[reportaje] Steve Albini: la muerte del productor más underground del mainstream

Por Nekrokosmos

De él se ha dicho que era un excelente jugador de póker y un gran periodista musical, pero sobre todo lo conocemos en su faceta como productor. Más allá de producir el infame ‘In Utero’ de Nirvana y cogerse un cabreo monumental cuando el sello discográfico quizo tocar sus grabaciones, Steve Albini fue sin duda un gran currante del underground. En unas semanas debería haber vuelto a España para tocar con sus Shellac en el Primavera Sound, pero un paro cardíaco se lo ha llevado a la edad de 61 años.

Su manera de trabajar dice mucho del tipo de persona que era, y es que ya en su estatus de leyenda decidía con quien quería trabajar y con quien no. Solicitaba 3 canciones de la banda que quería contratar sus servicios, ya sea de productor o ingeniero, pero también había que ver si la banda estaba en una multinacional o no. De esa manera no solo ha trabajado con grandes como Pixies, PJ Harvey, Mogwai o The Breeders, sino que en su vasto curriculum podemos encontrar nombres menos conocidos a nivel mundial como Weedeater, Neurosis, Om, Jawbreaker, Jesus Lizard, Code Orange o Helmet. Su enfoque crudo y sin adornos se adaptaba a varios estilos, y sin duda logró acercar a estrellas del rock ese ambiente de producción independiente y underground que tanto deseaban aunque los dólares lloviesen por millones.

Nacido el 22 de julio de 1962 en Pasadena, California, Albini se sumergió rápidamente en la escena musical punk y hardcore de la década de 1980. Su pasión por la música lo llevó a formar parte de varias bandas, incluyendo Big Black, Rapeman y Shellac, donde no solo desempeñó un papel vital como músico, sino que también comenzó a desarrollar sus habilidades como productor. Shellac a día de hoy mantiene el honor de ser la banda que más veces ha pisado el Primavera Sound, y seguirá haciendolo seguramente, pero sin su alma mater.

La filosofía de Albini hacia la producción musical se caracteriza por su enfoque honesto y minimalista. Es conocido por favorecer la grabación en vivo, capturando la energía cruda y la autenticidad de las actuaciones en estudio. Su objetivo es crear un ambiente que permita a los artistas expresarse libremente sin la interferencia de la sobreproducción, y por eso estaba tan solicitado. Bandas españolas que llegaron a trabajar con él, como Berri Txarrak, 12welve. o La M.O.D.A. cuentan que curraba solo como 2 días a la semana, y su honestidad a la hora de hablar le metió muchas veces en problemas, tanto que llegó a decir que Sonic Youth deberían sentirse avergonzados por haber fichado por Geffen.

Durante su vida Albini criticó enormememnte a la industria musical y a los principales sellos discográficos de la época por explotar y engañar económicamente a sus artistas. En un ensayo de su autoría esbozó un desglose financiero para mostrar cómo una banda hipotética que vendiera 250.000 copias de un álbum debut de un sello importante terminaría ganando sólo “aproximadamente 1/3 de lo que ganaría trabajando en un 7-11”. del álbum, debido a todos los gastos que realiza el sello, aparentemente en su nombre.

En incontables veces escribió la industria musical corporativa anterior a Internet como “un sistema que garantizaba el despilfarro recompensando a los derrochadores más despilfarradores en un sistema diseñado específicamente para desperdiciar el dinero de la banda”, cuyo objetivo era perpetuar sus estructuras y acuerdos comerciales al tiempo que impedía a las bandas (excepto ” estrellas monumentales”) de ganarse la vida. Lo contrastó con la escena independiente, que fomentó el ingenio y estableció una red alternativa de clubes, promotores, fanzines, DJ y sellos, y permitió a los músicos obtener ingresos razonables debido a la mayor eficiencia del sistema.

Muchos escuchamos su nombre por primera vez al haber sido elegido por Kurt Cobain para la producción del último disco de la banda, ‘In Utero’, y es que para entonces su nombre ya sonaba bastante en los circuitos underground que Cobain tanto adoraba. Es así como el disco acabó sonando totalmente opuesto a ‘Nevermind’, con un estilo de producción sin pulir que ayudó a capturar la intensidad emocional de la banda. Como condición puso que el sello no interviniese para nada en sus grabaciones con Nirvana, algo que finalmente ignoraron al publicar mezclas distintas para los tres singles de ‘In Utero’. Kurt quería exactamente lo que Albini podía proveer: un sonido primitivo y grabado en una primera toma con todos sus fallos, pero sobre todo auténtico.

Su influencia se extiende mucho más allá de sus propias grabaciones, y su enfoque DIY (Hazlo Tú Mismo) ha inspirado a innumerables músicos y productores a seguir sus propios caminos creativos. Steve Albini no solo ha dejado una marca indeleble en la música, sino que también ha desafiado las convenciones de la producción musical comercial. A través de su enfoque auténtico y sin concesiones, ha demostrado que la verdadera grandeza reside en la pasión y la integridad artística.

En 1997, Albini fundó Electrical Audio, un estudio de grabación en Chicago que se ha convertido en un destino codiciado para músicos de todos los géneros. Con un enfoque en el equipo de alta calidad y la artesanía meticulosa, Electrical Audio refleja el compromiso de Albini con la excelencia técnica y la integridad artística. En un mundo dominado por la producción pulida y la comercialización masiva, Albini fue un faro de autenticidad y creatividad para músicos que ya lo habían ganado todo y querían volver a sus raíces. Con cada grabación nos recordaba que la verdadera belleza de la música reside en su capacidad para mover el alma y desafiar los límites.