[review] Enforcer – From Beyond

Por Gonzalo Moreno

Olof Wikstrand – voz y guitarra
Joseph Toll – guitarra
Tobias Lindqvist – bajo
Jonas Wikstrand – batería y percusión

1. Destroyer
2. Undying Evil
3. From Beyond
4. One with Fire
5. Below the Slumber
6. Hungry They Will Come
7. The Banshee
8. Farewell
9. Hell Will Follow
10. Mask of Red Death

http://enforcer.se/

Nuclear Blast

Este From beyond, así, se presenta como una interesante mezcla entre la garra y la rabia de los Enforcer más clásicos y sus medio tiempos y baladas realmente inspiradas. Han conseguido un magnífico equilibrio entre el hard rock y el speed metal, entre el buen gusto y la mala leche. Un disco muy aconsejable, que se pasa volando y que apuntala el estilo y personalidad de una de las nuevas bandas más en forma del viejo heavy metal.

Cuarto y muy buen álbum de los suecos Enforcer, uno de los mejores representantes de la si existe, corriente que promulga una vuelta al heavy clásico, al heavy de los ’80, lejos de géneros y subgéneros, desprovisto de voces femeninas, coros, barroquismo, progresismo y todos los elementos que se han ido añadiendo al metal más primigenio a lo largo de las décadas y que ha hecho que, paradojalmente, el heavy seminal, aquel heavy de los Accept, Judas Priest y los primeros Iron Maiden se haya ido convirtiendo en un subgénero si no minoritario, sí sobrepasado por muchas otras corrientes en muchas ocasiones.

Enforcer va a lo esencial. Heavy metal con mucha garra. Es como juntar los riffs del Killers de Maiden con la velocidad del Kill’em all y la mala leche de Motorhead. Prima la actitud y emerge el espíritu del rock’n’roll de los primeros tiempos. Los tres primeros discos iban en una línea parecida, aunque es cierto que en el primero, Into the Night, destacaba la velocidad y en el segundo, Diamonds, los medios tiempos, siendo el tercero, Death by fire, un buen compendio de ambos, aunque ya pecaba demasiado de repetitivo. Así que había cierto “temor” a que este cuarto trabajo fuera “más de lo mismo”. Los fans de Enforcer son el prototípico de seguidor conservador que por nada, o muy poco, quisiera que su banda evolucionara. Y al escuchar el primer tema, Destroyer, puede estar contento, porque verá que la banda sigue su línea.

Pero un servidor es un poco más exigente y ve que este tema, aunque sí que sigue el estilo básico de Enforcer, peca demasiado de poca inspiración. Se ve el típico tema compuesto para abrir el disco, con mucha velocidad pero que intenta disimular su insustancialidad con muchas dosis de rabia. Así que me esperaba lo peor…es decir, más de lo mismo, más de ese Enforcer tan destacable de sus tres anteriores trabajos, pero sin su inspiración. ¿Es así? Pues más bien no.

Claro que Enforcer siguen siendo ellos: rabia, actitud, la voz chillona de Vikstrand, esencialidad en la batería (no hay doble pedal) y riffs rockeros tocados a gran velocidad. Pero los suecos, por suerte, han añadido pequeños detallitos que muestran una evolución muy interesante. Repito, siguen siendo ellos mismos, y a temazos como The banshee o Farewell me refiero.

Temazos con riffs marca de la casa y que bien podrían estar en el Diamonds, su segundo y quizás más aclamado redondo. Y lo mismo se podría decir de One with fire o Undying evil, el single presentado. Pero, así como vemos el Enforcer de toda la vida, también vemos cierta voluntad de presentar pequeñas pinceladas nuevas. Al margen de la habitual instrumental (digo habitual porque siempre ponen una en cada disco; la de este, que lleva por título Hungry they will come, recuerda mucho a los primeros temas de Maiden sin voz, como Genghis Khan o Transilvannia), las canciones más interesantes de este disco, quizás paradójicamente, son las que más se alejan del estilo típico de la banda.

El tema-título, así como Below the slumber (si a caso su mejor corte desde Katana, de Diamonds) o Mask of the red death poseen magníficos riffs, inspiradas melodías vocales y, lo más destacado, sentidos momentos, de guitarra o de voz, que hacen de este disco algo más que “uno más” en la discografía de Enforcer. Un pasito adelante, muy apreciable sin duda, para una banda de heavy clásico desprovista de artificios pero que han sabido aliñar con detalles de buen hard rock.

Este From beyond, así, se presenta como una interesante mezcla entre la garra y la rabia de los Enforcer más clásicos y sus medio tiempos y baladas realmente inspiradas. Han conseguido un magnífico equilibrio entre el hard rock y el speed metal, entre el buen gusto y la mala leche. Un disco muy aconsejable, que se pasa volando y que apuntala el estilo y personalidad de una de las nuevas bandas más en forma del viejo heavy metal.