Reptil.e – Toxik

Por Morpheus Misfit

01 – Republika
02 – Blind Faith
03 – Wrath´n´Hate Boiler
04 – The Other Me
05 – Orbus Morba
06 – Absents (intro)
07 – Absents
08 – Perfect Crime
09 – Death Triumph
10 – Fear of Myself
11 – Hard Driving
12 – Dr. Mengele

Miembros
Jose Antonio Martin – Voz, guitarra
Carlos Climent – Bateria
Mikki Nebot – Bajo y sintetizadores

Sello
Independiente

Website
www.myspace.com/reptilebcn

Reptile, para quienes nos reconocemos adictos al Mortal Kombat desde la infancia, es alguien especial. Algunos recordarán que Reptile fue el primer personaje oculto en el primer juego de la saga, una mezcla entre Scorpion y Sub-zero que no dudaba en sacarse su máscara (según que truco emplearas) para abandonar toda figura humana y arrojarte litros y litros de ácido tóxico. Si, se que suena muy old-school, pero esta banda de Barcelona en algo se asemeja al mencionado personaje, y no solo en el nombre: de una manera old – school son un híbrido entre thrash y heavy metal que arrojan canciones y canciones tóxicas en este su debut de larga producción, haciendo crecer aun mas la leyenda viviente de la escena catalana.

Lo cierto es que la primera vez que coges el libreto del album, miras las fotos y lees los títulos de las canciones piensas que se trata de mas bien de una banda de death metal enchapada a la antigua, aunque el resultado termine siendo mas melódico. Lo que se puede apreciar en “Toxic” son canciones que debaten su existencia entre la agresividad oscura del thrash metal europeo que no desencajaria en el repertorio de bandas al estilo Kreator o Sodom, y la melodia siempre presente del heavy metal que ayuda en gran cantidad a que las canciones resulten memorables, con estribillos pomposos que harán las delicias de todos aquellos que buscan himnos de concierto.

Lo conseguido aqui resulta bastante acertado, hablando de que logicamente Reptil.e no han inventado la rueda precisamente dentro del metal, porque si consigues que con algo mil veces imitado logres captar la atención de una persona a lo largo de los 12 cortes, pues has llegado a donde pretendias.

Otro de los puntos fuertes de este “Toxic” es la fluidez y la dinámica con la que corren las canciones, junto con una producción intachable de Jacob Hansen, que hacen que uno no termine de hartarse del disco, dejando una sensación de minutaje perfecto. Es palpable que Climent y los suyos no son novatos en este mundillo de la música, la experiencia con sus instrumentos y la manera compositiva de alguien que ya ha experimentado esto alguna otra vez está alli, y es de agradecer que con algo no principalmente progresivo sepan captar la atención del oyente en este tema (la introducción de “Absents” por poner un ejemplo, o las guitarras de “The Other Me”).

Pero si somos objetivos hay que hablar de algunos detalles que quizás frenen un trabajo de 10: quizás sea lo de menos, ya que el enfoque central es la música, pero todo el diseño de arte del disco resulta demasiado simple (ni dibujos currados old-school ni extremado virtualismo moderno), algo que en el futuro podrian explotar mas ya que hay quienes aun prefieren a la vista de los 5 sentidos posibles…otra pega: ¿Por qué separar la intro de “Absents” en una pista diferente a la canción en si? No se me ocurre explicación posible mas que un fallo técnico, o algo que escapa del entorno de la banda, pero lo cierto es que desconcierta algo, tanto asi como si la banda conseguirá conseguir mas diversidad o diferentes temáticas en un segundo lanzamiento. Pero las pruebas estan aqui, y este

“Toxic” nos hace mirar de nuevo a la escena catalana para referirnos a buen thrash. De lujo.