[review] Alter Bridge – Pawns & Kings, un disco agresivo e inspirado

Por Nekrokosmos

Myles Kennedy – Voz, guitarra
Mark Tremonti – Guitarra, coros
Brian Marshall – Bajo
Scott Phillips – Batería

01. This Is War
02. Dead Among The Living
03. Silver Tongue
04. Sin After Sin
05. Stay
06. Holiday
07. Fable Of The Silent Son
08. Season Of Promise
09. Last Man Standing
10. Pawns & Kings

Con Alter Bridge te aseguras un mínimo de calidad, pero si pillas a Mark Tremonti inspirado te aseguras un disco como ‘Pawns & Kings’ que además es intenso, agresivo, con muchos riffs memorables y con unas melodías vocales que tardarás días en olvidar. Su séptimo álbum de estudio les pilla en un gran momento, quizás el mejor de su carrera.

Puede que el llevar juntos desde 2004, sin ninguna alteración en su formación, haya hecho que la maquinaria funcione tan bien por simple antigüedad y conocimiento uno del otro. El que sus miembros principales tengan otros proyectos paralelos en activo ha ayudado que no se cansen ni se duerman en los laureles, siempre contando con una sección rítmica como la de Brian al bajo y Scott a la batería que se mantiene tan sólida como efectiva a lo largo de los años.

Justamente en el trabajo de baterías de Scott nos fijamos en las tres primeras canciones del álbum y en lo imaginativa que sigue siendo su construcción de los temas. Temas como “Dead Among The Living” o “Silver Tongue” nos traen a los Alter Bridge más violentos que recordamos en mucho tiempo, hasta que “Sin After Sin” calma algo de los tiempos. Otro de los cambios que trae este nuevo lanzamiento de Alter Bridge es un Brian Marshall más audible en la mezcla, especialmente en canciones más melódicas y rockeras como “Stay” donde su bajo se hace muy presente.

Siguen teniendo canciones que son casi himnos festivos más grandes que la vida, está en su naturaleza, pero también nos traen canciones como “Holiday” que no son tan inmediatas y nos muestras una faceta de Alter Bridge que va más allá del rock de estadios. Lo mismo pasa con la larga “Fable Of The Silent Son” con sus 8 minutos y 22 segundos, no solo la canción más larga de toda su carrera sino también la que más peligrosamente les acerca al prog metal. Esa hambre de seguir explorando sigue intacta.

La voz de Myles Kennedy puede que sea el factor que más divida a los fans de los detractores del grupo, pero brilla con una luz propia añadiendo siempre el color y la atmósfera necesaria a cada canción. La musicalidad de sus integrantes y su capacidad de composición les separan del resto de bandas de rock alternativo y les hacen jugar en otra liga, hasta en las canciones más cortas y pensadas para la radio. Otra maravilla de Tremonti y los suyos.