[review] Amorphis – Queen Of Time, buen disco pero de usar y tirar

Por Nekrokosmos

Tomi Joutsen – Voz
Esa Holopainen – Guitarra
Tomi Koivusaari – Guitarra
Santeri Kallio – Teclista
Olli-Pekka Laine – Bajista
Jan Rechberger
– Batería

1. The Bee
2. Message in the Amber
3. Daughter of Hate
4. The Golden Elk
5. Wrong Direction
6. Heart of the Giant
7. We Accursed
8. Grain of Sand
9. Amongst the Stars
10. Pyres on the Coast
11. As Mountains Crumble
12. Brother and Sister

La sensación que tiene uno tras escuchar este nuevo disco de los fineses unas 5 veces o más es que a pesar de ser un buen disco, no es todo lo que aparenta ser. Está claro que han querido revestirlo con muchos detalles, electrónica, orquestación, instrumentos no convencionales…pero el núcleo de todo ello es justamente lo que representan Amorphis desde hace unos años.

Ya dicen por ahí que no es oro todo lo que reluce, y es que “Queen Of Time” no deja de ser Amorphis en piloto automático, el mismo que llevan echado mas de 3 discos, y que no por ello es malo. Hace tiempo que dejaron de ser una banda misteriosa y experimental, para encontrar su nicho en la melodía y la melancolía que les añade la voz de Tomi Joutsen…nada mal para hacer crecer su base de seguidores, pero los discos ya son otra cosa.

Uno puede llegar a sentirse engañado cuando pasan de ser una banda dispuesta a crear grandes piezas compositivas para todas sus canciones, a buscar un single facilón que entre de primeras y luego llegar a aburrir en más de la mitad de estas 12 canciones. Esa Holopainen a la guitarra es de lo poco que mantienen de la pasión de antaño, pero incluso aparece irreconocible en un álbum que intenta ocultar con mucha pirotecnia algo que tenemos claro desde hace “Eclipse”: las composiciones han pasado a ser super simples.

Oiga, no tiene nada de malo ser una banda mas directa, e incluso mas efectiva a la hora de vender discos y llenar conciertos. “Queen Of Time” puede que no sea un disco profundo, definitivamente no es un disco al que haya que buscarle muchas vueltas, y resulta tan agradable como la colaboración de la banda con Anneke Van Giersbergen en “Amongst Stars”. Nos muestra a unos Tomi Koivusaari y Olli-Pekka Laine relajados, a la par que contentos, sin esforzarse mas de la cuenta en relación a lo que llevan grabando los últimos 10 años.

Y es que al final del día es eso, tanto el diseño gráfico del álbum como la producción y la línea general del sonido siguen un plan ideal de marketing que hará que este nuevo disco sepa a miel en tus labios, provenga de donde provenga. Muchas bandas funcionan así y sus nuevos seguidores no piden mucho más, Amorphis podrían seguir sacando discos como éste en cadena pero dudo mucho que soporten el paso del tiempo. El kalevala nunca nos supo tan edulcorado.