Kivimetsan Druidi – Betrayal, Justice, Revenge

Por Marcos Codas

1. Lament for the Fallen (2:01)
2. Aesis Lilim (5:57)
3. Seawitch and the Sorcerer (4:55)
4. The Visitor (4:01)
5. Manalan Vartija (3:13)
6. Tuoppein’nostelulaulu (4:57)
7. Chant of the Winged One (6:03)
8. Of Betrayal (6:33)
9. Desolation: White Wolf (6:13)

Bonus Tracks
10. Veljet (4:15)
11. Where Hope and Daylight Die (6:10)

SELLO
Century Media

WEB
www.kivimetsandruidi.com

FORMACIÓN
Leeni-Maria – voz
Joni – guitarra, voz
Antti – teclados, coros
Rinksa – guitarra
Simo – bajo, coros
Atte – bateria, coros

Llevo 2 ciclos de 365 dias esperando el lanzamiento de este album, desde que en el 2008 me toco la suerte de hacer un review de el album debut de Kivimetsan Druidi, “Shadowheart”. En aquel momento, me impresiono de manera increible la banda, que si bien llevaba varios Eps bajo su cinturon, no habian lanzado un Larga Duracion. En aquel momento dije, a traves de Goetia, que Kivimetsan Druidi se convertiria sin duda en un fenomeno mundial, y tal vez por primera y ultima vez, tuve razon. Ahora, lanzan “Betrayal, Justice, Revenge”, y aquellos fans del genero que quedaron sorprendidos con “Shadowheart”, quedaran boquiabiertos con este nuevo disco.

Una banda que lleva tanto tiempo bajo una formacion estable, y lanzamientos previos, a veces no cambia, o si lo hace, lo hace para complacer al mercado por nuevas tendencias musicales. Este no es el caso con KD. No se puede decir que “maduraron”, porque desde el primer LP ya estaba convencido que esta no era una banda de chiquilines que no tenian direccion. Sabian perfectamente que estaban rompiendo muchas reglas y mezclando estilos, pero lo hicieron de todos modos. En esta nueva entrega, se nota una presencia mucho mas destacada de el Thrash. Si, como si mezclar el metal sinfonico con el Death, ahora tambien mezclaron el Thrash, y es muestra de lo versatiles que son estos musicos, que esta mezcla, que pudo haber sido una catastrofe, se convierte en algo que no tengo miedo a predecir va a convertirse en “moda” a seguir para otros grupos.

En donde el disco anterior se aferraba de lo clasico, este se desprende. Las guitarras, que en el album pasado estaban plagadas de riffs bien brutales de Death, ahora tambien tienen, como mencione anteriormente, un tinte de Thrash, que se mezcla de manera increible con las vocales femeninas y las guturales masculinas, creando una suerte de alquimia que nos da algo que no se ha escuchado antes a traves de bandas de amplio reconocimiento.

El trabajo instrumental es totalmente notable, desde el punto de vista compositivo y desde el punto de vista ejecutivo. Se escucha comodos a los musicos que van de tiempos en 2/4 y hasta ¼ hasta el mas poderoso doble bombo y staccato.

Unos breaks refrescantes nos hacen no solo romper la monotonia, sino implementar un ambiente diferente entre cada cancion, y dentro de las mismas canciones, ya que Kivimetsan Druidi es de las bandas que no hacen una cancion completa que suene “igual” o “monotona”. Adoptan la “nueva escuela” de intentar mezclar diferentes ambientes musicales para crear pasajes que vayan acorde a la idea lirica de la cancion.

Algo muy destacable es que, por toda la potencia que tienen las voces guturales, el doble bombo, y las guitarras en staccato, el teclado y las voces femeninas en vez de crear una disparidad, se unen de manera perfecta, y en partes siniestra, con el resto de la instrumentacion, para crear una nueva experiencia musical.

Aquellos fans del genero Folk Metal quedaran contentos tambien al saber que existen varios pasajes que calificarian comodamente dentro de este genero. Pero es imposible encasillar a este grupo en un solo genero.

Tal vez lean este review y piensen que me pagan para decir cosas buenas para que se venda el album. Pues dejenme decirle que no es asi. Es mas, considero la buena musica que tengo el honor de escuchar como pago suficiente. Otra cosa, cuando ustedes mismos visiten algunos de los sitios mas arriba, y escuchen por ustedes mismos este lanzamiento, se daran cuenta que estas palabras, no son palabras al viento. Una vez mas, me toca simplemente plasmar una verdad en tinta cybernetica.