[review] Draconian – Sovran

Por Iñigo Dominguez Diaz

Johan Ericson – guitarras
Daniel Arvidsson – guitarras
Anders Jacobsson – voz masculina
Heike Langhans – voz femenina
Jerry Torstensson – batería
Fredrik Johansson – bajo

  • Heavy Lies the Crown
  • The Wretched Tide
  • Pale Tortured Blue
  • Stellar Tombs
  • No Lonelier Star
  • Dusk Mariner
  • Dishearten
  • Rivers between Us
  • The Marriage of Attaris

www.draconian.se

Napalm Records

Si hay un estilo que durante los últimos años ha crecido en popularidad dentro de la escena metalera, ese ha sido el doom metal en su vertiente más influenciada por el death melódico más clásico. Grupos como SWALLOW THE SUN, BARREN EARTH o los que nos ocupan DRACONIAN, han conseguido poner en escena un estilo que hasta hace poco era más propio del underground.

De todos ellos, DRACONIAN incorporaban además el contraste entre voz gutural y voz dulce femenina incorporándole un aire de melancolía y tristeza que le diferenciaba del resto, más volcados en melodías góticas mucho más ligeras y en las que la voz femenina se adaptaba mejor, abriendo un nuevo horizonte musical.

Hasta la fecha DRACONIAN han sorprendido con cada uno de sus lanzamientos con un balance perfecto entre el death más técnico de escuela OPETH y ese doom machacón y poderoso que aderezado con la voz femenina, rompía moldes, permitía cambios de ritmo y temas muy variados. Bien es verdad que solían volcarse más en el lado death y melancólico que no el doom depresivo.

Esto ha cambiado con Sovran, trabajo con el que han dado un cierto giro a lo que hasta ahora venían haciendo e invirtiendo la fórmula del éxito, es decir cambiando la proporción entre death y doom, haciendo ahora más patente la segunda que la primera. Pero es que además de esto, el álbum contiene otra novedad importante y es que ha habido cambio en las voces femeninas y Lisa Johansson ha dejado su lugar a la sudafricana Heike Langhans. No hay duda de que este tipo de cambios son siempre sensibles y pueden repercutir mucho en el resultado final. Decir que el cambio esta vez ha salido bien, siendo Heike una cantante mucho más solvente que su predecesora recordando en la manera de desenvolverse un poco a Sharon den Adel.

Y cuál es el resultado de estos cambios? Pues un disco, el séptimo en su carrera, del que me llevo un sabor un poco agridulce. Sovran no está exento de calidad en absoluto, todo lo contrario, pero a título muy personal prefiero la orientación anterior, sobre todo en cuanto a cambios de ritmo se refiere lo que propiciaba la posibilidad de encontrar algún que otro tema más rápido e incluso una mayor ambientación. Ahora, como mandan los cánones del doom, todo es más monótono y solo el contraste vocal entre Anders y Heike lo rompe, cuando antes cualquiera de los elementos podía hacerlo.

Esto se refleja desde el comienzo con el primer tema Heavy Lies The Crown, que comienza directamente a ritmo pausado del bajo, en The Wretched Tide como elemento distintivo se puede encontrar una línea de guitarra central y Anders alterna voz gutural y limpia. Pale Tortured Blue es un tema lento donde Heike se luce a lo grande llevando el peso vocal, Stellar Tombs contrasta con el anterior al abrir con un doble bombo pero luego el tema resultar ser muy lento en el desarrollo posterior, característica que comparte con No Lonelier Star, un comienzo esperanzador en esta ocasión en base a un riff de guitarra pero que termina diluyéndose a pesar del buen hacer de los dos vocalistas.

A partir de Dusk Mariner, el disco comienza a mejorar sensiblemente, si bien esta canción es muy lenta posee una melodía general muy atractiva, que es preludio de Dishearten, que pasa por ser el mejor tema del disco, con un final épico en el que Heike demuestra sus sobradas capacidades vocales. Ésta y las siguientes dos Rivers between Us y The Marriage of Attaris, son las que más me han recordado a sus discos anteriores, con dobles bombos en la batería y cambios de ritmo inesperados.

No es que me haya parecido un mal disco en absoluto, ya que como he señalado con anterioridad rebosa calidad compositiva y buena ejecución de sus miembros, pero echo en falta la variedad que tenían sus discos anteriores. En cualquier caso, reconozco que los amantes del doom más puro disfrutaran enormemente de este disco.