[review] Bad Nerves – Bad Nerves, canciones adictivas como doritos

Por Raúl Cruces Fernández.

Bobby Nerves – Voz
William Phillipson – Guitarra
George Berry – Guitarra
Jonathan Poulton – Bajo
Samuel Thompson – Batería

1. Can’t be mine
2. Mad Mind
3. Baby Drummer
4. Palace
5. Radio Punk
6. Bored of babies
7. Electric 88
8. Wasted days
9. New Shapes
10. Last beat
11. Terminal boy
12. Dreaming

Hace mucho que no escribo. A veces la falta de tiempo, la monotonía propia de nuestras vidas, trabajo, cursos, oposiciones, lectura atrasada y un largo etcétera, pero lo que no he parado es de escuchar en los últimos meses cosas fresquitas para mis oídos.

En un panorama musical a veces tan previsible en el que parece todo inventado y falto de ideas (por lo menos para mí), preocupado por la estética y parado por todo lo que estamos viviendo del maldito covid-19, me faltan bandas que aporten cosas diferentes y es lo que he podido encontrar en grupos como: The Chats, Carbonas, Bad Nerves, Radioctivity, Bad Sports y otras más.

Representan una vuelta de tuerca al género punk rock aportándole cierto frenetismo, locura y desenfreno por momentos, al mismo tiempo que melodías powerpop y riff garageros. Un matrimonio muy prometedor en el que el punk del 77 y el garage de los 60 se sueldan sin fisuras. Dicho esto, me dispongo a hablaros de un disco salido del horno en 2020 y lleva desde este verano como un vinilo girando dentro de mi cabeza, el homónimo de Bad Nerves.

Un trabajo de 12 temas el cual dejan entrever que puede ser algo más que un debut prometedor, aunque sean muchas las decepciones que todos conocemos. Empieza con “Can´t Be Mine” y desde entonces deberías darle volumen al equipo, porque no vas a parar de saltar con ella ¡Menudo desquite! Y solo necesitan 2:06 para ya demostrar lo que valen, con un claro guiño a Ramones.

Cuando los ves en el videoclip dices que son unos Strokes con 6ª marcha, su vocalista parece una especie de Julian Casablancas, con algo de Joey Ramone y Richard Ashcroft. Le sigue “Mad Mind”, que en 2:15 se ventilan un tema propio para unos Buzzcocks y claramente el acercamiento al 77. “Baby Drummer”, cierto aire bailable y sobre todo molón es algo más a medio tiempo que las dos primeras, pero sin dejar que cojas aire del todo, sino una canción algo más larga al igual que “Palace” con 2:46.

El tema “Radio Punk” fue editado como single en 2017 y forma parte de este trabajo. Es todo un acierto, un tema con partes más powerpop que punk acelerado, ofrece algo diferente y pausa. Al disco le siguen “Bored of Babies”, con una estupenda base rítmica, “Electric 88” y “Wasted Days” que no dejan de engancharte en cada escucha, como unos buenos doritos.

Lo siguiente es “New Shapes”, una canción que habla cuando la persona a la que amas a veces no muestra su lado inocente por desconfianza o porque realmente es así. Le siguen “Last Beat” y “Terminal Boy”, pero la guinda a este estupendo postre es “Dreamming”, cuando crees que ya no hay fuerzas ni energías aparece una de las más rápidas.

Ya estais tardando en darle una escucha.