[review] Crazy Lixx – Two Shots At Glory

Por David Alonso

Danny Rexon – Voz
Joél Cirera – Bateria, Coros
Jens Sjöholm – Bajo
Chrisse Olsson – Guitarra
Jens Lundgren – Guitarra

01. Two Shots At Glory
02. Fire It Up (‘23)
03. Invicible
04. Lights Out! (‘23)
05. Sword And Stone (‘23)
06. Whiskey Tango Foxtrot (‘23)
07. Ain’t No Rest In Rock N’ Roll (‘23)
08. In The Night (‘23)
09. Only The Dead Know (‘23)
10. Sympathy (‘23)
11. Church Of Rock (‘23)
12. Riot Avenue (‘23)

‘Two Shots At Glory’ pretende ser una desenfadada y canalla celebración de la historia de la banda, con regrabaciones de algunos de sus temas más icónicos aderezados con un par de sorpresas bajo un telón de un sonido más clásico. ¿El resultado? Una celebración que se queda a medias debido a la baja calidad de sonido y producción en el resultado final pero que resulta tremendamente efectiva a la hora de provocar dolor en las cervicales debido a su caña y buen rollo constante.

Históricamente, Crazy Lixx ha sido una banda que ha cuidado bastante su sonido, ofreciendo una contundencia en la mezcla que, junto a unas composiciones donde predominaba el cachondeo y la evocación a tiempos pasados, conseguían un notable resultado y proclamándose como un excelente eslabón en el género del hard rock de corte más glam. Es por ello, que esta recopilación sorprende bastante el cómo han enfocado la producción del disco, con unas baterías que saturan en ocasiones el sonido, guitarras sobreproducidas y la casi total ausencia de graves durante todo el redondo, dejando como resultado un sonido que si lo comparamos con sus temas anteriores de otros discos es notable la diferencia y la pérdida de contundencia que han perdido algunos cortes.

Entiendo que esta decisión se pueda deber a asemejar su sonido un poquito más a ese glam metal de los años 80`s, con un mayor eco, una ecualización de graves más baja y una mezcla final no tan extremadamente perfecta a lo que ya estamos acostumbrados hoy
día, pero el resultado, si bien puede recordarnos a esa época en ocasiones, deja que desear en la nota final.

Aún así, en lo estrictamente compositivo, estamos de enhorabuena, ya que todos estos problemas se difuminan un poco ante la colección de temas que los suecos han escogido para esta ocasión, basando su elección en temas más moviditos y de celebración en vez de los más escuchados.

“Invincible” y “Sword And Stone” son las nuevas aportaciones que se incluyen en el disco y no decepcionan, evocando a ese hard rock de malotes y guaperas donde a fin de cuentas, que sonase mejor o peor un disco era lo de menos si el ritmo ponía todos a disfrutar como si no hubiese un mañana.