Kvelertak – Kvelertak

Por Morpheus Misfit

1. Ulvetid
2. Mjød
3. Fossegrim
4. Blodtørst
5. Offernatt
6. Sjøhyenar (Havets herrer)
7. Sultans of Satan
8. Nekroskop
9. Liktorn
10. Ordsmedar av rang
11. Utrydd dei svake

Miembros
Erlend Hjelvik – voz
Vidar Landa – guitarra
Bjarte Lund Rolland – guitarra
Maciek Ofstad – guitarra
Marvin Nygaard – bajo
Kjetil Gjermundrød – bateria

Website
myspace.com/kvelertak

Kvelertak, además de ser uno de los nombres mas guays para un grupo que ha aparecido ultimamente, es una banda de hardcore punk de Noruega, con claras influencias del black metal y de la vieja escuela del metal rock que funden de manera libinidosa en un sonido demoledor. Ahora se me viene a la cabeza esa etiqueta de black ´n´roll (mezcla de rock y black metal), y quizás es lo que mas se adecue a Kvelertak, y con este disco debut estos chavales (producidos por Kurt Ballou) son una de las promesas mas evolucionadas de los oscuros bosques noruegos.

Logicamente, siendo una banda de hardcore, Kvelertak tiene en su sonido una cantidad considerable de riffs rompe-cuellos, baterias fuera de si y voces de ultratumba. Puede sonar bastante simple en palabra, pero con tres guitarristas al frente estos chavales consiguen un sonido rápido y extremo hasta la médula. Cada canción en este disco tiene un arsenal de riffs pegadizos, tantos que es imposible aburrirse. Aqui todo se mezcla, desde tremolos utilizados en “Ulvetid” hasta acordes poderosos en “Fossegrim” (clara influencia blackmetalera), pasando por supuesto por secciones melodiosas como en la intro de “Sjøjhyenar, que podria perfectamente haber pasado por cualquier intro de Iron Maiden. Como si fuera poco, “Sultans of Satan” nos introduce en medio de su minutaje una jam al mas puro estilo psicodélico a lo Black Sabbath que nos hace preguntarnos ¿de donde consiguen estos tios lo que se toman?. El punk hace de cohesión entre toda esta velocidad, con la singularidad de incluir una buena dosis de solos a lo largo del disco, aunque estos nunca ensombresen a los poderosos riffs regordetes.

Un tributo a las bandas clásicas es algo presente en Kvelertak, pero aun asi su vocalista Erlend Hjelvik parece querer nadar contracorriente. No se aplica a aquellos gritos de la garganta a los cuales estan acostumbrados los fans del hardcore, sino se decanta por un tono mas alto y nihilistico propio de las bandas de black…tampoco canta en inglés, sino en noruego, ironicamente tentando a una peor repercusión internacional. Es su disco debut, y sin embargo cede su castigado microfono en varias ocasiones a miembros de Trap Them para que ayuden en esta masacre…¿Es que este tio está loco? Tiene que ser asi…tiene suficiente locura como para sentirla (a la música).

Lo que pasa aqui es que Kvelertak es una banda que toca su música porque si, porque les gusta y les importa una mierda lo que yo o vosotros pensemos de ello. ¿A quién no le gusta cuando los músicos son tan apasionados e intentos que deciden caminar por el sendero de la honestidad? Estos tios se divierten tocando, y eso se puede apreciar desde el grito de “Kvelertak!” al incio de “Ulvetid”, como tambié en la outro acústica de “Utrydd dei svake”. Si te gusta lo agresivo, tienes que estar sordo, ciego y estúpido como para que esto no te haga levantarte de la silla. KVELERTAK!!!!

P.D.: Gracias Gothburg 🙂