Kissin´Dynamite – Addicted To Metal

Por Blackant

01.- Addicted To Metal (feat Udo Dirkschneider)
02.- Run For Your Life
03.- Supersonic Killer
04.- High Enough
05.- Love Me Hate Me
06.- Hysteria
07.- All Against All
08.- In The Name Of Iron Fist (feat Udo Dirkschneider)
09.- Assassins Of Love
10.- Why Can’t You Hear Me
11.- We Want More
12.- Metal Nation

SELLO
AFM Records
Avispa Music

WEB
www.kissin-dynamite.de

FORMACIÓN
Hannes, Vocal.
Andi, Bateria.
Steffen, Bajo.
Ande, Guitarra.
Jim, Guitarra.

Segundo larga duración de los alemanes Kissin´ Dynamite. En 2008 editaron su flamante primer álbum bajo el nombre de “Steel of Swabia”, posteriormente y tras girar teloneando al mismísimo Udo, se meterían en el estudio para concebir “Addicted to Metal”.

Este trabajo es una autentica pieza de Heavy Metal adornado con reminiscencias hard rockeras e incluso power, sin muchas florituras complejas y una sencillez que lo hace fresco al oído, a parte de una gran dosis de humor. No obstante, no creo que tarden mucho en dar un paso más y codearse con bandas de la alta alcurnia del Metal, máxime si nos fijamos en que la mismísima y todo poderosa EMI van a editar el cd en la Alemania natal de estos músicos.

Siendo sinceros, me encuentro con puntos de autentica genialidad, la producción es muy completa, las melodías te enganchan rápido, los solos son buenos y se nota que entre sus ídolos infantiles destacarían gente como Judas Priest o Gamma Ray. A todo esto, la portada es totalmente cachonda con ese estereotipo del yunque y el martillo tan arraigado en la cultura del Heavy Metal.

Doce temas podemos degustar, en alguno de los cuales tienen como invitado de honor a Udo Dirkschneider y la cuarta es una versión de los americanos Damn Yankees, todo un clásico “High Enough”.

Para el inicio tenemos un tema metalero a lo clásico clásico, lleno de frases haciendo apología del Heavy Metal, con estribillo pegadizo y con Udo dándole su toque personal al tema. Como single de presentación no ha podido ser más acertado.

“Run for your Life” es otro corte pegadizo, rápido y con buenos cambios de ritmo, resulta muy pero que muy fácil de seguir, quizás resulte algo comercial pero es otra gran canción. La siguiente “Supersonic Killer” es otra canción rápida donde las haya y de nuevo resulta facilona de seguir, sin descubrir nada nuevo esta banda monta canciones muy buenas, aquí esta la prueba de ello, lo cual no sé porque me deja un regusto a los archí conocidos Dream Evil, tal vez sea por ese halo semi power/heavy que desprende. Bueno, ¿Qué puedo decir de High Enough?, tema ya más que mítico, prefiero dejar que cada uno saque sus propias conclusiones, pero para mí está más que correctamente ejecutado.

“Love and Hate me” está totalmente influenciada por su compatriotas Scorpions, casi se puede saborear la música de estos últimos en este corte, destacaría el trabajo del bajista (Steffen) y el pegadizo solo que se marcan estos dinamiteros. La próxima canción en aparecer es “Hysteria”, aquí las influencias vuelven a cambiar, con riffs muy a lo Priest y con juegos de voces muy del Power Metal Europeo, este corte será un himno en vivo para los seguidores de esta banda. Más matices del Power de más rancio abolengo te llevas al oído con “All against all”, muy a lo Hammerfall con coros épicos, buena base rítmica y por supuesto un solo melódico. Volvemos al Heavy Metal propiamente dicho, “In the name of the Iron Fist”, esta canción es la más oscura hasta el momento de todo el cd, con influencias de varias bandas, a destacar Accept o de nuevo Dream Evil, fuerza no le falta, melodía tampoco, cambios de ritmo radicales a media canción y unos solos que sin ser de otro mundo te hacen sentir la fuerza que desprenden Kissin´ Dynamite.

Se baja el listón de la fuerza, que no de la calidad, llega un medio tiempo titulado “Assassins of Love”, si antes decía que otra canción seria un himno en directo, esta va camino de lo mismo, los coros son los de levantar el puño y cantar a garganta abierta.

Ahora sí, tenemos una balada propiamente dicha en “Why can´t you hear me”, muy en la onda del Metal americano de mediados y finales de los 80, incluso la voz de Hannes me recuerda en ocasiones a Bon Jovi. Ciertamente desprende emotividad este tema, todo ello acompañado de una buena instrumentación, donde destacaría el aporte de los guitarras.

Casi en el final del cd descubrimos otra canción con autentica energía y electrizante, “We want more” recoge las influencias de varias bandas y las plasma con soberana contundencia. Hannes se nos muestra con un lado más agresivo y vivaz, los guitarras te llevan en volandas y los coros pegadizos te hacen disfrutar de la escucha, más aun con ese halo a lo Helloween y esos riffs dignos de los Judas Priest. Esta canción es sin duda de las mejores en su haber, digna del directo y merecedora de entrar en su repertorio habitual.

Terminamos la escucha con otra canción de estructura totalmente Heavy. “Metal Nation” es un más que digno broche de cierre para este álbum. Las guitarras vuelven a mostrarse feroces (muy a lo Manowar), la batería también ejerce su función con total precisión, los riffs te invitan a menear la cabeza e incluso el bajo te deja de nuevo un toque a lo Joey Demaio digno de mención.

Como apuntaba al principio, esta banda no ha descubierto la piedra filosofal del Heavy Metal, pero si es cierto que apuntan maneras de banda lanzada a la solidez y con visos de llegar para reivindicarse. Su conjunción de estilos que va desde el Power, Heavy al Hard Rock los convierte en una promesa a punto del estallido. Yo voy a seguirles la pista ¿y tú? …….. Únete a la “Metal Nation” y se un “Addicted to Metal”.