[review] Cradle Of Filth – Hammer Of The Witches

Por Nekrokosmos

Dani Filth – Voz
Martin Skaroupka – Batería
Daniel Firth – Bajo
Richard Shaw – Guitarra
Ashok – Guitarra
Lindsay Schoolcraft – Teclados y voces femeninas

1. Walpurgis Eve
2. Yours Immortally…
3. Enshrined In Crematoria
4. Deflowering The Maidenhead, Displeasuring The Goddess
5. Blackest Magick In Practice
6. The Monstrous Sabbat (Summoning The Coven)
7. Hammer Of The Witches
8. Right Wing Of The Garden Triptych
9. The Vampyre At My Side
10. Onward Christian Soldiers
11. Blooding The Hounds Of Hell
12. King Of The Woods (bonus)
13. Misericord (bonus)

Si somos sinceros podríamos decir que Cradle Of Filth no han hecho nada realmente destacable luego de sus primeros cuatro discos. Si, decimos esto y nos quedamos tan tranquilos, porque es cierto que “Damnation And A Day” son como un barco sin rumbo que intenta mezclar su black metal gótico con un sonido de metal mas mainstream, y dominado por los riffs de guitarra.

Y no, no lo consiguieron nunca, ya que sus guitarras nunca fueron grandes compositores, y el sonido de la banda se apoyaba en un batería muy talentoso y en varias capas de teclados. Cuando perdieron a ese batería y dejaron de lado los teclados fue cuando fue el devenir de la banda, perdiendo toda su creatividad. Ahora con Paul Allender fuera de la banda, Dani Filth ha conseguido editar un disco que recuerda a esos primeros álbums, y sin duda es lo mejor que ha sacado desde “Midian”.

Es una bendición que la cosa no decaida en un disco de Cradle Of Filth tras el primer tema (que por costumbre suele ser el mas agresivo), y así como afirmabamos antes de que no habían sacado nada destacable en 15 años, podemos afirmar que en “Hammer Of The Witches” no hay ninguna canción de relleno. Los mas puristas tendrán recuerdos de “Nocturnal Supremacy”, y por fin vuelven los solos memorables en sus álbums. Si buscas comparaciones podríamos decir que es como una mezcla del “Midian” y del “Cruelty And The Beast”, pero con la diversidad suficiente y la melodía que tenía “Dusk And Her Embrace”. Y mucho de ello tiene que ver con la nueva formación, especialmente con los guitarras y el teclista nuevos.

Armonias de guitarras duales y pasajes de teclado que crean atmósfera son gran parte de la grandeza de éste álbum, pero asi también la voz renovada de Dani Filth, que parece estar pasando por una segunda juventud. La producción no hace aguas, sino enriquece aun mas canciones como “The Monstrous Sabbat” o “The Vampyre At My Side” con un toque pulido pero crudo a la vez, como cuando se deja respirar al buen vino.

La temática lírica vuelve a ser interesante, atrapando en una historia que no desentona con los pasajes oscuros que recorren el minutaje de un disco no excesivo y justo sin exagerar en los detalles. Ser un disco conceptual es lo que tiene, y el quinto disco conceptual de la banda es el disco que todos los fans llevan esperando mas de una década, y solo les ha costado renovar media formación de la banda.