Magnum – Into the Valley of the Moonking

Por Bartolome Iborra Lozano

Nuevo disco de estos clásicos rockeros ingleses, que tras un tiempo sin publicar nada, recordemos que su última obra “PRINCESS ALICE AND THE BROKEN ARROW“.es de 2007, nos presentan esta obra con un título descriptivo de su contenido, INTO THE VALLEY OF THE MOONKING, si, a eso, le sumamos la portada (diseñada por Rodney Matthews), donde aparecen clásicos del género “matadragones” como el viejo mago, las letras rúnicas e indescifrables, tígres, lámparas aladinescas, un niño en edad escolar con uniforme “Angus” con su correspondiente tirachinas y por supuesto, lo más importante, DRAGONES!!!, nos hacemos una idea de por donde van los tiros a nivel lírico. Mundos imaginarios, con castillos y el mago enseñando el camino al travieso niño. Una gran fábula que da rienda suelta a la melodía y rock clásico de esta veterana banda. Para este disco han contado con un percusionista distinto al habitual, llamado Harry James procedente de otra clásica banda del estilo como es THUNDER. La producción (clara y cristalina) corre a cargo de Sheena Sear, el cual es un viejo conocido de la banda, puesto que produjo el primer disco.

Entrando en materia, el disco destila un sabor a Rock clásico, con su correspondientes medios tiempos y baladas, aderezado con ritmos más durillos. Bob Catley (entrevistado en goetiametal), realiza un gran trabajo a lo largo de todo el redondo, se adapta perfectamente a los diferentes tipos de canciones dándole el tono exacto en cada una de ellas. Otro buen trabajo es el del guitarrista Tony, donde desgrana diferentes riffs, sin caer en el AOR más pegajoso, pero con la suficiente melodía para entrar de lleno en el género AOR.
El disco se abre con la tradicional Intro, con sonidos de viento, y orquestación épica (como mandan los cánones), seguidamente abre el disco CRY TO YOURSELF, sonido clásico MAGNUM, con estribillo y labor vocal, rayando a un gran nivel, un estribillo pegadizo y muy trabajado, seguimos con ALL MY BRIDGES, dirigida desde el principio por unos teclados muy AOR, secundados por una impecable labor vocal, canción muy destinada a las radio fórmulas (si sigue existiendo eso ahora…). Con TAKE ME TO THE EDGE, tema guitarrero muy SCORPIONS o DEEP PURPLE (época J.L.TURNER) , con alternancias de partes más melódicas con partes más Hard, sin duda uno de los temas mejores del disco, destaca la gran labor y el buen hacer de Tony Clarkin. THE MOON KING entramos de lleno en la melancolía y tema tranquilo, pero cuidado, sin ser ni mucho menos baboso y aburrido, tema muy cercano al sonido bluesy (otro gran labor del hacha, con una utilización del slide muy acertada), con inicio lento aumentando las revoluciones a medida que avanza la canción, otro tema muy recomendable del disco. Seguimos con otro medio tiempo NOONE KNOWS HIS NAME, parecido al anterior, pero esta vez el que dirige el cotarro son los teclados, acompañado de manera magistral de la voz, corte inferior al anterior que se mueve por terrenos muy parecidos.

Introducción conducida por teclados, guitarra acústica y guitarra eléctrica marcando la melodía, en IN MY MIND´S EYE, esta vez si tenemos un tema un tanto empalagoso, que si la sumamos a la siguiente TIME TO CROSS THAT RIVER, también empachosa rebaja el buen nivel mostrado al inicio del disco. Con IF I EVER LOSE MY MIND, la crudeza y riff menos reposados se acentúan en este corte, con estribillo muy Purpeliano (última etapa Gillan) y bien trabajado. Después de este corte hard Rock volvemos a la balada dominada por las guitarras acústicas, teclados en A FACE IN THE CROWD. Los dos últimos cortes FEEL LIKE TREASON y BLOOD ON YOUR BARBED WIRE THORNS, se endurecen un poco más el sonido sobre todo en la última con un riff netamente AC/DC ¿habrá influido algo la última gira de los australianos?, es una copia descarada del TNT, maquillada durante el estribillo y sobretodo al final. Podrían meter más temas de estilo para equilibrar un tanto el disco, y dejar los medios tiempos (que los tienen muy buenos) a un lado.
Este disco no llega al nivel alcanzado con VIGILANTE, presentado allá por 1986, pero lejos de ser un mal disco, que no lo es, ni mucho menos, tiene muchos puntos en común con aquel disco. Destacaría los temas TAKE ME TO THE EDGE, y THE MOON KING, gran labor de Tony y Bob acompañado de manera magistral por mark a los teclados. Disco muy recomendable para los amantes del Rock más clásicos y obviamente, para los seguidores de esta veterana banda.