[review] Architects – Holy Hell, una nueva rabia encontrada que funciona e ilusiona

Por Nekrokosmos

Sam Carter – Voz
Josh Middleton – Guitarra
Dan Searle – Batería
Alex Edwin Dean – Bajo
Adam Christianson – Guitarra

1. Death Is Not Defeat
2. Hereafter
3. Mortal After All
4. Holy Hell
5. Damnation
6. Royal Beggars
7. Modern Misery
8. Dying To Heal
9. The Seventh Circle
10. Doomsday
11. A Wasted Hymn

Era de esperar algo de cambio en el nuevo disco de los ingleses Architects, y es que cuando pierdes una pieza fundamental del proceso compositivo como lo fue Tom Searle para la banda…tu mundo simplemente cambia. Este nuevo aire les sienta muy bien, es que elegir a Josh Middleton de Sylosis fue lo mejor que pudieron hacer para no distorsionar tanto el sonido ya adquirido por el grupo sin intentar reemplazar al hermano caído con alguien que compusiese / tocase de manera igual. Tras tiempos oscuros llega “Holy Hell”, donde sigue habiendo nostalgia pero también una nueva rabia adquirida.

Si en el anterior “All our Gods Have Abandoned Us” era Tom Searle quien se despedía del mundo, ahora sus compañeros y su hermano Dan se despiden de él con estas 11 canciones. Es inevitable que un evento tan trágico como una muerte no afecte el siguiente álbum que la banda grabe, y hay mucho de duelo aún en “Holy Hell”, pero sin comprometer ni abaratar su sonido. Es digno de mención que el trabajo de guitarras en canciones como “Hereafter” o “A Wasted Hymn” sea de lo más destacado que hayan grabado en su carrera…y ya van ocho discos.

Dicho esto también hay que decir que, a pesar de que sea un disco altamente emocional, el hecho de la partida de Tom (por muy dolorosa que sea) no justifica que ciertos pasajes de “Holy Hell” sean casi calcados a los de “All Our Gods Have Abandoned Us” en cuanto a las baterías. Es también este instrumento el que en ocasiones le da un sonido mas esterilizado y poco natural al resultado final, solo hace falta coger el single “Doomsday” como muestra. No es algo que tire abajo el resto del trabajo hecho, pero que hablando objetivamente desde fuera de las circunstancias actuales de la banda sea quizás el aspecto más débil de “Holy Hell”, el que haga que algunas canciones suenen prácticamente iguales.

Es gracioso como una banda que en su momento se encajó dentro del metalcore pueda conseguir realizar pasajes tan complejos como los que puedes encontrar en “Damnation” o “Modern Misery”. No están ahí a la primera escucha, no levantan un instrumento por encima de otro para hacerlo destacar, pero está presente y cuando uno finalmente se da cuenta es cuando todo un nuevo universo se extiende para mostrar sus constelaciones. No es nada fácil unir agresividad con armonía, pero tras grandes cambios en su sonido desde “Hollow Crown” están muy seguros de sí mismo como para cabalgar fuera de estas dificultades. Ciertas partes orquestales y un sobrio trabajo de imagen detrás de cada videoclip, foto promocional o libreto no intentan robar protagonismo a lo que quieren que hable por ellos en “Holy Hell”: la música.

Sam Carter se convierte en un huracán una vez más, nos regala ese impresionante “Death Is Not Defeat” que abre el álbum y que se puede poner entre sus top 3 mejores interpretaciones con la banda. Es ese grito crudo, esas lineas melódicas infecciosas, y una interpretación salvaje a la par que pasional. Si te gustaban Architects antes, ahora te van a encantar porque han conseguido magnificar todo lo que ya funcionaba en sus discos anteriores. Las letras, escritas por Dan, todavía nos arrancan alguna lágrima y eran necesarias a modo de terapia…pero es la instrumentación que envuelve a este paquete lo que hace que “Holy Hell” sobresalga sin ser lo mejor que ha salido este año. Tampoco es que lo busque, pero nos da esperanzas de que esta banda todavía tiene mucho que decir con un nuevo compositor.