Mars Volta – The Bedlam In Goliath

Por Morpheus Misfit

1 – Aberinkula
2 – Metatron
3 – Wax Simulacra
4 – Goliath
5 – Tourniquet Man
6 – Cavalettas
7 – Agadez
8 – Askepios
9 – Ouroborous
10 – Soothsayer
11 – Conjugal Burns

MySpace: www.myspace.com/themarsvolta
Pagina Oficial: www.themarsvolta.com

Todavía, después de cuatro discos, me resulta una incógnita el hecho de que una música como la producida por Cedrix Bixler y Omar Rodríguez pueda tener el reconocimiento que tiene, tanto por la prensa especializada como por el resto de medios pop-ulares como la Mtv…y no quiero decir que las canciones o los discos de The Mars Volta sean malos, al contrario, son tan complejos, abstractos y fusionados que es raro que puedan contentar a la gran masa de público que los sigue…por el mejor lado de la moneda es un gran logro, ya que nombres como King Crimson, Rush o Frank Zappa ya no resultan tan extraños a la generación veinteañera que admiran cada paso del matrimonio Bixler – Rodríguez, y he ahí el gran beneficio de que los grupos se vuelvan “comerciales” (me siento como que he revelado un misterio universal xDDD).

Si haz seguido la carrera de Mars Volta desde su genial debut (De-loused in the Comatorium) sabrás que las etiquetas se quedan cortas, porque lo suyo ni es rock, ni es progresivo, ni es metal, ni es funk, ni es jazz y a la vez lo es todo, pero en una gran mezcla entrelazada con sonidos extraños y sintetizadores por doquier. Sin embargo, su disco del 2006 (Amputechture) supuso una regresión en el proceso creativo de la banda, con canciones sin sazón que se prolongaban mas de lo debido y que terminaban en un punto en el que todos deciamos “¿Qué ha pasado?”, eso unido a las letras mas flojas del catálogo Bixler – Rodríguez (es que después de dos discos conceptuales grabar uno que sea simplemente un recopilatorio pues….) hacían que aunque fuese una obra de arte técnica y experimental, no llegue de la manera que lo hicieron “De-Loused…” y “Frances The Mute”.

En mi opinión inclusive los ocho integrantes de Mars Volta se dieron cuenta de lo ocurrido y por eso vuelven en “The Bedlam in Goliath” a las raíces sonoras que dieron al mundo pop-ular un giro mas “Dalí-esco”, inclusive volviendo a los discos conceptuales… esta vez la historia ocurre en Jerusalén, donde los integrantes de la banda encuentran una tabla de ouija (llamada “soothsayer”) con la que contactan con tres espíritus: el de un hombre, el de un mujer y el de la madre de la mujer. Se supone que es una especie de amuleto para encarrilar a Bixler y a Rodríguez por la buena suerte en cuanto a inspiración y aceptación se refiere. Por último y como innovación han incluido al batería Thomas Pridgen dentro del navío, un hecho que podría pasar imperceptible si no fuese porque su participación es fundamental, pero de eso hablaremos luego. Una vez abierta la madriguera podemos ver cuan profundo es el agujero…

“Aberinkula” (llamada así por una especie de instrumento de percusión africano) suena a baterías esporádicas a través de líneas de bajo descendientes que se desdoblan al sonido de la voz de “hiena” de Bixler (ya una marca registrada) mientras que el saxofón pone los pies en la tierra de venas latinoamericanas (en resumen, una gozada)…”Goliath” es un cúmulo de tensiones, entre baterías rápidas, teclados, voces infrahumanas y riffs borrosos que no se aclaran hasta los cuatro minutos de marcha (momento en el que deciden seguir un mismo ritmo), pero bueno, es a lo que nos tienen acostumbrados y es en verdad lo que los hace únicos (esa sensación de una jam constante)….”Wax Simulacra” es el single elegido esta vez, y una de las canciones mas cortas de la carrera de Mars Volta (dos minutos y medio….compara eso con el promedio de 10 min/canción de Amputechture xD) que aunque suene a corto tiene el tiempo suficiente para que Thomas, el nuevo fichaje, se luzca por todos los rincones, y que Ikey Owens (teclados) y Juan Alderete (bajo) demuestren que no son simples marionetas (el flamenco conoce la psicodelia)….”Tourniquet Man” es la representación popera del álbum (con una infinidad de efectos de sonido), y junto con “Cavalettas” también de las mas largas, en una sincronía de inicio/final/inicio/final (si quisieron hacernos entrar en trance con “Cavalettas” creo que en parte lo consiguieron, jeje)…”Agadez” y “Askepios” se quedan a cargo de Ikey, quien con sus zumbantes teclados transforma la psicodelia en algo las diluido (si dicha cosa es posible) pero lo mas rayante es el efecto que agregaron a “Askepios” (el sonido del acople que causa un móbil sobre unos parlantes normales, que friki)…para mas INRI, posee uno de los solos de guitarra (que haz hecho, Omar?) mas extraños que he oído en un disco de Mars Volta….”Ouroborous” y su percusión hacen homenaje a los sonidos españoles en uno de los momentos en te hacen pensar, por fin, que han superado lo hecho en sus dos primeros álbumes (algo a lo “Drunkship of Lanterns” para los mas avanzados)… también hay tiempo para rockeras y heavies como “Metatron” o simples ruidos enlatados como “Ilyena”. Completan el trabajo con “Soothsayer” (influencias orientales y personales de Omar Rodríguez tras las seis cuerdas) y “Conjugal Burns” (una de las melódicas que mejor entra de las once).

Antes de la edición de este disco pensaba que llegaron a un punto en el que o lo dejaban definitivamente (como ocurrió con At The Drive In) o repetían fórmula para mantenerse vivos, y es que pasaba algo muy raro con las canciones, ya que éstas o culminaban en 3 o 4 minutos de sonidos sin sentido o simplemente parecían incompletas…The Bedlam in Goliath nos presenta el matrimonio melódico de estas dos formas de construir canciones, en un universo en el que hasta el sonido de un error de Windows puede ser utilizado como sampler.¿Lo bueno? Que han vuelto a ser genialmente raros sin llegar a aburrir….¿Lo malo? Que son raros, raros, raros….De todas maneras, Cedrix Bixler y Omar Rodríguez juntos son una cantera inagotable de talento, y esten al frente del grupo que esten estoy seguro de que serán extravagantes y seguiran hechos para resistir…a veces solo hay que encontrar aquello que hace relucir lo mejor de uno…ellos lo han conseguido.