[review] Cavalera Conspiracy – Pandemonium

Por Nekrokosmos

01. Babylonian Pandemonium
02. Banzai Kamikaze
03. Scum
04. I, Barbarian
05. Cramunhao
06. Apex Predator
07. Insurrection
08. Not Losing the Edge
09. Father of Hate
10. The Crucible
11. Deus Ex Machina
12. Porra

No, no es una excusa para salir de gira, sino mas bien una buena patada en el pecho a quienes pensaban que todo estaba dicho bajo un apellido tan legendario como es el Cavalera.

Hay dos cosas que no se pueden negar cuando se escucha el nombre de los hermanos Cavalera: una de ellas es que a priori sabemos lo que vamos a escuchar en el disco, y otra es que sabemos que lo que hayan grabado será de calidad ¿Se puede hacer la misma cosa una y otra vez y que siga gustando? Pues si, y Max e Igor lo demuestran con el tercer disco de Cavalera Conspiracy en el cual se arropan de la compañía de Marc Rizzo (quizás uno de los mejores guitarristas de metal del planeta, y muy infravalorado) y Nate Newton (bajista de Converge que inclusive se atreve a cantar en “The Crucible”).

“Pandemonium” no es otra cosa sino una gran trituradora de todas esas influencias punk/thrash/metal/grindcore que los hermanos Cavalaera siempre han puesto en sus lanzamientos a lo largo de todas las formaciones por la que han participado, y tiene un especial aliciente al tener grandes reminiscencias a lo hecho en el pasado por Max con Nailbomb…¿Buenas noticias? Claro, porque aun no escuchemos nada nuevo bajo el sol, gozamos de la misma manera con la virulencia que canciones como “I, Barbarian” o “Banzai Kamikaze” pueden transmitir en tan poco tiempo.

Una cosa no quita la otra, y es que las composiciones y las estructuras de las canciones son predecibles en todo el minutaje, pero están hechas con suficiente calidad como para olvidar todo aquello. Marc Rizzo se desluce en la guitarra y desparrama talento en cada pista de este “Pandemonium” sin mucho esfuerzo pero con gran esmero, dejando claro que es capaz de subir las notas de un álbum con su mera presencia. Me atrevería a decir que aunque sea un disco de libro de los Cavalera, presenta algo de experimentación en ciertas pistas, y un regusto a Nailbomb que muchos fans mas hardcore agradecerán sin duda alguna.

La mala leche, una llama inapagable de pasión por el death metal old school, y varios guiños hacia el punk de corte mas crust se hacen notorios en estas 12 canciones. Los mas tradicionales de la última etapa de Sepultura saciarán sus necesidad flamenco/tribal con la canción “Porra” y las guitarras de Marc Rizzo, y el resto seguiremos sonriendo cada vez que escuchemos la rasposa voz de Max y esa producción sucia que nos arrastra hacia lo mas underground del género a pesar de contar con toda la promoción y maquinaria de los grandes. No, no es una excusa para salir de gira, sino mas bien una buena patada en el pecho a quienes pensaban que todo estaba dicho bajo un apellido tan legendario como es el Cavalera.