[review] Anneke Van Giersbergen – The Darkest Skies Are The Brightest

Por Nekrokosmos

01. Agape
02. Hurricane
03. My Promise
04. I Saw A Car
05. The Soul Knows
06. The End
07. Keep It Simple
08. Lo And Behold
09. Losing You
10. Survive
11. Love You Like I Love You

Es muy difícil sorprender cuando llevas más de 20 discos a tus espaldas, pero en una carrera tan diversa como la de la artista holandesa Anneke Van Giersbergen siempre hay sitio para más. Lo apostó todo a su proyecto de metal VUUR, incluidos sus ahorros, y entre la no esperada recepción de los fans (aquellos seguidores de The Gathering que le pedían que volviese al metal) y la pandemia del covid-19 le obligaron a reinventarse.

Como si fuera poco su matrimonio de décadas parecía caerse a pedazos, y en lugar de mandarlo todo a la mierda decidió refugiarse en una cabaña en el campo y componer las canciones más íntimas de toda su carrera. Hay algo en Anneke que hace que aunque estemos escuchando un disco acústico como este “The Darkest Skies Are The Brightest” las canciones nos suenen rockeras, y es la fuerza que podemos encontrar en temas como “My Promise” o “The End”. Es la manera que tiene el talento pelirrojo de componer de una manera específica para que las estructuras se ajusten a la potencia aunque vengan del folk.

Se hace acompañar de instrumentos de cuerdas como violines, una guitarra acústica y su voz para darnos un disco de cantautor que no suena a cantautor. En este paseo de 11 canciones por momentos nos recuerda a lo que intenta hacer Myrkur en sus momentos más folk, y obviando las diferencias, consigue el mismo resultado espiritual. Parece ser el nicho con el que se siente más cómoda, como lo demostrará en breve en un concierto en streaming para presentar el álbum y que será totalmente acústico, y es que no hace falta una amplificación eléctrica para esconder nada. De hecho, es aquí donde desnuda su alma como nunca y hace resaltar su instrumento más preciado de una manera hiriente aunque bonita: su maravillosa voz.

Se puede decir sin miedo a equivocarnos que ha vuelto a reinventarse, aunque sin cambiar mucho lo que ya nos venía presentando a lo largo de los años. De los errores se aprende, y aunque su pasión por el metal sea muy grande, este tipo de proyectos son los que finalmente nos dejan ver el potencial completo de Anneke Van Giersbergen. Por muchos más años de folk y minimalismo musical, donde no intenta dar lástima sino demostrar que ha sobrevivido a todo, y donde la producción correcta puede dar con la clave para demostrar su poder.