Keel – Streets Of Rock N Roll

Por Mariano Bacigaluppi

01. Streets Of Rock & Roll (4:46)
02. Hit The Ground Running (3:51)
03. Come Hell Or High Water (4:00)
04. Push & Pull (4:58)
05. Does Anybody Believe (4:32)
06. No More Lonely Nights (4:19)
07. The Devil May Care (4:23)
08. Looking For A Good Time (3:26)
09. Gimme That (3:31)
10. Hold Steady (3:55)
11. Live (4:46)
12. Brothers In Blood (3:52)

SELLO
Frontiers Records
Background Noise

WEB
http://keelnation.com

FORMACIÓN

Ron Keel – Voz, guitarra
Bryan Jay – Guitarra, coros
Marc Ferrari – Guitarra, coros
Dwain Miller – Bateria, coros
Geno Arce – Bajo, coros

La historia de esta banda angelina comienza a gestarse en 1984 y el verdadero pelotazo lo pegaron un año después con su segundo disco. Con el contundente título “The Right To Rock” y producido por Gene Simmons de KISS es considerado uno de los discos fundamentales del Glam Rock y del Hard Rock de aquella época. Como toda banda, hubo idas y venidas, con una primera separación en 1989, una breve reunión en 1998 y ahora, veinticinco años después vuelven más fuertes que nunca y con un discazo nuevo bajo el brazo.

Particularmente y aunque toda la gente vanaglorie el álbum “The Right To Rock” a mí este disco, “Streets Of Rock & Roll”, el séptimo de la banda, me parece una auténtica obra maestra y a mi humilde entender, el mejor de su carrera. ¿Por qué? Creo que han madurado su sonido de una forma inconmensurable, haciendo sus canciones más interesantes y no perdiendo la frescura. En pocas palabras, un poco menos de ese macarrismo ochentero que caracterizaba a las bandas del estilo y de la época, por más calidad, clase y calidez en las nuevas composiciones. En mi opinión, han ganado y crecido muchísimo con esta nueva entrega discográfica.

Los riffs de Bryan Jay y Marc Ferrari siguen sonando igual de categóricos pero bastante más pulidos y técnicos. La voz de Ron Keel resulta más accesible y no tan chillona, más cercana a Hard Rock/AOR y la incorporación del nuevo bajista Geno Arce le hace ganar a la banda muchísimos puntos.

Canción homónima para abrir el disco. “Streets Of Rock & Roll” es muy pegadiza sobre todo en su estribillo y será la primera prueba de lo que mencionaba de la voz de Ron Keel: una voz más madura y más cálida de escuchar. Encontraremos en dicha canción grandes solos y nos dejará un gran sabor de boca. “Hit The Ground Running”, es el título del siguiente tema. Algo más machacón que su predecesor, con riffs más afilados y con el cantante mostrando más vertientes vocales. Coros ochenteros a tope y la larga sombra de Kiss dando vueltas.

“Come Hell Or High Water” es de las canciones más cañeras que encontraremos en el disco. Por esto y muchos más condimentos nos recordará de sobremanera a SKID ROW. Nuevo sublime despliegue de las cuerdas vocales de Ron Keel y otra gran muestra de los guitarristas con cierto aire Purple. “Push & Pull” me recuerda a ese Hard Rock tan característico de los ingleses THE CULT. De veras, escuchad el comienzo de dicha canción y lo comprobaréis. Rock & Roll sin concesiones y un nuevo y melódico solo. Otro gran tema sin dudas.

“Does Anybody Believe” es la balada por excelencia que encontraremos en el CD. Los primeros sesenta segundos se nos presentan de forma acústica recordando mucho a esas baladas que hacían gente como POISON por aquellos ochentas. El headbanging volverá de la mano de “No More Lonely Nights”. Otro Rock & Roll de los pies a la cabeza y el cencerro hará su acto de presencia por primera vez. Tema que tranquilamente podrían haber firmado los mismísimos GUNS & ROSES o SKID ROW. Gran y pegadizo estribillo que nos acompañará en varias oportunidades en la canción, quedándose prácticamente eclipsado ante la presencia de los magníficos solos de las guitarras.

“The Devil May Care” es otra de las cañeras. Riff penetrante que junto con un concluyente susurro que brama …let’s rock… nos abren las puertas de la canción. Solo blusero y el cantante dando sus notas más altas. Creo que es una canción que le funcionará a la perfección a la banda en sus directos y con una gran participación del público.

En “Looking For A Good Time” se respira aire ochentero como en ninguna parte más del disco. Mucho macarrismo, actitud y laca por doquier. Es el track que más se asemeja a sus canciones de antaño. Nueva muestra magnífica del cantante Ron Keel. La canción me recuerda mucho a VAN HALEN. “Gimme That” será la siguiente canción y quizás la más lineal de todo el disco.

Con un previo paso por “Hold Steady”, llegará mi canción favorita de todo el CD. “Live” además de ser un pedazo de canción impresionante, es una declaración de intenciones que en su estribillo reza: I Want to live, I Wanna Rock… Wanna chase my dreams and never stop… posee unas enormes guitarras, siendo carne de cañón para los conciertos de la banda.

“Brothers In Blood” es la canción con que se cerrará su CD. Bastante contundente y categórica y con las guitarras como plato principal. De los mejores y más melódicos solos que nos regalará la banda proveniente de Los Angeles.

En líneas generales es un grandísimo larga duración y una grata vuelta al estudio y a los escenarios. Como ya he dicho, me parece su mejor trabajo por ser el más completo, variado y con torrentes inmensos de calidad.

Este disco nos ha llegado gracias a Frontiers Records y tambien la re-edición de los 25 años de su disco más famoso “The Right To Rock” con algunos Bonus Tracks. Es una buena oportunidad que no habría que dejar pasar.