[review] Blaze Bayley – Circle of Stone, la sombra de la doncella sigue sin poder eclipsar el buen hacer de Blaze y los suyos

Por David Alonso

Blaze Bayley – Voz
Chris Appleton – Guitarra
Luke Appleton – Guitarra eléctrica
Martin McNee – Batería
Karl Schramm – Bajo

01. Mind Reader
02. Tears in Rain
03. Rage
04. The Year Beyond This Year
05. Ghost in The Bottle
06. The Broken Man
07. The Call of The Ancestors
08. Circle of Stone
09. Absence
10. A Day of Reckoning
11. The Path of The Righteous Man
12. Until We Meet Again

Ser el frontman de la época más oscura de Iron Maiden ha provocado que, poco a poco y a base de notables lanzamientos en solitario, la figura del bueno de Blaze acabe brillando más que nunca. Con ‘Circles of Stone’ se continúa con esa tendencia y nos hace ver el buen estado de forma en el que se encuentra con un disco variado, pegadizo y contundente que destaca por su excelente estado vocal.

Una excelente velocidad en su sonido rítmico, unas guitarras que hacen maravillas en los solos y secciones melódicas, junto a un más que notable y épico estado vocal son las claves de un redondo donde Blaze continúa la tendencia de sus anteriores discos y sigue saliendo airoso. No pretende reinventar la rueda o descubrir el fuego, pero lo que propone, lo ejecuta llevándolo a su terreno vocal con un muy buen resultado.

Ejemplos de ello podemos verlo en “The Year Beyond This Year” con un veloz estribillo muy pegadizo y épico acompañado por unas guitarras melódicas que encajan a la perfección. Otro ejemplo de ello lo encontramos en la emotiva “The Broken Man”, donde vemos a un Blaze triste y melancólico que, con su reconocible voz, consigue transmitir esos sentimientos al oyente en un tema que va de menos a más en su intensidad. Para finalizar, destacar la homónima “Circles of Stone”, con un espectacular y melódico solo de guitarra, junto a un Blaze arrojando un épico y coreable estribillo que hacen de este uno de los cortes más redondos del disco.

Como suele ser habitual ya, no es un disco que se asemeje a sus andaduras pasadas en Iron Maiden, pero sí que es cierto (y hace que al oyente se le dibuje una sonrisilla al escucharlo) haya ciertas líneas de guitarra más melódicas que puedan recordar a aquella época pasada, pero sin opacar lo diferentes que a fin de cuentas son estos temas respecto a los de aquella época.

Afortunadamente, este no va a ser el último trabajo del cantante británico, aunque estuvo a punto de serlo, debido a que dos días después de grabar el disco sufrió un infarto que casi nos deja sin poder disfrutar más de su música. Nos alegramos mucho que haya podido recuperarse y actualmente poder girar con buena salud y defendiendo sus nuevos temas, ya que como ha demostrado, tiene cuerda para rato en la voz y una mente llena de nueva música que ofrecer.