Por otra parte tienes un festival como el Resurrection Fest donde tocamos el año pasado, que ese si es masivo pero donde nos dieron una hora espectacular para tocar, y tocamos en el segundo escenario más grande de todo el festival, al lado del escenario principal…en estas ocasiones también funciona en un festival grande.

– ¿No fue allí cuando os cortaron el sonido? Yo estaba en el festival y os estaba viendo

Si, pasó eso. Fue un problema de comunicación, porque nosotros le pasamos a la organización toda la información y sabían lo que íbamos a tocar, cuanto tiempo y sobre papel no nos pasábamos nada. De hecho no nos pasamos en ningún momento, y aunque lo hubiésemos hecho creo que bajo ninguna circunstancia tienes que cortarle el sonido a un grupo si no ha terminado.

Todo fue cosa de la gente y los técnicos de Scorpions. Son gente de la vieja escuela y por algún motivo no quieren que haya gente tocando justo antes de que ellos salgan al escenario, por eso la organización nos cortó, porque el personal de Scorpions les estaba presionando para hacerlo, y para la organización perder a Scorpions era algo muy grande. De todas maneras somos profesionales y sabemos cuándo acabar, para nosotros fue todo un éxito tocar en el Resurrection Fest. Tenemos muchas ganas de tocar en Madrid en el Download Festival, donde también tocan Tool…de hecho me quedaré ese día para ver a Tool (risas).

– Ya para terminar: leí por ahí que cuando eras joven estabas muy metido en la cultura del hip hop y del rap, que te identificabas mucho con ese estilo. Ahora hay generaciones de niños de 15 o 16 años que se identifican con las canciones de Leprous ¿Cómo te hace sentir que haya gente que se identifique con una creación tuya? ¿Son los adolescentes más impresionables de por sí?

Se exactamente lo que es ser joven y que te guste una banda, a mí me pasó y sé que el sentimiento es mucho más potente que cuando eres mayor. Cuando eres joven la dimensión que cogen tus gustos es otra, es todo mucho más grande que la vida, y me siento halagado cuando veo eso en nuestros fans más jóvenes, es una sensación indescriptible. Por cierto aun me gusta el hip hop y el rap, pero no es algo que se va a notar en la música de Leprous así que los fans pueden estar tranquilos porque no me voy a poner a rapear ahora (risas).