[review] Batushka – Hospodi, sin sonar a Batushka un disco memorable

Por Nekrokosmos

Wozglas
Dziewiatyj Czas
Wieczernia
Powieczerje
Polunosznica
Utrenia
Pierwyj Czas
Tretij Czas
Szestoj Czas
Liturgiya

Para intentar hacer una crítica más o menos objetiva hay que intentar dejar de lado la guerra de egos de Batushka, aquella banda que nos sedujo con “Liturgiya”. La versión de Krys se adelantó y publicó y un disco maravilloso, y ahora toca dar el veredicto de quienes se han quedado legamente con el nombre. Lo curioso viene cuando ni uno ni otro ha decidido seguir el camino de “Liturgiya” en cuanto a sonido, consiguiendo ambos un buen resultado según como se mire.

Bart no se ha andado con tonterías ni tampoco parece estar dispuesto a experimentar mucho, y lo que nos presenta en “Hospodi” es black metal atmosférico en contraparte del disco más pesado e incluso “doom” que nos ofreció Krys semanas antes. Lo más evidente es que Bart ha intentado poner sus voces por encima de todo en este trabajo, como queriendo dejar claro que lleva el mando de Batushka en todo momento, y con una producción mucho más cristalina que antes también envía los cánticos y coros atrás en favor de un disco más simplista pero que a la vez no oculta sus detalles detrás de un sonido embarrado. El black metal que agrada a Krys hace énfasis en la masa de sonido y agobio que termina por esconder gran parte de la brillante composición instrumental, y en “Hospodi” ocurre todo lo contrario.

Se podría decir que “Hospodi” podría agradar más al metalero medio, no precisamente a alguien metido en el metal extremo de lleno. Creo que en este aspecto es cuando se nota más quien era el encargado de la composición en Batushka, y esa persona no es otra que Krys. Bart no hace un mal trabajo y consigue crear canciones memorables, pero si no fuera por los cánticos religiosos podríamos estar hablando fácilmente de otra banda. Por momentos incluso parece ser un conjunto de músicos uniendo piezas aquí y allá intentando emular el sonido de Batushka, pero también intentando tocar varios palos. Aunque la temática de las letras siga siendo religiosa, estas canciones ya no tienen ese sentimiento religioso en su sonido, uno ya no parece asistir a misa cuando las escucha, y aunque la instrumentación no es mala ya solo busca ser recordable con ciertos ganchos, no realmente apabullante como en “Liturgiya”.

Ni “Hospodi” ni “Panihida” son realmente discos de Batushka, sino trabajos en solitario de sus dos cabezas más visibles ¿Es uno mejor que otro? Eso depende del tipo de metal extremo del que disfrutes, aunque queda claro donde han metido el gran presupuesto para la producción: en “Hospodi”, unos Batushka en modo genérico. Bart se ha esmerado en hacer que esto parezca Batushka, metiendo cánticos en cada canción y hasta en las intros, pero no puede ocultar lo que es evidente y hay un ejército de haters que no escatiman fuerzas en recordárselo, tanto a él como a Metal Blade Records. Sin ser Batushka es un disco bastante disfrutable y memorable, lo que falla es el nombre bajo el cual se ha lanzado.