[review] Darkthrone – Eternal Hails, el disco de heavy doom que los mantiene en el trono

Por Alejandro B.

Fenriz – Batería, bajo, teclados, guitarra
Nocturno Culto – Voz, guitarra

01. His Master`s Voice [07:17]
02. Hate Cloak [09:16]
03. Wake of the Awakened [08:24]
04. Voyage to a North Pole Adrift [09:24]
05. Lost Arcane City of Uppakra [07:02]

Había curiosidad por escuchar como sonarían Darkthrone en un nuevo estudio. No solo son una de las bandas que han definido el black metal y han creado híbridos desde los 90’s, es que también nos ponen en la mesa su disco número 19 ¿Todavía nos pueden ofrecer algo que no hayan hecho ya? En Darkthrone, como en el black metal en general, lo suyo es ofrecer algo de confianza sin perder la identidad.

Este “Eternal Hails” está lleno de cambios, y no lo digo porque Darkthrone no suenen a Darkthrone. Para empezar Fenriz grabó las baterías del disco con un kit de batería que perteneció a Carmine Appice cuando formaba parte de la banda de Rod Stewart ¿Hay algo más kvlt que eso? El sonido a “viejo y encerrado” que han conseguido arrancar de estas 5 canciones sí importa y mucho, le da un feel vintage a estas grabaciones y nos transporta en 45 minutos a más de 30 años atrás.

Otro de los cambios es que han dejado esa faceta más “punk” y abrazan al completo su amor por las canciones cocinadas a fuego lento, que se expanden a lo largo de los minutos, algo que seguramente han aprendido de volver a escuchar los discos de Celtic Frost o Candlemass. No se nos pasa por alto el regusto doom de “Hate Cloak” o “Lost Arcane City of Uppakra”, quizás la nueva inspiración de dejar la grabadora de 8 pistas en el refugio anti-bombas y grabar en un estudio de verdad como Chaka Khan en Oslo, aunque el resultado de producción suene aún más bajo que en “Old Star”. Darkthrone siendo Darkthrone.

Quizás lo único que ha mejorado el cambio de estudio ha sido que las baterías aquí suenan mejor, mucho más naturales, y la voz de Nocturno Culto destaca algo más…incluso su presencia resalta en ese solo de guitarra que nos regala en “Voyage To A Northpole Adrift”. Es una lástima que el bajo sea el que se pierda totalmente en la mezcla, pero te prometo que si lo escuchas en la oscuridad y con unos buenos cascos podrás escuchar a Fenriz asustarte al decir “Eternal Hails” en la canción “Hate Cloak”. Dijimos que había cambios, y para despedirse nos dan una vibra setentera en “Lost Arcane City of Uppakra” con teclados incluidos.

No suena a una continuación de “Old Star” aunque tenga muchos elementos de su obra de 2019, y es que toda la épica que le faltaba a ese disco lo presentan en éste. Parecen más interesados en volver al impacto que crearon con la trilogía “A Blaze in the Northern Sky”, “Under a Funeral Moon”, y “Transilvanian Hunger”, pero haciendo heavy metal doomero con una voz blackie. Los riffs y las ideas vuelven a ser muy interesantes, y sin duda harán que se vuelva a hablar de ellos como si estuviesen empezando. Ya con el nombre del disco y la portada nos tenían en el bolsillo, pero han conseguido sobrevivir y superar el hype con el resultado final.

https://www.youtube.com/watch?v=TjMELW2lL44