[review] Cave In – Heavy Pendulum, más vivos que nunca

Por Nekrokosmos

Stephen Brodsky – Voz, guitarra
Adam McGrath – Guitarra, voz
John-Robert Conners – Batería
Nate Newton – Bajo, voz

1. New Reality
2. Blood Spiller
3. Floating Skulls
4. Heavy Pendulum
5. Pendulambient
6. Careless Offering
7. Blinded By a Blaze
8. Amaranthine
9. Searchers of Hell
10. Nightmare Eyes
11. Days of Nothing
12. Waiting For Love
13. Reckoning
14. Wavering Angel

Lo más probable es que a los puristas no les guste mucho lo que voy a decir, pero estamos ante el mejor disco de Cave In hasta la fecha. Son una de esas bandas que siempre se han mantenido en el underground, viendo como los grupos a las que influenciaron se volvieron más populares, y siguieron adelante.

Nadie les podría haber dicho nada si hubiesen puesto punto final a su carrera tras la muerte de Caleb Scofield, más aún cuando integrantes como Stephen Brodsky están más que pluriempleados, y aquí nos encontramos con un disco que se posiciona como candidato fuerte a lo mejor de 2022.

Nunca han sido una banda que se haya dormido en los laureles ni hyaa puesto el piloto automático en ninguno de sus lanzamientos. Han sido una banda de metalcore, post hardcore, metal progresivo o incluso space rock según el disco que escuches, en una carrera de 27 años en los que siempre han buscado superarse en cuanto a géneros. Esa curiosidad es la que notamos en los 71 minutos de ‘Heavy Pendulum’, un disco largo que se hace corto incluso en canciones como “Wavering Angel” con sus 12 minutos. A todo lo dicho anteriormente buscan nuevas fronteras con el stoner metal o el sludge, o en canciones de las más abrasivas desde su debut ‘Until Your Heart Stops’ de 1998.

La sensación que deja ‘Heavy Pendulum’ es la de un disco en el que todos sus integrantes se lo han pasado de puta madre, incluso en sus momentos más introspectivos y pinkfloydianos que se suponen más serios. Los riffs como los de “Amaranthine” tienen mucho músculo, la banda se divierte de lo lindo y no solo en los videoclips que acompañan a los singles, que gracias a la producción de los God City Studios de Kurt Ballou termina sonando de escándalo.

Nate Newton de Converge se integra a la perfección, parece llevar toda la vida con Cave In, y las partes en las que interviene con su voz agresiva convierte cada canción en el híbrido perfecto con las partes limpias de Brodsky. Adam McGrath se luce y nos hipnotiza con su guitarra rítmica, dándole un toque casi grunge a canciones como “Careless Offering”.

La madurez y la experiencia que han alcanzado Cave In a la hora de componer nos alegra y asusta a la vez, siendo una de las bandas con más clase de su estilo. Puede que muchos les hayan dado por muertos después del infierno que han pasado, pero están más vivos que nunca.