[review] Atreyu – The Beautiful Dark Of Life, fácil y melódico

Por Nekrokosmos

Dan Jacobs – Guitarra, coros
Brandon Saller – Voz
Travis Miguel – Guitarra, coros
Marc “Porter” McKnight – Bajo
Kyle Rosa – Batería

01. Drowning
02. Insomnia
03. Capital F
04. God/Devil
05. Watch Me Burn
06. Good Enough
07. Dancing With My Demons
08. Gone
09. I Don’t Wanna Die
10. Immortal
11. (i)
12. Death Or Glory
13. Forevermore
14. Come Down
15. The Beautiful Dark Of Life

Ya resulta inútil meterse en la batalla de si Atreyu son metalcore o no, con este nuevo lanzamiento parecen querer zanjar las cosas de una vez por todas. Alguien querrá echarle el muerto a la salida de Alex Varkatzas del grupo, pero la verdad es que los últimos lanzamientos con el vocalista ya denotaban un acercamiento peligroso y sin miramientos a lo melódico. Lo que siempre nos ha gustado de Atreyu ha sido justamente ese toque pegajoso de sus coros, pero siempre sin alejarse mucho del metal americano. Hoy día todo vestigio de metal ha sido eliminado, y ‘The Beautiful Dark Of Life’ es el último clavo en su tumba.

¿Es esto algo malo? Diría que no, y es que al tener el nuevo vocalista (y anterior baterista) Brandon Saller el poder total de la banda, Atreyu como entidad por fin parecen revelar sus verdaderos colores. Haber disfrutado de las mieles del metalcore en el apogeo de popularidad del género habrá sido una táctica para ganar muchos seguidores rápido, pero queda claro que con lo que se sienten totalmente identificados es con un rock de radio fórmula que crea más emociones intensas que una pieza compleja.

Y es así como en ‘The Beautiful Dark Of Life’ vemos como lo han simplificado todo. No será por sus capacidades, más que demostradas en otras ocasiones, o quizás sean las limitaciones de Brandon Saller a las voces, pero Atreyu parecen ahora mucho más felices que en sus discos oscuros de hace 15 años. Muchas bandas americanas e inglesas han seguido el mismo camino, de “ablandar” su sonido, pero pocas han tomado un giro tan drástico como para eliminar casi toda huella de un sonido más duro y cabreado como lo han hecho Atreyu progresivamente hasta llegar a este disco. Tomemos por ejemplo los singles “Drowning”, “Watch Me Burn”, “Immortal” o “Forevermore”, todos ellos con altas dosis de humor en sus videoclips que vuelven a demostrar lo innegable: ni los propios Atreyu se toman ya en serio la banda que fueron en sus hits “Lip Gloss & Black” o “The Crimson”.

El resultado final es un disco lleno de emociones crudas y canciones fáciles pero convincentes si obviamos el pasado de la formación. El resto de la banda parece ceder antes las intenciones de Saller y en lugar de hacer una exhibición de sus habilidades, dan a los temas lo que la canción necesita para ser un single viral. Un disco hecho para los fans del rock americano sin prejuicios, pero no para seguidores del metalcore que ya están hipotecados hasta la tumba.