[review] Between The Buried And Me – Automata II, el triunfo de lo ingenioso sobre la técnica

Por Cenobyte

Dan Briggs – Bajo
Blake Richardson – Batería
Tommy Rogers – Voz, teclados
Paul Waggoner – Guitarra
Dustie Waring – Guitarra

1. The Proverbial Bellow
2. Glide
3. Voice of Trespass
4. The Grid

Between The Buried And Me siempre han sido conocidos por ser una banda sobresaliente en lo técnico y aventurera en lo musical, aunque muchos estén algo decepcionados del camino seguido por la banda en los dos últimos discos antes de este doble “Automata”. Cuatro meses después de la primera parte ahora lanzan “Automata II”, que no se entiende sin la primera pero que sobresale mucho más que esta.

Bandas como BTBAM entienden el prog de otra manera, y sin duda esta segunda parte se centra mas en el rock progresivo de los 70´s que en cualquier otra división del género. Quienes esperaban algo de metalcore ya pueden estar dando la vuelta, porque en “Automata II” no encontrarán ni un solo breakdown.

Hay quienes hablan de ellos como los nuevos Opeth (en última faceta), hay quienes los comparan con unos Haken mas sencillos, y otros que simplemente ven fantasmas del “Metropolis PT 2” de Dream Theater en piezas como “The Proverbial Bellow” de 13 minutos de duración…si tuviesemos que comparar este álbum con el resto de su catálogo podríamos decir que es su ofrenda mas jazzística.

El mejor ejemplo de lo que son capaces es el tema central “Voice of Trespass”, en donde en una sola canción tenemos oscuridad, luz, lo que parecen ser improvisaciones y hasta instrumentos de viento o cuerda que escapan de toda norma impuesta o mediocridad. Con este disco BTBAM demuestran que esos asaltos creativos no son solo “momentos de locura” sino estructuras muy planificadas para causar una sensación completa y no solo llamar la atención.

Quienes no comprendían “Parallax” en sus dos partes seguirán prefiriendo que la banda tire por caminos mas tradicionales dentro del metal (aunque moderno) o que simplemente sean una banda instrumental, pero desde el rumbo sonoro escogido a una producción mucho mas pulcra hace que las canciones sean mas concisas, es correcto decir que han llegado a ese momento donde sus “chalaúras” se sienten mas naturales.

Dicho todo esto no podemos encumbrarlo en lo mas alto de su carrera, aunque sí como lo más destacable que han creado en esta transición. Lo que pasaba con el resto de discos de BTBAM es que no se sentían como álbumes con una identidad propia sino como una colección de singles con momentos muy brillantes y otros “de relleno”. Han aprendido con el paso del tiempo a asociar una idea/sonido general a un disco, que ya puede identificarse a su alma mater. Se van alejando cada vez más del metal, y queremos ver hasta donde les lleva esta experimentación. De momento no ha ido nada mal, solo hace falta que lo defiendan en directo tanto como lo trabajan en estudio.